David Vicente Valentín comienza su andadura como escritor con “Un pequeño paso para el hombre”

Ediciones Tagus, editorial digital de Casa del Libro, ha apostado por su primera novela. Cree que cada vez es más difícil encontrar un crítico literario de verdad que tenga un sentido objetivo de la obra. Trabaja en una colección de relatos y en una novela de género.

Fotógrafo: Juan Manuel Peña

David Vicente Valentín nacido en Madrid, estudió Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid y es experto en Unión Europea por el Colegio de Politólogos y Sociólogos. Después de pasar por diferentes trabajos desarrolló su carrera profesional dentro del sector editorial y el mundo de la comunicación. Un pequeño paso para el hombre es su primera novela. Su Twitter @Davidvicentev

Por: Alberto Berenguer  Twitter: @tukoberenguer y Marta Juan

Ha publicado varios relatos y poesías en varias revistas digitales y también en antologías. ¿Qué fue lo que le impulsó a escribir Un pequeño paso para el hombre?
En realidad esta novela no es la primera que escribo, aunque sí la primera que tiene la fortuna de ver la luz. No sé exactamente qué me impulsó a escribirla. Por un lado, la llegada del hombre a la Luna siempre me ha parecido un tema muy literario por todo lo que tiene detrás, en cuanto a las motivaciones y en cuanto a la parte de leyenda sobre su veracidad, y sin embargo, poco explotado. Por otro lado, también me interesa esa difusa frontera que creo que existe entre la locura y la cordura y que trato de reflejar en la novela.

Un pequeño paso para el hombre es ante todo una novela sobre la locura y la cordura. ¿Por qué decidió escribir una novela sobre este tema?
Como te decía anteriormente, me interesa esa difusa frontera que existe entre dos términos en teoría opuestos. Aunque no siempre queda muy claro dónde se encuentra una y otra. Las normas sociales nos impulsan a pensar que lo normal y lo cuerdo debe corresponder a un determinado tipo de comportamiento y tachamos de anormal o de loco todo lo que se salga de ese comportamiento. Casi siempre de una manera bastante errónea y polarizada.

Ramiro, el protagonista de la novela, deja su trabajo como repartidor de pan para dedicarse a escribir la que será su gran novela, y mientras tanto se publicita como freelance. Usted llegó a trabajar en una panificadora industrial y como redactor freelance.
¿Qué hay de usted en el personaje de Ramiro?

Ramiro es un personaje bastante caricaturizado y bastante ridículo, alguien a quien consideraríamos un friqui. Así que espero no tener mucho más en común que eso. Pero sí, supongo que cuando uno escribe recurre a lo que conoce, sobre todo de manera útil e instrumental. ¿Por qué describir el trabajo en el Ministerio de Hacienda si uno no tiene la menor idea de cuál es su día a día? En cualquier caso, como decía alguien que ahora mismo no recuerdo, una gota de ficción tiñe todo de ficción.

Comentó en una ocasión que no concibió “Un pequeño paso para el hombre” como una novela negra. ¿Cómo la concibió?
Sí, dije eso porque aunque algunas personas, entre ellas la propia editorial, la han encasillado como tal, cosa que no me disgusta, creo que le faltan algunas claves de la novela negra al más puro estilo clásico, tipo Raymond Chandler, Dashiell Hammett, Patricia Highsmith o incluso Agatha Christie, por poner algunos ejemplos de la novela negra más tradicional. Aunque tiene un aire de suspense, creo que Un pequeño paso para el hombre también tiene mucho de sátira, de caricatura, de sentido del humor… O al menos esa es la idea. Todos los personajes que aparecen dentro de la novela de algún modo están muy deformados y, en cierta medida, caricaturizados.

Durante un tiempo se ocupó de la dirección editorial del sello independiente Ediciones Baladí. ¿Qué debe tener un libro para que una editorial se fije en él?
Bueno, si lo supiese, quizá Ediciones Baladí no hubiese cerrado nunca.  No, ahora en serio, no sé lo que tiene que tener un libro para que las editoriales se fijen en él. Supongo que cada sello editorial busca una cosa diferente, de ahí las distintas propuestas y los distintos tipos de literatura que podemos encontrarnos en el mercado. En mi caso personal, cuando he ejercido como editor, no he actuado de manera muy distinta a la que actuaría como lector. Cuando un manuscrito ha llamado mi atención, me he planteado su publicación, sin pensar si era o no una buena decisión comercial. Quizá, como le digo, por eso Ediciones Baladí ahora mismo está cerrada.

Hay muchos escritores noveles que nos siguen y se preguntan, ¿qué proceso y que decisiones lleva a cabo una editorial desde que llega un manuscrito de un libro hasta que sale publicado?
Primero pasa por un departamento de lectura que intenta filtrar al editor las obras que realmente merecen la pena centrar su atención. Bueno, esto en una editorial importante o grande. En una editorial independiente, normalmente, el editor es su propio departamento de lectura. Una vez que el editor toma la decisión de publicarlo, se trabaja conjuntamente con el autor el manuscrito para intentar mejorarlo, si ambos creen que es necesario, posteriormente se realiza un proceso de corrección ortotipográfica, de estilo si fuese necesario, etc., y paralelamente se realiza el diseño de la cubierta y las pertinente acciones de marketing, si la editorial tiene capacidad para ello.

Ediciones Tagus es la nueva editorial digital de Casa del Libro, que apuesta sobre todo por los autores noveles, ¿qué tal la experiencia con este nuevo sello editorial?
Sinceramente muy buena. Han tratado con mucho cariño la novela desde el primer momento y me han hecho partícipe de todas las decisiones que se han tomado con respecto al libro. Desde temas de diseño pasando por acciones de marketing, etc.

¿Qué le atrajo de Ediciones Tagus?
Lo primero que me atrajo fue la pasión con la que su editora, Adelaida Herrera, hablaba de la novela cuando se puso en contacto conmigo para plantearme su interés en publicarla. Creo que es muy importante contar con un editor que crea de verdad en tu obra.

El primer día que se puso a la venta la novela se vendieron más de 150 ejemplares. Suponemos que la novela está funcionando bien. ¿Qué tal las críticas?
Pues la verdad es que también muy bien. Tanto los medios de comunicación donde ha sido reseñada, como la gente que la ha leído, me han trasmitido una muy buena opinión de la novela. Como decía Bob Dylan, he debido equivocarme en algo.

La novela tiene como telón de fondo la llegada del hombre a la Luna en 1969. Tras los acontecimientos de las últimas semanas por la muerte del astronauta Neil Armstrong, ¿ha realizado la editorial una mayor promoción de su novela? ¿Vendió más ejemplares durante esos días?
La verdad es que cuando se produjo la muerte de Armstrong yo me encontraba de vacaciones y creo que mi editora también. Así que en ese sentido no hubo ni ha habido una promoción expresa aprovechando su fallecimiento, ni creo que la haya. Respecto a si vendió más ejemplares, desconozco ese dato. Pero si lo hizo fue de un modo casual.

También ha sido articulista en el Diario de Alcalá, donde contó durante mucho tiempo con una columna fija de crítica cultural, y ejerció la crítica literaria en varios blogs especializados, ¿cree que los críticos literarios clásicos han sido desplazados por blogueros? ¿Qué pros y contras tiene este hecho en la literatura?
Es evidente que las nuevas tecnologías democratizan tanto el acceso a la información como la creación de la propia información. Pero tampoco podemos pensar que cualquiera por volcar su opinión dentro de un blog, ya sea sobre literatura o ya sea sobre política por ejemplo, se convierte en un crítico literario o en un analista político. Por otro lado, y esto puede que no sea demasiado políticamente correcto decirlo ni me beneficie en mucho la crítica clásica, como usted la llama, se ha desplazado ella solita y ha perdido credibilidad por méritos propios. En su gran mayoría las reseñas que se hacen están sujetas a intereses comerciales, sectoriales o a compromisos personales o empresariales. Cada vez es más difícil encontrar un crítico de verdad que tenga un sentido objetivo de la obra, libertad para ejercerlo y aporte algo al posible lector.

Hemos vivido durante estos años la invasión de espacios donde el editor ha quedado exiliado, ¿cree que la autopublicación y en concreto el blog ha hecho mucho daño?
¿Daño? No, ¿por qué? Creo que todo el mundo tiene derecho a autopublicarse una novela, un poemario, o lo que sea, si le apetece y cree que debe hacerlo. Es el lector quien debe tener el juicio suficiente para seleccionar qué quiere leer en cada momento y filtrar su acceso a la información y por dónde le llega esa información. En ese sentido, creo que el editor cumple o al menos debería, aunque desafortunadamente no siempre lo hace, un papel importante en cuanto al aporte de calidad al lector. La figura del editor, bien entendida, es una figura importantísima dentro de la literatura que no creo que esté, ni deba estar, en tela de juicio.

En los últimos años ha sido guionista de numerosos cortometrajes, series y documentales de índole social como la serie web TV Historias en igualdad. ¿Cómo surgieron estos proyectos?
Llevó varios años ya ejerciendo como redactor y guionista freelance para diversas productoras independientes (Asterisco Producciones, Kodiak, Literalia TV…). En todos estos años he tenido la oportunidad de participar en diversos proyectos audiovisuales unos más interesantes y otros no tanto. Pero hay que pagar las facturas.

Un pequeño paso para el hombre es su primera novela. ¿Tiene pensado seguir publicando?
Sí, como te decía anteriormente, es mi primera novela publicada. Tengo pensado seguir escribiendo, que es algo que siempre he hecho. Creo que lo de publicar ya no es algo que dependa tanto de mí. Por supuesto que me gustaría, pero tampoco es algo que me quite el sueño.

Como licenciado en Ciencias Políticas y experto en Unión Europea por el Colegio de Politólogos y Sociólogos, ¿se atrevería a probar suerte con un libro de temática sociopolítica?
Entre la novela negra y la literatura de terror hay un paso que aún no me atrevo a dar.

¿Podría adelantarnos algún proyecto literario que tenga entre manos?
Bueno, estoy terminando de corregir una colección de relatos que tienen un denominador común que es el sexo. Aunque tratado desde una óptica un tanto deformada. Además también estoy escribiendo una novela de género, pero no tengo todavía muy claro cómo evolucionará y si acabará llegando a buen puerto.

Nos gustaría que recomendase algún libro o autor que recientemente le haya llamado la atención, ¿cuál es su recomendación a los seguidores de De lectura Obligada?
Soy un lector bastante ecléctico en mis lecturas y leo casi todo lo que cae en mis manos.  Por remitirme a escritores contemporáneos en habla hispana, así barremos un poco para casa, diré que me interesa mucho lo que hacen autores como el argentino, aunque afincado en España, Patricio Pron, Isaac Rosa o Andrés Barba. Recientemente también me ha llamado la atención la novela de Javier Gutiérrez, Un buen chico, un autor desconocido hasta el momento para mí, pero que sin duda seguiré muy de cerca. Creo que son cuatro buenos ejemplos de escritores jóvenes con un discurso interesante y una manera de narrar potente.

Anuncios

Publicado el septiembre 12, 2012 en Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio, Madrid. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: