Javier Jorge, de reportero televisivo a probar suerte en el mundo de las letras

Javier Jorge ha autoeditado su primera novela  La última raya, que se ha convertido en la novela autoeditada en formato papel más vendida de los últimos 30 años en España.

Javier Jorge nació en Badalona en 1976. Ha trabajado durante tres años como reportero del famoso programa Aquí hay tomate. Lleva más de una década dedicándose a la crónica de sociedad en Barcelona, tanto en radio como en prensa escrita. Se estrena en el mundo literario con su primera novela La última raya, todo un éxito que va ya por su cuarta edición.

El protagonista de su novela, Rubén, se codea día a día con artistas y frikis del mundo del famoseo y se castiga a diario por no ser Manolo Lama. ¿Está vinculado a su propia realidad?
La verdad es que si, que Rubén y yo tenemos muchas cosas en común. Durante más de 15 años me he dedicado a la crónica de sociedad en diferentes medios de comunicación, sin ir más lejos, fui tres años reportero del programa “Aquí hay tomate” y además también soy un gran admirador de Manolo Lama desde mucho antes de que diera su salto a la televisión.


A la hora de escribir, ¿se siente más cómodo escribiendo algo de lo que ya conoce?
Alguien dijo que “en el proceso de la escritura la imaginación y la memoria se confunden” y yo creo que no puede ser de otra manera. Con mi novela trato hacer que prácticamente todos los que la leen se sientan identificados de una u otra manera con el protagonista. Sólo se puede conseguir a través del sentimiento y las experiencias comunes. No podría llegar a mis lectores sin tocar estos vínculos en común.

Usted ha trabajado durante tres años como reportero del famoso programa de televisión de Telecinco “Aquí hay tomate”, ¿que destacaría de su paso por este programa?
Fue una gran experiencia para mí porque aprendí muchísimas cosas que me están siendo muy útiles para mi carrera como autor-editor. El ritmo era la clave de ese programa, no podías dejar que durante un segundo decayera porque el público en ese segundo podría cambiar de cadena. Eso lo he trabajado hasta más no poder en mi novela como técnica narrativa. En La última raya constantemente pasan cosas. Generalmente quien lee el capítulo 1 se engancha y la acaba devorando en dos o tres días. Son varias las circunstancias por lo que esto ocurre pero el ritmo es básico. Por otro lado también aprendí mucho de marketing y publicidad, en Telecinco todo se vende, todo se aprovecha y esas técnicas comerciales también me han sido muy útiles para promocionar mi novela con mis medios claro.

Siendo un escritor novel y probando suerte en el mundo literario, ¿se siente incómodo cuando le relacionan con ese tipo de programas de crónica social?
Para nada. Prefiero que me recuerden por el paso en “Aquí hay tomate” que no que dijeran que fui director de un banco o caja y que engañaba a jóvenes inexpertos y analfabetos concediéndoles hipotecas leoninas o engañando a pobres ancianos jugando con sus ahorros. O que fui mecánico de coches o taxista y engañaba a mis clientes. No todos lo hacen lógicamente pero todos sabemos que ocurre. Hay mucha demagogia con este asunto es lo que quiero decir.

¿Qué cree que ofrece su novela a los lectores?
La última raya es entretenimiento. Sin más. Es una novela de amor, sexo, drogas, miedos, amistad, familia que cuenta una historia muy cercana que le podría ocurrir a cualquiera. Por eso desde la primera página los lectores creen conocer al protagonista de toda la vida. Está escrita con un estilo muy personal y con una jerga callejera conocida por todos que página a página te lleva hasta el final casi sin darte cuenta. Mucha gente dice que se te olvida que estás leyendo que es como si vieras una película porque es muy real. Y también es cierto que es una novela que devoran en pocos días personas que jamás han leído un libro.

Cómo reportero ha tenido la oportunidad de trabajar en uno de los programas más vistos de la televisión durante varias temporadas. Lo que suponemos que es el sueño de todo reportero. ¿Qué meta se ha propuesto como novelista?
Como novelista me he propuesto vivir para escribir y escribir para vivir. Como editor de La última raya me he propuesto que en breve sea una de las novelas más vendidas de España durante muchas semanas. Lo conseguiré. Llevo 4.000 ejemplares vendidos y cada vez es más conocida, más leída, más recomendada y regalada. Todo llega. No hay prisa.

La portada de La última raya es oscura y sugiere la soledad en la que vive el protagonista de la novela. ¿Participó en el diseño de la cubierta?
(Risas) Puedo decir que bastante. El chico de la portada soy yo, el fotógrafo fui yo, utilizando el temporizador de una pequeña cámara. Esa es la ventana de mi habitación-despacho. Y el retoque de la foto lo hice yo mismo con un programilla cutrísimo que me descargué para el caso. La tipografía y el color negro de la portada también las visualicé yo mismo aunque fue un diseñador quien la acabó ejecutando.

El título de la novela es directo, ¿está todo meticulosamente pensado para enganchar desde el título, la sinopsis, hasta las primeras páginas de su libro en un mercado lleno de novedades cada día?
Exacto. ¿Sabes cuántos libros pueden haber en una librería? ¿En El Corte Inglés, en Fnac en cualquier librería? Miles. Para mí es un milagro que una persona que tiene 15€ para comprar un libro vaya a una de estas librerías y en lugar de comprar uno de Ken Follet, Albert Espinosa, Pérez Reverte o Paulo Coelho se decida por el mío. Soy autor-editor. Mis medios son muy limitados. Rede sociales, boca a boca y poco más. En mi paso por la televisión también aprendí a explotar todas las posibilidades de mis herramientas y por eso trato de llamar la atención con el título, la portada, espero que ese posible lector gire la novela y lea la sinopsis, que no le quede más remedio que leer la primera página y zas, que le sea imposible soltarlo porque tenga la certeza que es algo diferente y lo va a disfrutar. De hecho Kafka y Gabriel García Márquez y Arturo Pérez Reverte también estudiaban meticulosamente su primera página para atrapar al lector. A ellos no les fue nada mal…

La última raya es algo más que un título y una vida cargada de sexo y drogas, ¿que otras ideas ha querido transmitir a través de sus doscientas cuarenta páginas?
“Lo que ahoga al hombre no es la inmersión sino permanecer bajo el agua” esta frase de Paulo Coelho, personaje clave de la novela, es una frase que acompaña al protagonista durante la historia. Por muy oscuro que esté el panorama de todo se sale. Winston Churchill decía “me he pasado la mayor parte de mi vida sufriendo por cosas que nunca llegaron a suceder”. Cuando uno piensa que puede morir al día siguiente cualquier problema que tengas se minimiza. Me gustaría que cualquier persona que lea mi novela y tenga problemas llegara a la conclusión que cuando uno no está contento con su vida tiene la posibilidad de cambiarla “ahora”. Todos tenemos la posibilidad de cambiar de vida si perdemos el miedo a perder cosas que realmente no son importantes.


¿La novela contiene ironía y humor negro de principio a fin?
Admiro a más no poder a Groucho Marx, me encantan sus pocos libros, a Eduardo Mendoza, me parece un genio y me encantan Los artículos de costumbres de Mariano José de Larra. Es obvio que me alucinan porque vemos la vida de una forma muy parecida y por eso disfruto con su humor. Creo que mi ironía también está gustando bastante a mis lectores.

“Aspiro fuerte. La coca me entra del tirón. Me llega hasta el fondo del alma. Por el espejo retrovisor veo los asientos traseros del coche de papá y recuerdo a Angie comiéndome la polla, aparcados aquí, en el cerro de Montigalá. Creo que nunca más me la va a chupar.” Así es como comienza su novela. ¿Era imposible contar esta historia con un lenguaje menos callejero?
Totalmente imposible del todo. Yo no decidí contar la historia con este lenguaje, sencillamente salían las palabras una detrás de otra. Una de las claves a la hora de escribir, es hacerlo sin pensar en nadie, ni en tu padre, ni en tu madre, ni en tu pareja, porque si lo haces cortas tu libertad de decir las cosas como sabes que las tienes que decir y eso hace que se caiga el castillo de naipes. Creo que he sido muy valiente en contar esta historia con este estilo y este lenguaje y pienso que es una de las claves del éxito de La última raya. Los lectores olvidan que leen y creen que un colega, le está contando su historia sentado en el banco de un parque mientras fuman unos cigarrillos.

Varios medios de comunicación lo comparan con el escritor Charles Bukowski, Pablo Tusset con Lo mejor que le puede pasar a un cruasán o Arturo Pérez-Reverte y La reina del sur. ¿Qué piensa al respecto?
Me alucina escuchar que alguien que me ha leído me compare con esos escritores. ¿Qué sentiría un futbolista si le dijeran?, “te veo jugar y me recuerdas a Messi”. Sencillamente me flipa.

¿La autoedición era la primera opción o lo intentó con las editoriales? ¿Se esperaba este éxito?
La historia se repite una vez más. Toqué la puerta de todas las editoriales del país. De todas. Afortunadamente ninguna la quiso publicar y finalmente me decidí a hacerlo yo mismo. Digo afortunadamente porque estoy disfrutando mucho con el proceso de autoeditarme y promocionarme yo mismo mi novela. Por otro lado, así es, La última raya lleva 4.000 ejemplares vendidos en formato papel en España, pero calculo que el 80% ha sido vendido en Barcelona. El hecho de autoeditarme y tener una distribución mínima y una publicidad inexistente ha hecho que en el resto de España la novela no sea conocida hasta hace muy poco. Afortunadamente a diario voy creciendo en distribución, cada día tengo más presencia en librerías de todo el país y las ventas se están acelerando en muchas ciudades. Por eso confío en vender muchos miles de libros más y lograr mi objetivo de ser una de las novelas más vendidas de España en breve.
En cuanto a lo de si me esperaba este éxito, totalmente, cuando un escritor escribe una novela piensa que es la mejor novela del mundo, porque sino la escribiría de otra manera digo yo. Yo he estudiado y trabajado muchos durante muchos años para que mis novelas estén siempre entre las más vendidas y por eso no me sorprende que La última raya guste tanto y sea un éxito rotundo.

¿Ha tenido la oportunidad de conocer la opinión de los lectores?
Si claro tengo más de 5.000 followers en Twitter, más de 5.000 en Tuenti y casi 4.000 en Facebook. En la página facebook se pueden leer casi 1.000 reseñas positivas de lectores sobre la novela. Para mí el contacto con los lectores mediante las redes sociales es esencial. La última raya no sería lo que es sin la existencia de estas redes, eso lo tengo claro. Los lectores me envían sus opiniones, sus dudas, comentamos las lecturas, me preguntan en qué librerías conseguir la novela, me piden dedicatorias tras hacer la compra en la Tienda Online. Las redes sociales son mi principal herramienta de trabajo.

En caso de que haya habido alguna crítica negativa, ¿cómo las encaja?
Obviándola. No contestando. Como si no la hubiera leído. Es más generalmente las borro. En las redes sociales como en la vida hay mucha maldad y mucha envidia que es el homenaje que hace la mediocridad a las cosas que tienen éxito. El 99% de críticas no son honestas. Son escritas sólo para hacer daño. Tengo un objetivo y no tengo tiempo que perder en gente que se aburre y pasa el día escribiendo mierda sobre todo y sobre todos en las redes. No quiero energías negativas cerca de mí.

Y ya para finalizar la entrevista, ¿tiene en mente otros proyectos literarios? ¿Seguirá en la línea realista de La última raya o cambiará de registro?
Sé que volveré a escribir, pero a decir verdad no puedo responderle a esta pregunta porque no lo sé. En estos momentos estoy muy volcado en el trabajo como editorial y no me he planteado que haré en mi segunda novela.

Anuncios

Publicado el julio 25, 2012 en Barcelona, Entrevistas, escritores, España, Inicio. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: