Almudena Navarro Cuartero, a través de su estilo sencillo y directo nos presenta ‘La Papeleta en Blanco’

Es una novela diferente con atractivo en los personajes, descargada en 700 ocasiones y la escritora esta acabando ya su segunda novela, Victoria Peñasol

Almudena Navarro Cuartero nació en Madrid pero actualmente reside en Rocafort, Valencia. Realizó sus estudios en el Lyceo francés de París. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas (ADE) en la Universidad de Valencia. Casada y con dos hijas mellizas prueba suerte en el mundo de la literatura con la publicación en Amazon de La Papeleta en Blanco. Blogger, escritora y lectora profesional.

La Papeleta en Blanco es su primera novela. ¿Qué le hizo decidirse a escribirla y publicarla?
Llevaba años tejiendo la historia y documentándome, pero no había encontrado el valor para sentarme y cumplir mis propias expectativas. Fue un proceso doloroso, decidí ponerme a escribir por las noches en el hospital. Mi familia, mi marido y mis amigos me miraban con incredulidad y pena. Creían que estaba haciendo terapia, como quién hace un puzzle o ganchillo; y en cierto modo era así, pero era mucho más, me dije que acabaría la novela y se la dejaría en legadoa mis dos hijas de 800 gramos. Algo grande para niñas que serían grandes. Cuando la tempestad se tornó más intensa y nos dijeron que a Eugenia había que volver a operarla, que estaba muy enferma y que no nos hiciéramos muchas ilusiones…. Yo escribía como una loca. Pero cuando todo pasó y me dejaron llevármelas a casa seguí escribiendo y puliendo, pero de forma más pausada y sosegada.
Me decidí a publicarla desde el momento en el que le envié el manuscrito a la que ahora es mi agente, Anne Marie Vallat y le gustó. Si a una persona como ella, que no me conoce de nada, le había gustado… ¿Por qué no a las demás?
Soy una gran lectora de Amazon, y admiraba a Blanca Miosi, Pilar Alberdi y a Antonia J. Corrales. Le pedí consejo a esta última, que muy amablemente y sin conocerme de nada, me empujó a ello. Fue ella la que me explicó que publicar en digital y en papel son cosas diferentes, complementarias o no. Sin dudarlo, le hice caso.

La Papeleta en Blanco es una novela histórica que transcurre durante la II República en España, en un pequeño pueblo manchego, Las Mesas. ¿Cuánto hay de ficción y de realidad  en su novela?
Mi madre suele responder cuando le hacen la misma pregunta: “Pues aunque no lo creías lo que parece mentira, es verdad y lo que parece verdad es mentira”. La ubicación de las Mesas, por ejemplo, es fidedigna. La ambientación y los personajes son históricos, lo que para mí da le da un valor especial a la novela.

Su antepasada Enriqueta Sánchez Muyeras es la protagonista central de la historia de su novela, ¿todos los personajes son reales y formaron parte de su entorno familiar?
Ha sido un tema muy complejo, por petición de mi familia tuve que cambiar nombres y apellidos. Los personajes que más se ajustan a la realidad son Enrique y Enriqueta, cuyos nombres son los reales, quería conservar rigor histórico y no tirar mis años documentándome por la borda. El resto de personajes no guardan parecido con la realidad, ni su carácter, ni su historia; pero existieron y en el manuscrito original tienen otros nombres.

Su novela tiene detrás un amplio proceso de documentación para ambientar adecuadamente la historia, ¿podría contarnos cómo ha sido ese trabajo? ¿Tardó mucho con este proceso?
Considero que fue la parte más divertida de todas. Me encanta buscar y desechar fuentes. Estructurar y  organizar .Tomaba notas, numeraba y ponía post- it de colores. Era difícil saber si estaba opositando o escribiendo una novela. Creo que es imposible hacer algo así sin que te guste. Documentarse a conciencia sobre Niceto Alcalá Zamora, Alejandro Lerroux, Manuel Azaña, leer Las memorias de Gil Robles…. La novela evolucionaba constantemente y siempre tenía como libro de cabecera el refranero manchego que me regaló mi tío. Pero eso eran las fuentes escritas, que no dejaban de ser sólo la argamasa que une los ladrillos. Lo fundamental eran las historias transmitidas oralmente de generación en generación y mis propios recuerdos. Crecí en Las Mesas y la Era Vieja… Esa parte resultó sencilla.

Sin ninguna duda uno de los mayores atractivos de la novela es el tema: La II República. ¿Es complicado redactar toda la descripción política de la época?
Hice un trabajo riguroso. Inicialmente hice un repaso de la época, pero general, no sólo político, que eran las fuentes más numerosas, sino social y económico. Luego localicé puntos de interés históricos que pudieran tener cabida en la trama familiar. Al principio pensé que sería fácil, siendo Enrique político de la CEDA, tiré de ese hilo y de hemerotecas. Me sorprendió que sus discursos no casaran con la idea que tenía preconcebida sobre él, así que seguí mi instinto interpretándolo de nuevo y modificando la trama política por completo.  Creía que había acabado, pero no había hecho más que empezar el proceso de documentación. Necesitaba fuentes más especializadas, sobre la zona Manchega encontré la tesis del historiador Ángel Luis López Villaverde, Cuenca en la II República y leí todo lo que pude encontrar (tengo pendiente añadir la generosa bibliografía de la que dispuse).

La II República es un periodo histórico interesante que suele llamar la atención de los lectores, y los personajes tienen un buen perfil, ¿cree que tiene todo el potencial para hacerse popular entre los lectores?
Lo creo. Es una novela diferente, y soy consciente de que el atractivo radica en los personajes. Entiendo que la parte política puede no interesar a todo el mundo. Tenemos esa época un tanto olvidada y deslustrada, quería que la gente entendiera la complejidad de la II Republica y borrara la imagen preconcebida que generalmente se tiene sobre ella. Es como si la hubieran borrado y escrito sobre ella.

¿Considera que su novela es didáctica?
Para bien o para mal, sí. La parte política se le ha hecho densa a algún lector, y lo entiendo;  pero no quería escribir una trama familiar sin más. Desde el primer momento tuve en mente como objetivo  que el lector acabará enriqueciéndose, no con dinero (aunque hubiera sido un éxito rotundo), pero sí con historia.

En su novela La Papeleta en Blanco, encontramos el contraste entre la vida bulliciosa de la capital y el retiro casi forzoso en el campo. ¿Le fue difícil encontrar la forma más sencilla de explicar todas las diferencias sociales, económicas y de ambiente de la época?
Viví de pequeña ese contraste, obviamente no a esa escala, pero sirvió. El resto es empatía pura, ponerte en la piel de cada persona, en cada circunstancia.

En alguna que otra reseña se ha relacionado el estilo de La Papeleta en Blanco con el de María Dueñas o con el de Isabel Allende. ¿Qué le parecen este tipo de comparaciones?
Me gustan mucho, pero eso no lo hace real. Son dos grandes escritoras y yo acabo de empezar. Siento una gran admiración por Isabel Allende. Compararme con ella me suena a sacrilegio. Creo que la comparación se debe a la forma de enfocar el argumento hacia familias pequeñas y cerradas, con personalidades fuertes, en pequeñas zonas rurales con costumbres arraigadas….Recuerdo bien que cuando escribía La Papeleta En Blanco estaba leyendo El tiempo entre costuras  y pensé: magnífico. Sólo puede ser un halago.

Y, personalmente, ¿cómo definiría su estilo a la hora de escribir?
Desde luego no es un estilo complejo, es sencillo y directo.

Lo más importante para los escritores es el feedback con sus lectores. ¿Ha tenido la oportunidad de conocer sus opiniones? Y, de ser así, ¿en qué grado le afectan las críticas, tanto negativas como positivas?
Estoy muy contenta, las valoraciones han sido más que positivas y las críticas acertadas. Una lectora me advirtió acertadamente de un anacronismo y tenía toda la razón.  Si la novela hubiera pasado por un proceso de edición externo,  este error no existiría.

¿Tiene algún escritor o libro al que suela volver de vez en cuando?
Sí, Olvidado Rey Gudú de Ana María Matute.

Una crítica que ha recibido por parte de algunos lectores esta relacionada con el DRM (Digital Rights Management) incluído en su e-book tras publicar en la plataforma online Amazon. Eso imposibilita que un ebook pueda ser leído en un e-reader no Kindle, ¿está de acuerdo usted con estas críticas? ¿Tomará medidas al respecto como otros escritores?
Por supuesto, no sabía ni que era eso cuando me lo dijo. Tomaré medidas el 28 de agosto que termina mi periodo de KDP Select, hasta ese momento Amazon tiene exclusividad digital por contrato. No tengo ni idea de cómo se elimina el DRM, pero todo se aprende y por supuesto, pienso hacerlo.

¿Está funcionando bien  La Papeleta en Blanco? ¿Cuántos e-books han sido descargados en Amazon?
Se publicó el 31 de Mayo en Amazon, han pasado dos meses y poco. Se la han descargado más o menos 700 personas. No me conoce nadie. No soy importante. La Papeleta en Blanco debe de tener algo especial…

El final de la novela queda completamente abierto, ¿habrá segunda parte de La Papeleta en Blanco?
Habrá una segunda parte.

Y con respecto a su futuro literario, ¿tiene otros proyectos literarios en mente?
Estoy acabado mi segunda novela,  Victoria Peñasol, estábasada en otro personaje histórico y situada en el pueblo manchego de Minglanilla. Aunque no es una continuación de La Papeleta en Blanco forma parte de una serie de cuatro novelas con nexos en común. Victoria Peñasol comienza a finales del s. XIX y transportará directamente al lector a La Guerra de Cuba. Un periodo eliminado completamente de nuestros recuerdos colectivos.

¿Buscará editorial para sus nuevos proyectos literarios como por ejemplo la segunda parte de La Papeleta en Blanco? O por el contrario, ¿seguirá publicando en plataformas online?
Pretendo hacer ambas. No creo en la diferenciación que se está haciendo entre papel y digital como algo excluyente. Creo que los autores que escribían sólo en papel deben hacerlo también en digital. Y que la meta de los autores digitales debe de ser publicar en papel (además de en digital).

Por último, ¿podría recomendar algún libro a los seguidores de De lectura Obligada?
No puedo evitar recomendar La Judía de Toledo de Lion Feuchtwanger.

¿Quiere hacer algún tipo de puntualización que haya quedado en el tintero?
Invito a todos los lectores De lectura Obligada a leer y valorar La Papeleta En Blanco.

Anuncios

Publicado el agosto 4, 2012 en Entrevistas, escritores, España, Inicio, Madrid, Valencia. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Qué portada más bonita, eso para empezar.
    Además que parece interesante, me ha gustado lo que trasciende de la autora.
    Muy interesante
    Besos

    • “La Papeleta en Blanco” relata una historia fascinante y con mucho contenido histórico de nuestro país. Desde la presentación del ebook a través de su carátula hasta las entrañas de la novela son una auténtica delicia para los lectores. Y muchas gracias por la parte que nos toca.

  1. Pingback: ‘La alcoba escondida’ de Almudena Navarro |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: