Pronto verá la luz la segunda edición de ‘La Rastreadora’

Antonio Lagares prepara un trabajo sobre la Venta de Vargas, conocida durante años como el centro del flamenco gracias a Camarón de la Isla

la rastreadoraPreparando la entrevista hemos visto que su novela, La Rastreadora, estuvo en el stand de Eriginal Book en la Feria del libro de Miami. ¿Espera repercusión internacional cuando decidió publicar su última novela? ¿Asistió a la Feria?
No asistí a la feria. Sobre su repercusión internacional no me lo he planteado, es verdad que a través de la plataforma amazon el libro puede llegar a cualquier rincón del planeta y eso es algo muy importante para un escritor, pero saber que repercusión tendrá, ni siquiera lo pienso, dependerá siempre de la acogida que tenga en los lectores. Se presentó en la feria de Miami porque la editorial que la ha publicado en papel es Eriginal Books, por ese motivo estaba en su stand. Aprovecho para decir que ahora saldrá la 2ª edición y que por ahora no tiene editorial para España.

Un bloggero ha definido La Rastreadora como una novela del neopolarismo. Desde De lectura obligada no acabamos de entender dicha definición y le pedimos que nos la describa o clasifique usted.
Se trata de un importante blog de literatura “Entre montones de libros” quien dijo que encuadraba dentro de un movimiento de la literatura francesa denominado Neopolarismo, y en concreto hacía referencia al parecido literario con Thierry Jonquet, miembro de dicho movimiento y autor de la obra Tarántula, novela que ha servido a Pedro Almodovar para realizar su película La piel que habito.


La portada de La Rastreadora es impactante. ¿Cómo fue el proceso de creación? ¿Se tuvo en cuenta su opinión?
Si, en todas mis portadas marco yo las pautas a seguir. En este caso en concreto el proceso fue muy rápido, se le pasó mi idea al ilustrador, a través de la editorial, y a la segunda maqueta le di el visto bueno, que es la actual.

Y, ¿qué nos puede contar del proceso de construcción de la novela? ¿Hubo cambios en la trama desde que la imagino a cómo fue plasmada en el papel?
Bastantes cambios, se trata de una novela muy compleja y difícil de construir. Estuve con ella desde 2007 hasta 2010. Trabajar sobre el tema de la mente y con pocos personajes no es nada fácil aunque bastante enriquecedor. Tuvo grandes cambios, por citar un ejemplo, hay un capítulo que se eliminó al completo para que fuese más fluida. Se trata de una novela con bastantes mensajes que no siempre se captan. Te hace reflexionar sobre el poder de nuestra mente y eso no gusta a todo el mundo, hay lectores que prefieren cosas fáciles y que no se tenga que pensar.

¿Es posible que algunos de sus conocidos y amigos se vean reflejados en los personajes de La Rastreadora?
No, ninguno. Es ficción al 100%. En otras novelas si aprovecho ciertas vivencias personales o de amigos, pero en La Rastreadora todo se trabaja bajo los parámetros que una mente enfermiza pueda llegar a pensar y para eso hay que meterse dentro de esa mente, por eso todo es ficción.

Su trayectoria literaria incluye relatos, cuentos, poesías y novela. ¿En qué género se siente más cómodo?
Y teatro (ríe), tengo una obra premiada. Es curioso, me siento más cómodo en el género que creo que se me da peor, que es la poesía. Disfruto con los relatos, pequeñas historias que hay que condensar en unos cuantos folios con ritmo trepidante. Pero lo mío, sin dudas, es la novela, me puedo pasar horas, días, semanas, meses, con la mente puesta en exclusiva en la novela que quiero plasmar.

portada Viaje sin retorno cerradaQuienes hayan tenido la oportunidad de leer toda su obra, ¿notarán algún tipo de evolución estilística desde la primera a la que ahora promociona?
Claro que si, bastante, en donde mejor se aprecia es en el libro de relatos, porque algunos tienen 20 años y otros apenas meses. De todos modos el tema central siempre es el mismo, la mente, porque se trata de una trilogía que ha finalizado con esta última novela. La trilogía es “Mentes Paralelas” y se compone de “Viaje sin retorno” novela, “Obsesión” libro de relatos, y “La Rastreadora”, que es la última. Estoy finalizando “Bobo” otra novela que aunque dentro de la línea psicológica, no juega ya con la mente, es otro tipo de lectura y que estoy seguro llegará a más lectores.

En su currículum literario aparecen varios galardones de distintos concursos literarios.  ¿Qué tiene en cuenta a la hora de participar en unos y descartar otros?
Son premios literarios de hace muchos años. Antes, un escritor lo tenía bastante difícil, tenga en cuenta que no existían las redes sociales y ni siquiera Internet  Tenías que trabajar y en los ratos libres escribir. Cuando acababas algo, solo había dos opciones, enviarlo a lo loco a alguna editorial de las conocidas o participar en aquellos certámenes que conocías. Hace años que no participo en ellos, aunque eso no significa que alguna vez repita experiencia.

¿Qué balance hace de su carrera literaria?
Aún es pronto. Ahora es cuando escribo a pleno rendimiento así que todavía no debo pronunciarme. Durante 20 años escribía en horas libres robadas a la familia y de ese modo es difícil de hablar de una profesión, más que nada era un entretenimiento. Ahora sí, me dedico y escribo a diario, vivo la literatura y dentro de unos años podremos hablar si hay carrera literaria o no.

Como hemos visto, usted tiene varias obras en el mercado. ¿Implica esto alguna ventaja a la hora de conseguir apoyo de una editorial frente a un escritor que trata de que un editor se fije en su opera prima?
Para nada, es más, aún no he conseguido que una editorial importante se fije en mi obra. Y por ahora no creo que ocurra. La ventaja que existe es que si te publica una editorial pequeña, pero está satisfecha con tu obra, con sus resultados, cuando acabas el siguiente libro ya sabes que esa misma editorial te lo va a publicar si no encuentras otra mejor. Ese es mi caso actual, que mi editorial publica todo lo que saco, pero claro, siempre se quiere mejorar y subir un escalón en el mundo editorial, porque no olvidemos que lo más importante para un escritor es que la editorial tenga una buena distribuidora y una fuerte campaña publicitaria, y eso en la actualidad muy pocas lo tienen.

Las redes sociales son un vehículo de comunicación lector-escritor estupendo, según nos han comentado varios autores. ¿Qué opinión tiene usted de las mismas?
Excelente. Para mi fue un gran descubrimiento y creo que le debo mucho a las redes sociales, tanto como que mantengo la ilusión por escribir cosas nuevas gracias a ellas.

¿Cómo se toma los comentarios de sus lectores, tanto los elogios como las posibles críticas negativas?
Los elogios les gustan a todo el mundo, miente quién diga  lo contrario. Lo difícil es saber encajar una crítica negativa. Cuando esta crítica es constructiva, la acepto estupendamente, porque además las guardo y releo para que me sirvan a mejorar esos aspectos negativos. Lo que no admito son las críticas negativas realizadas desde la mala uva, desde el intento de hacer daño, que también es algo común en las redes sociales. No todo es de rosas.

Además de dar a conocer entre los lectores la novela La Rastreadora, ¿qué otros proyectos relacionados con la literatura tiene entre manos?

Imagen de La venta de Vargas

Imagen de La venta de Vargas

En estos momentos estoy con dos proyectos muy interesantes. Uno es la novela “Bobo” la historia de un joven y su perro de agua. Me tiene muy entusiasmado, ya casi está lista. El otro no es ficción, es la historia de “La Venta de Vargas” famosa por ser donde Camarón de la Isla pasó gran parte de su niñez, y por ser centro de reunión de famosos de todo el mundo durante más de 40 años. Una venta regentada por 4 generaciones y que conoce muchas cosas de la España de mediados del siglo XX.

Hablamos ahora de usted como lector. ¿Qué tipo de historias le atraen?
Me gustan las biografías, historias reales y apenas la ficción (ríe), que contradicción ¿no?

¿En qué autores encuentra sus referentes?
Muchos, en literatura hay dos especiales para mi, Unamuno y Lorca.

Cuando es usted quien compra los libros, ¿por qué formato se decanta?
Siempre papel aunque de vez en cuando, por comodidad o por ser títulos que no voy a encontrar en la librería, utilizo digital de amazon en mi ipad.

Para cerrar la entrevista le pedimos que nos hable de un libro que le haya marcado como lector.
No lo tengo que pensar, hay dos que siempre recuerdo con especial cariño desde hace muchos años: El viejo y el mar de Hemingway y La Tía Tula de Unamuno.

Anuncios

Publicado el febrero 11, 2013 en Cádiz, Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio, Novedades y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: