Juan Santos Navarro, fotógrafo catalán coautor del libro “Natura: Regards créatifs sur la nature”

‘Sauce’, fotografía tomada en la Cerdanya Francesa ha sido galardonada con un “Mención de Honor” en el concurso Fotocam en la categoría AEFONA y actualmente esta trabajando junto a otros cuatro fotógrafos en el proyecto de un nuevo libro

Juan Santos Navarro, es Biólogo y Fotógrafo nacido en 1964 en Barcelona. Ha participado en distintos concursos alcanzando la final o semifinales en numerosas ocasiones. Es colaborador de National Geographic y también ha colaborado en el libro titulado Las aves ibéricas de presa de la autora Ana Mª López Beceiro. Forma parte de la Junta Directiva de Portfolio Natural y es coautor del libro NATURA: Regards créatifs sur la nature de la editorial Editions Altus.

Por: Alberto Berenguer Ferrández (@tukoberenguer) y Alejandra Sánchez Andújar (colaboración especial)

La carrera como fotógrafo profesional de naturaleza artística es muy desconocida y puede parecer una apuesta muy arriesgada, ¿cuándo dejó de ser una afición para formar parte al completo de su vida profesional?
La fotografía de naturaleza forma parte de mi vida desde la edad de los 18 años, cuando dedicaba mi tiempo libre al montañismo y posteriormente a la escalada. Fue precisamente uno de mis compañeros quien me inició en la fotografía descubriéndome el magnetismo de la imagen fotográfica, aunque desde la infancia mi pasión por la naturaleza e inquietudes artísticas han ido de la mano, trabajando el dibujo y la acuarela. Es a finales de los 90, cuando decido apostar más fuerte e intentar progresar en esta disciplina, tanto técnica como visualmente, dedicando todo el tiempo posible a mejorar en ella y esforzándome como si de un trabajo se tratase. Desde entonces compagino esta actividad con mi profesión en Marketing, primero en la Industria Farmacéutica y actualmente en la Administración pública catalana como responsable de compras de productos farmacéuticos en el CatSalut.
Un largo periodo de inactividad profesional forzada por la crisis, me da la oportunidad de centrarme por entero en la fotografía, pudiendo avanzar tanto en el trabajo  de campo, en la profundización sobre la obra de grandes fotógrafos de talla internacional, tratando de volver a “ver” el paisaje con una mirada poco a poco más renovada,  en la difusión de mi propio trabajo a través de la red y contactos editoriales, así como formar parte de la Junta Directiva de Portfolio Natural e intervenir en el desarrollo del libro NATURA.

Siendo biólogo y de Barcelona conocerá con exactitud el terreno catalán y sus características estacionales, algo importante para crear buenas instantáneas. ¿Qué zona de España le inspira más a la hora de fotografiar?
Al margen de las zonas en las que he centrado más mi actividad, y aún con el riesgo de equivocarme, pues algunas de ellas aún no las conozco, destacaría la siguientes: Costa de Vizcaya, Costa Guipuzcoana, Costa Asturiana, Cabo de Gata, Ayedos de Navarra o Bardenas Reales, entre las que mi preferida es la Costa Vasca.

¿El Pirineo Catalán es un reclamo fotográfico importante para usted? ¿Qué puede aportar a una fotografía este lugar y no otros?
Personalmente creo firmemente en la expresión “Las mejores imágenes las captas a 15  minutos de tu casa”, en el sentido de que más allá de enclaves y paisajes de ensueño que todos tenemos en la mente, trabajando con dedicación en el entorno de fácil acceso y con cierta frecuencia y cotidianeidad, puedes mediante el conocimiento del terreno, las variaciones estacionales y las luces correspondientes a cada periodo del año dedicarte a potenciar tu creatividad. En este sentido, la proximidad del Pirineo Catalán y en concreto de algunos de sus valles a los que acudo con regularidad, me permite trabajar según lo explicado, no tanto por las posibilidades del entorno, que las tiene pero no menos que otras zonas pirenaicas, como por la accesibilidad, conocimiento y dedicación que me permiten trabajar al margen de aproximaciones más superficiales.

1.Dorsal 2.Líneas sinuosas y azul eléctrico
Barrika (Vizcaya)

Sus imágenes son espectaculares, muchas veces más que la propia realidad, ¿qué hábitats o enclaves ambientales prefiere fotografiar normalmente?
Trabajo tanto la montaña y la costa como las zonas húmedas y secanos, pero los entornos en los que me siento más a gusto, integrado en el paisaje y en los que siento que puedo desarrollar una fotografía algo más creativa son: Algunos bosques del pre Pirineo y Pirineo catalán y ciertas calas escogidas de la Costa Brava.

Muchas personas que llevan una cámara de buena calidad se consideran fotógrafos profesionales, sin embargo creemos que caen en un gran error. Cualquier persona que lleve una cámara de buena calidad no debe ser calificada como un profesional de la fotografía. ¿Cuáles son las claves de una buena instantánea?
Un equipo de calidad es fundamental para garantizar el buen acabado y la captura precisa de las imágenes deseadas, pero al fin y al cabo, no deja de ser eso: equipo y soporte técnico. La apreciación de que el equipo define al fotógrafo, bastante extendida por otra parte, responde a una valoración bastante superficial de lo que es la fotografía, o en todo caso al ansia de tener un equipo competitivo, que todos los fotógrafos hemos experimentado durante nuestra curva de aprendizaje. Las claves de una buena instantánea, aunque suene paradójico, es que no sea “instantánea”. Soy firme defensor de la expresión “fotografías lo que ves”, en el sentido de que ante un mismo escenario e incluso con el mismo equipo, las imágenes que captarán diferentes fotógrafos tenderán ser diferentes entre sí, pues diferentes serán las percepciones que tengan. Trabajar la mirada, eludir ciertos tópicos, e intentar volver y volver a redescubrir visualmente el paisaje, desarrollar líneas de trabajo focalizadas en múltiples aspectos, tales como la composición, la luz, el movimiento, el acercamiento o la búsqueda de aproximaciones poco intuitivas, trabajar el acierto y el error,  junto con el conocimiento de la obra de otros autores, van creando en tu mente un imaginario cada vez más personal que te permite “ver” esa fotografía, que a la postre se podrá considerar como una buena instantánea. Es entonces y solo entonces, cuando la calidad del equipo te permite garantizar esa imagen.

Es coautor del libro NATURA: Regards créatifs sur la nature, un magnífico libro con 175 fotografías en color de los miembros del prestigioso colectivo fotográfico Port folio Natural. ¿Cómo surgió este grupo fotográfico? ¿Fue complicado formar parte de uno de los colectivos más valorados dentro del mundo de fotografía de naturaleza?
Portfolio Natural es un proyecto que surge de un grupo de fotógrafos de naturaleza con el fin de ofrecer obra fotográfica de calidad mediante la venta de copias originales en series numeradas y limitadas. Esta iniciativa responde a la escasa presencia de este tipo de imágenes en los circuitos artísticos que promocionan y venden lo que se ha dado en llamar “obra de autor”. Desde que conocí el proyecto de Portfolio Natural me sentí poderosamente atraído tanto por la calidad del trabajo que recoge, como por el alto nivel fotográfico de sus miembros, así como por la esencia del propio proyecto en sí, único en nuestro territorio. Y si, no fue fácil a priori el acceso al colectivo. Tras un primer intento en el que no superé el proceso de selección, trabajé durante un año en desarrollar una muestra fotográfica que llegase al nivel exigido y así pude, ya en el segundo intento, ser aceptado como miembro de Portfolio Natural.

Y, ¿nos encontramos simplemente ante un libro de fotografía de naturaleza? O por el contrario, ¿posee una clara vocación artística?
NATURA: Regards créatifs sur la nature nace con una clara vocación artística, pues este es el espíritu que define al proyecto de Portfolio Natural y es la esencia de encuentro entre los miembros del colectivo. La apuesta del libro NATURA es precisamente la de ir más allá de presentar otro libro de fotografía de naturaleza, buscando tanto en la calidad de sus fotografías, como en la maquetación, distribución de capítulos y acabado, el transmitir la esencia del trabajo de Portfolio Natural, y por ende del de sus miembros, que no es otra que la búsqueda de una aproximación creativa a la fotografía de naturaleza.

En NATURA: Regards créatifs sur la nature encontramos trece capítulos agrupados según criterios creativos y también en su página web podemos encontrar dieciséis categorías para agrupar sus fotografías. ¿Resulta complicado efectuar estas agrupaciones? ¿Por qué selecciona un título para una categoría y no otros?
Es una pregunta muy bien planteada, pues el trabajo fotográfico lo teníamos, pero precisamente una organización por capítulos que nos permitiese agruparlo según criterios creativos, fue uno de los aspectos que requirió más esfuerzo en el transcurso del proyecto. Tras varias propuestas, discusiones y valoraciones internas basadas en las imágenes que queríamos presentar en el libro, acordamos que la distribución de las mismas en los trece capítulos que lo componen  era la que mejor se ajustaba a las líneas de trabajo desarrolladas por sus autores, y que permitía distribuir el conjunto de la obra según criterios creativos reconocibles para el lector. En cuanto a los títulos, y siempre dentro de este contexto, se fueron concretando con la intención ser descriptivos del contenido que englobaban según nuestro criterio.

El libro contiene imágenes de alto nivel y originalidad, además de una cuidada edición por parte de la editorial Editions Altus. ¿Por qué ha sido publicado en francés? ¿Saldrá al mercado traducido en otros idiomas?
El proyecto nació dos años antes de la toma de contacto con Editions Altus. Tras las primeras aproximaciones al mundo editorial, y con la incorporación de Rafael Rojas al colectivo, surgió la posibilidad de colaborar con esta editorial, pues este había trabajado con ellos en su último libro y fue quien propició la posibilidad de trabajo con Altus Editorial. La edición es en francés dado que el Editor trabaja principalmente en los países francófonos (Francia, Suiza y Bélgica) y por el momento no existe el proyecto de traducción a otros idiomas. No obstante, y dado que salvo una pequeña introducción, títulos de los capítulos y breves reseñas de los autores, el libro es eminentemente fotográficos, no creemos que el idioma sea una gran barrera para el lector interesado en este tipo de fotografía.

Hemos podido observar en el libro NATURA: Regards créatifs sur la nature, que cada autor tiene un estilo y forma diferente de tomar las instantáneas. ¿Qué influye a cada fotógrafo para que tenga un concepto distinto de fotografía? ¿Se podría considerar que cada fotografía  es única e irrepetible?
Esa es precisamente una de las grandezas del proyecto y por tanto del libro. Cada autor se nutre de sus inquietudes, influencias, entornos y elecciones personales a la hora de desarrollar su propio trabajo, no hay dos autores que trabajen del mismo modo y en las mismas direcciones, aunque existan por supuesto las inevitables coincidencias, de modo que confluyen distintas miradas personales que enriquecen el proyecto.
En cuanto a si cada fotografía es única e irrepetible, por lo menos en cuanto a aquellas que seleccionamos para nuestros proyectos, nos gusta pensar que así es.

Podría comentarnos, ¿qué características físicas y de edición, tiene un libro de fotografía que diferencia a cualquier tipo de novela literaria?
Una de las aspiraciones de cualquier fotógrafo que pretenda mostrar su trabajo al más alto nivel, es la que este se presente en lo que los anglosajones han dado en llamar “coffe table book”, o lo que es lo mismo, un libro que contribuya a la “decoración” en el salón de una vivienda o establecimiento,  con criterio y buen gusto, para apreciación y disfrute de propietarios y visitas. Un libro así, en el que las fotografías deben tener el protagonismo de la obra y ser mostradas con la máxima calidad posible, debería tener las siguientes características que le diferencian de una novela literaria: Unas medidas generosas, sobre los  treinta centímetros de lado, formato que permita contemplar por igual fotografías verticales u horizontales, de ahí su forma cuadrada, papel de la más  alta calidad y grosor , sobre los 180 y 200 gr/m2, tapa dura y sobre-cubierta,  un diseño atractivo para el lector a la vez que representativo del trabajo incluido en el libro y por supuesto, un proceso de impresión que reproduzca fielmente la calidad de las fotografías.

También ha colaborado en el libro titulado Las aves ibéricas de presa de la autora Ana Mª López Beceiro, donde incluye una selección de sus fotografías de aves rapaces. ¿Cómo surgió está colaboración?
Fue una propuesta realizada por la Editorial Consulta de Difusión Veterinaria. Estaban buscando imágenes que potenciaran los textos de su autora, y entre otros autores, se pusieron en contacto conmigo a través de mi web en la que se difunde una muestra del trabajo que he realizado con aves durante varios años.

En su página web podemos encontrar distintas fotografías de naturaleza pero con poca presencia animal, y cuando aparecen animales suelen ser aves, ¿por qué le motivan las aves rapaces para fotografiarlas?
A diferencia de la fotografía de paisaje , con una mayor vocación artística en la que la potenciación de procesos creativos es el principal motor en la dinámica de trabajo del fotógrafo, la fotografía de fauna aúna a una visión estética de la naturaleza, un estímulo similar al del cazador, pero de modo no cruento, en el que la “captura” del ejemplar en actitudes acordes al comportamiento de la especie, con la luz adecuada y preferentemente en movimiento, son las máximas del fotógrafo que pretende alejarse de imágenes meramente testimoniales. En nuestro entorno tan humanizado, el acceso a la fauna cada vez más restringido a zonas poco transitadas,  requiere grandes dosis de paciencia, conocimiento del terreno y seguimiento de la “presa” según el conocimiento de su comportamiento para por fin realizar las fotografías. Las aves, y en concreto aquellas que ubican su hábitat en los humedales, son las de acceso más sencillo por parte del fotógrafo, de ahí la profusión de fotografía en sus especies. En concreto, las aves rapaces, sobre las que el fotógrafo desarrolla su interés tras avanzar sobre las etapas anteriores, son quizás las más codiciadas por su elegancia y belleza, su comportamiento depredador y huidizo, y por el escaso número de ejemplares con los que nos podemos topar en comparación con otras especies.

El libro Las aves ibéricas de presa publicado por la Editorial Consulta de Difusión Veterinaria, ¿se puede considerar una de las más completas guías de consulta sobre nuestras aves rapaces?
Si bien deberíamos ser un tanto prudentes en este tipo de afirmaciones, dada la extensa producción literaria al respecto, El libro Las aves ibéricas de presa incluye aspectos novedosos tales como la cetrería o los centros de recuperación presentes en otro tipo de libros, así como la comparación con especies similares, observaciones y curiosidades que aportan un claro valor añadido sobre las guías más tradicionales.

En el año 2002 comenzó a presentar sus instantáneas a concursos fotográficos hasta la actualidad, quedando semifinalista en varias ocasiones en el Wildlife photographer of the year (GDT). ¿Intenta conseguir un mayor reconocimiento a través de esos concursos? ¿Qué criterios usa para decantarse por una fotografía u otra para enviarla a un concurso?
La participación en concursos es siempre un reto y una incertidumbre, pues por una parte compites con muchos de los mejores fotógrafos en cada una de sus categorías, y por otra estás sometido a la valoración del jurado constituido para la ocasión y el concurso, que aún con el mejor de sus empeños en trabajar la objetividad de sus decisiones, tienen sus preferencias particulares con las que el trabajo enviado no siempre va a encajar.
Por otra parte, concursar al más alto nivel: BBC Wildlife Photographer of the year, European wildlife photographer of the year (GDT), Glanzlichter, Asférico o Best photography entre otros, te permite medir tu trabajo con los mejores, ver las últimas tendencias, y por qué no, obtener un mayor reconocimiento en caso de ser seleccionado.
En cuanto a los criterios, cada fotógrafo podría dar su opinión y posiblemente diferirían en bastantes aspectos, pero cuestiones como la originalidad, la estética y la calidad, por fuerza deberán estar siempre presentes.

Además de participar en concursos fotográficos y en distintas publicaciones, participa con sus fotografías en diversas exposiciones que se celebran en toda España. ¿Suele acudir bastante público a este tipo de actos? ¿Qué tipo de comentarios realizan los asistentes sobre sus obras?
La asistencia a las exposiciones cuyo eje argumental sea la fotografía de naturaleza con una componente artística, es  una tradición mucho menos instaurada en nuestro país como sería el caso Estados Unidos o Gran Bretaña. No obstante la afluencia suele ser generosa, nutrida principalmente por aficionados y que poco a poco va extendiéndose al público en general.
¿Comentarios? , De todo tipo, pero quizás los que más abunden los clasificaría en dos conceptos:  Aquellos que hacen referencia a la vistosidad de ciertos colores y sobre, quizás un desconocimiento del aporte que la luz de ciertos momentos realiza al color, cuestionan una posible manipulación con Photoshop, y aquellos más acreditados que suelen admirarse de ciertas composiciones.

‘Sauce’, fotografía tomada en la Cerdanya Francesa ha sido galardonada con un “Mención de Honor” en el concurso Fotocam en la categoría AEFONA, ¿cómo ha recibido la noticia? ¿Qué quería transmitir con esa fotografía?
En la Cerdanya son muchos los sauces que se encuentran en las lindes de carreteras y caminos, posiblemente provenientes de aquellos ejemplares que fueron cultivados originalmente en jardines privados. En invierno, tras la caída de las hojas, las ramas que las alojaron, desnudas y a diferente del resto de las ramas secundarias que las sostienen, más finas que estas, presentan un color anaranjado que los diferencia del resto de los árboles. El ejemplar de la fotografía se encontraba en un recodo del valle, en el que en Febrero la luz de la última hora del atardecer, incide lateralmente resaltando esos tonos naranjas, llevándolos a un dorado muy especial. Tras tres visitas, árbol, luz y composición resaltaban la visión que me había formado de la imagen.

Es colaborador de revistas de divulgación sobre temas de naturaleza tan importantes como National Geographic, ¿es importante el respaldo de una revista tan emblemática? ¿Qué beneficios aporta a su trabajo?
El que una revista de referencia como Viajes National Geographic respalde tu trabajo, es en primer lugar un reconocimiento que te dice que vas en una buena dirección y anima a seguir en tu línea de trabajo. Por otra parte, un aval como este ayuda en la difusión de tu trabajo, y siempre contribuye a que se puedan abrir otras puertas.

Hay muchos escritores que tienen influencia de otros autores en la creación de sus novelas, pero también en la fotografía se da el caso, ya que podemos encontrar autores de reconocido nombre como Art Wolfe, Christopher Burkett, Jan Töve o Ricardo Vila, entre otros. ¿Usted ha sentido la influencia de otros fotógrafos?
Por supuesto, creo que sería del todo incierto el decir que un fotógrafo se nutre exclusivamente de su propia experiencia, y en mi caso no sería la excepción. Pienso que el proceso más o menos creativo de cada fotógrafo se nutre de una combinación de varios factores: Una sensibilidad especial hacia unos aspectos concretos, el impacto que el trabajo de otros autores tiene sobre la propia percepción y el progresivo descubrimiento de nuevas maneras de “ver” el entorno natural. Siendo honestos y críticos con nuestro trabajo, al final siempre habremos sido de la escuela de uno u otro grupo de autores, en mayor o menor medida.

Nos gustaría conocer como plantea su futuro como profesional en el mundo fotográfico, ¿tiene en mente nuevos proyectos?
Los proyectos siempre existen, la dificultad estriba en su concreción y en el interés que los demás puedan tener en ellos. En este momento estoy trabajando junto a otros cuatro fotógrafos en el proyecto de un nuevo libro gracias al apoyo de una conocida editorial, y existen otras posibilidades abiertas tanto en el mundo editorial como en el entorno de las exposiciones que esperamos que al menos en parte, se puedan llegar  a concretar.

¿Ha pensando en alguna ocasión plasmar en solitario sus fotografías en un libro? ¿Cree es difícil encontrar una editorial que avale un trabajo fotográfico?
Esta sería sin duda, junto con la exposición individual de su obra, la culminación en las aspiraciones que cualquier fotógrafo interesado en progresar en su línea de trabajo y darlo a conocer al gran público, en el mejor de los formatos posibles a mí entender. Un libro queda, acompaña y siempre se puede revisar. El momento actual no es el mejor compañero para este tipo de proyectos, y la difusión de la fotografía en la red ha contribuido a la reducción del mercado de los libros impresos. De ahí una mayor dificultad en encontrar editoriales interesadas en publicar tu trabajo. Aún así no desistimos y mantenemos activo el proyecto.

Siempre nuestra última pregunta va dirigida a que el escritor entrevistado recomiende un libro a los seguidores de De lectura Obligada, pero como también tenemos muchos seguidores amantes de la fotografía y de la naturaleza, ¿podría recomendar una obra de fotografías de naturaleza a los seguidores de De lectura Obligada?
Con mucho gusto, y si me permiten recomendaría unos cuantos títulos, que creo que bien podrían estar en la biblioteca de cualquier amante serio de la fotografía creativa de naturaleza:

Fernando Puche, El paisaje interior- Editorial Omnicon.
Ricardo Vila, Viñas de vida- Darana Editorial.
Ansel Adams, Yosemite and the high sierra- Little Brown and company editions.
Christopher Burkett, Intimations of paradise- West wind arts
John Sexton, Recollections- Ventana Editions
Jan Töve, Beyond order- Nya Vyer
Michael Levin, Zebrato- Dewi Lewis Publishing
Nick Brandt, A shadow falls– Abrams. New York
Gallen Rowell, A retrospective- Sierra Club Books
Bruce Barnbaum, Tone Poems, Book 1– Photographic Arts Editions
Michael Kenna, Retrospective two

Nos gustaría que sea usted mismo quien concluya con las últimas palabras si considera que ha quedado algo en el tintero y sea importante remarcar. Muchas gracias.
Tan solo recordar, que al margen del necesario equipo, el intentar renovar la mirada, trabajar nuevas ideas, por atrevidas que parezcan, e intentar poco a poco “ver” fotográficamente nuevas posibilidades del entorno, por conocido que este sea, puede ser un maravilloso camino de largo recorrido en el que cada uno puede se puede internar. Los resultados irán apareciendo. Seguro. Muchas gracias por su interés. Ha sido un placer.

Próxima entrada: algunas fotografías de Juan Santos Navarro

Anuncios

Publicado el agosto 19, 2012 en Barcelona, Entrevistas, Entrevistas Ambientales, escritores, España, Inicio. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: