Manuel Lacarta: “Me resulta complicado aceptar esa división canónica de los géneros literarios”

El escritor madrileño compagina la creación poética, con la narrativa y el ensayo. Además colabora con creadores de otras artes

Podéis leer gratis Así es la vida, la antología poética del autor

Por: Tania J. Baeza

Manuel_LacartaEntre sus obras encontramos poesía, narrativa y ensayo. ¿En qué género se siente más cómodo?
Me resulta complicado aceptar esa división canónica de los géneros literarios. Pero, para no complicar las cosas, concluiría que el “género poesía” es el más cercano a mí, emocionalmente. Además para llevar la contraria, supongo, en la poesía tiendo a ser más descriptivo; en la novela, más narrativo; y en el ensayo experimento líneas a veces más narrativas que las del simple análisis profesoral. De mi Lope de Aguirre se ha llegado a decir, por ejemplo, que era más parecido a una novela, pese a la exhaustiva documentación, y de Madrid y sus literaturas, que se leía como una película. En fin.

¿Tiene referentes literarios o maestros en el mundo de las letras?
Lógicamente sí. He leído mucho y escrito mucho sobre Cervantes, y no sólo acerca del Quijote, al que parece por desgracia habérsele limitado. Lope de Vega me parece el gran poeta del Siglo de Oro. En el XX, pues me figuro que por ahí anda la pregunta, Juan Ramón Jiménez es la figura solar de nuestra poesía contemporánea; de él bebe todo el grupo  del 27, incluso a veces copia no sin cierto descaro. Y me parecen enriquecedores poetas como Huidobro o Vallejo, dos ejemplos americanos. En narrativa me gustan escritores como Benjamín Jarnés: propone un camino que no ha cuajado en la novela, pues nos hemos retrotraído en las tres últimas décadas a la novela galdosiana sin más. Gómez de la Serna, de otra parte, me parece el más genial,  desorbitado y “creador total”, pese a no tener continuidad posible.

dame-tus-manos-9788499191324Su primera obra narrativa, Cuentos de media página, data de 1983. Tardó más de 20 años en volver a publicar narrativa. ¿Por qué aparcó este género?
Publiqué Cuentos de Madrid, y toda la crítica insistió en valorarlo como un libro meramente de historia. Me dolió. Yo quería que alabaran lo bien escrito que estaba. Luego, Dame tus manos, mi única novela, es para mí gemelar a El tipo del espejo, que es libro de poesía. El mismo mundo. Aunque no creo haber dejado ni vuelto con ello a género literario alguno. Simplemente, cada obra, digo, tiene su forma.

Varios de sus ensayos tratan sobre figuras destacadas de la historia de España: Carlos V, Felipe II o Cervantes, por citar algunos. ¿Qué debe tener un personaje histórico para captar su interés?
Dicen que soy un buen conocedor del Siglo de Oro; al menos, fuera de España se me tiene algún aprecio como “hispanista”. La monarquía me ha interesado mucho. Yo me he sentido más republicano que monárquico; incluso acepté ir en unas elecciones en las listas de un partido republicano. Y en el Siglo de Oro se está renovando, no sólo un modelo de literatura, de pintura, etc., sino el modelo de la monarquía en España, que tiene unos perfiles de autoridad y carencia democrática distintos a otras formas de estado, nos lo cuenten como nos lo cuenten. En el otro polo, surge un personaje tan interesante como Lope de Aguirre, cuyo  antecedente de ruptura con España se retrotrae a las guerras civiles del Perú, inmediatas a él.

Su obra 34 posiciones para amar a Bambi obtuvo el premio Ámbito literario de poesía. Además la Crítica de Madrid ha premiado  Otoño en el jardín de Pancho Villa, que reúne su poesía completa de 1977-2010. ¿Cómo reacciona ante estos reconocimientos?
En realidad, yo soy un poeta poco premiado. Pero, a los premios, bien. Claro, reacciono bien.

La poesía suele ser algo muy íntimo. ¿Le costó decidirse por publicar sus poemas para que otros los leyeran?
No. No soy pudoroso. Además, la literatura es literatura, haya más de verdad visible o no en ella que en un diseño de arquitectura o en una operación quirúrgica.

Sabemos que cada obra es como un hijo para los autores, pero ¿hay alguno que sea más especial para usted?
Siempre el último, el benjamín de la casa. Uno vuelve a escribir, al menos yo, porque tiene cosas nuevas que expresar, le queda algo no dicho. Puede superarse, espera mejorar.

Ha colaborado con los pintores Juan Montesinos y José María Iglesias. ¿Cómo surgieron dichas colaboraciones?
También formé parte de algún grupo con pintores y escribí durante años crítica de Arte. Mezclar pintura y poesía es muy sugerente como experiencia. Montesinos se hallaba en la órbita cercana de la Escuela de Madrid; Iglesias fue uno de nuestros mejores pintores constructivistas. Ambos, totalmente distintos. Pero con uno y otro vine a proponer lo mismo: que el hecho creativo no se puede limitar a formas convencionales y fronteras. No me importaría tampoco juntar música y palabra, aunque la poesía para mí ya es música.

Usted además tiene estudios de música y, como se ha dicho, ha colaborado con pintores. En su opinión, ¿es posible relacionar todas las artes?
Es lo que digo. Hablamos de un único lenguaje con formas  y habilidades manuales de crear distintas.

Y ¿qué opinión tiene de la supresión o reducción de horas de las enseñanzas artísticas?
Vamos hacia un modelo de sociedad que me horroriza. Cada día unos pocos nos hacen a los más menos libres, menos creativos; nos pretenden dóciles, gregarios y brutos.

cuentos-de-madrid-9788495889966Comenzó a publicar a finales de los 70 y ha seguido haciéndolo regularmente hasta hoy. ¿Cómo ha vivido usted los cambios en el mercado editorial?
Se tiende a hacer del libro progresivamente un producto industrial y homogéneo. No se acepta ya que la creación es irreverente, mágica y, desde luego, independiente.

Después de varias décadas publicando libros. ¿Qué posición toma frente a las críticas de los lectores?
Las escucho. Pero no todo el mundo sabe algo de literatura y en la valoración de una obra hay más elementos objetivos que lo que sospechamos por lo común. Yo tengo esta idea: sé quien soy. A ese mismo racionamiento llegaron don Quijote, en su locura; y León Felipe, un poeta mesiánico que habría que recuperar. Por cierto, muy leído. Cuando editamos León Felipe para niños, se vendieron muchos miles de ejemplares.

¿Ha variado su forma de enfrentarse a estas críticas respecto a cómo lo hacía en sus primeros años?
Soy menos orgulloso; pero, también, más indiferente.

Cada autor tiene un método o rutina a la hora de sentarse a redactar sus textos. ¿Qué nos puede contar de su forma de enfrentarse al papel en blanco?
No. No hay enfrentamiento. Si tengo algo que decir, escribo; de lo contrario, soy capaz de enmudecer durante años.

En estos momentos, ¿está inmerso en algún proyecto literario? ¿Podría adelantarnos algo, si es así?
Acabo de terminar un libro de poesía bastante extenso, que me deja de momento feliz: Margot en la Plaza de Castilla. Después… Bueno, después.

Anuncios

Publicado el diciembre 3, 2012 en Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio, Madrid. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: