Uno de los guionistas de ‘El Internado’ se lanza a la literatura con ‘Enlazados’

Carlos García Miranda hace un homenaje a la cultura literaria y audiovisual con la que creció

 

Por: Tania J. Baeza

Portada

Portada

Después de muchos guiones decidió lanzarse a escribir una novela. ¿Cómo se dio cuenta de que estaba preparado para dar el salto?
En realidad fue después de muchos guiones y de muchas novelizaciones… En El internado, mientras escribía la serie, me dieron la oportunidad de trabajar también en los libros basados en los capítulos que publicó Planeta Junior. Aquel trabajo de ingeniería inversa fue la mejor escuela de escritura posible. Total, que al terminarlo me sentí preparado para lanzarme con mi propia historia.

¿Su forma de trabajar es la misma cuando escribe un guión y cuando redactar una novela?
Ahora ya no porque me siento más suelto escribiendo novela y empiezo a saltarme un poco las normas, pero cuando empecé con Enlazados me apliqué la misma disciplina que tengo al escribir un guión para televisión (sobre todo para no perderme en el intento). Es decir, una “biblia” de la historia, una escaleta detallada por capítulos, varias versiones de cada uno de ellos…

Y, ¿qué puede contarnos del proceso de creación de Enlazados? ¿Cómo surgió la trama?
La trama surgió de un mejunje de muchas cosas… Tenía claro que quería que fuera una distopía, pero también quería que tuviera una identidad propia, que hablara de cosas que conozco y que además rezumara aire español. Total, que saqué de mis estanterías los libros, películas y discos que más me gustan y traté de hacer un collage con todos ellos. Después hurgué en mi vida, busqué entre mis propios conflictos para crear los arcos emocionales de la historia. Ya sólo me quedaba encontrar el aroma español, así que salí a la calle. Por aquel entonces el movimiento 15 M estaba en plena ebullición, los antidisturbios daban leches por las esquinas y los bancos y las empresas quedaban impunes… En Enlazados el mundo está dividida en diez ciudades empresariales que juegan en la Bolsa, hay antidisturbios, periodistas que manipulan información, y una Madre virtual que reprime los pecados capitales para que todos los republicanos sigan siendo robots.

Enlazados tiene muchas referencias literarias y audiovisuales actuales. ¿Es una especie de homenaje?
Es un homenaje a la cultura literaria y audiovisual con la que yo crecí, sí. La guerra de las galaxias, Cube, Blade Runner, Dentro del laberinto… ¡Incluso hay guiños a Grease!  También hay referencias a muchos libros que leí de pequeño como Rebeldes, Momo, La isla del tesoro…  Como muchos de los de mi generación, la de los ochenta, soy un nostálgico de tomo y lomo.

Para que los lectores de De lectura obligada le conozcan un poco más, ¿qué características destacaría de su estilo literario?
Totalmente cinematográfico. Hasta Enlazados siempre había escrito pensando en imágenes, que es como se escriben los guiones. Además la novela tiene un ritmo televisivo por la rápido que va todo. Igual me quedo corto, pero yo es que doy pocos rodeos, y muchos menos en los diálogos. Mi lema es: si hay un grano, ve a él.

Su novela, como las series en las que ha trabajado: Los Protegidos, El internado, está destinada a un perfil juvenil. ¿Era el lector que tenía en mente cuando comenzó a trabajar en la novela?
Sí, desde el principio. Siempre quise escribir una novela juvenil, que son con las que yo aprendí a amar los libros y de las que sigo disfrutando muchísimo. Vamos, que es que a mí lo teen me flipa de siempre. Ya de más mayor estaba obsesionado con Dawson crece. Creo que os podría recitar lo que Dawson les dice a Joey y Pacey cuando se entera de que se han liado a sus espaldas…

El acceso a las editoriales para escritores poco conocidos o noveles es muy complicado. ¿Cambia la cosa cuando se tiene una exitosa trayectoria como guionista?
En mi caso cambió la cosa porque en la editorial ya me conocían, aunque también es cierto que sólo sabían de mi faceta como novelizador y no como escritor de una historia con voz propia. Fue difícil y largo conseguir el okey definitivo. No sé si tanto como lo es para un escritor que no ha trabajado antes como guionista, pero vamos, que me costó.

Varios actores de series en las que ha trabajado han apoyado públicamente el lanzamiento de Enlazados, con comentarios a través de sus redes sociales. ¿Esperaba dicho apoyo?
Para nada. Llevaba años sin hablar con algunos de ellos.  Aunque lo cierto es que había muchísimo buen rollo en El internado, todos charlábamos con todos sin importar cuál era tu puesto o tu fama, y creo que eso se notó en la serie. Funcionaba porque fuera de las cámaras también funcionaba. ¿Por qué me están ayudando tanto ahora? Pues porque son más majos que las pesetas, y porque creo que compartimos un sentimiento. Para mí El internado fue mi primer trabajo como guionista “de verdad”,  y para muchos de los actores y actrices que ahora son muy conocidos también. El sentimiento del que hablo, el que tenemos en común, es el de agradecimiento a una serie que nos dio mucho. Supongo que todos lo echamos algo de menos y esto de Enlazados, de alguna manera, nos vuelve a unir… Pero vamos, que nunca podré darles las gracias lo suficiente a Martín Rivas, Marta Hazas, Daniel Retuerta, Carlos Leal, Lola Bladrich, Nani Jimenez, Marta Torne, Elene Furiase, Natalia Rodriguez (Los protegidos) y muchos más que me dejo seguro.

También queremos conocerle como lector. ¿Recuerda la persona que le introdujo en el mundo de los libros?
Mi madre, que es la persona con la que cierro los agradecimientos del libro porque sin su ejemplo nunca habría llegado a ser escritor. Ella siempre andaba con un libro en las manos, muchos de ellos juveniles; el primero del que tengo recuerdo es La historia interminable, en una edición de Alfaguara en dos tintas… Pero vamos, que me dio por leer porque cuando era pequeño y le decía que me aburría, me decía que cogiera un libro, que el que lee no se aburre.

¿Era un buen lector de pequeño?
Si, la verdad, de los que en clase siempre levantaban la mano. Mis amigos de aquella época aún me lo recuerda, en plan “eras odioso”.  Pero bueno, siguen siendo amigos… Lo cierto es que me lo leía todo. Supongo que hasta lo que no debía… ¡Aunque me suspendieron lengua en tercero de EGB!

¿Qué tipo de historias le atrapaban entonces y qué tipo de historias lee ahora?
Sinceramente, me gustaban las que hago ahora, de adolescentes. Siempre digo que tengo suerte porque me dedico al género que más me gusta…. Recuerdo con especial cariño los libros de Alfred Hitckok y los tres investigadores, o los de Los Hollister… Ahora sigo leyendo mucho, literatura adulta pero también mucha juvenil. Acabo de terminar el primero de Cazadores de Sombras, por ejemplo, y antes El hogar de Miss Peregrine. Soy muy fan de las distopías como Los juegos del hambre y de Divergente, y de algunas más clásicas como La larga Marcha de Stephen King. También leo muchos autores Españoles. En juvenil, dos a los que no meten en el saco no sé por qué son José Ángel Mañas,  el de Historias del Kronen, y Kiko Amat (Rompepistas y Cosas que hacen bum son joyas)

El autor con su libro/ Fuente: facebook

El autor con su libro/ Fuente: facebook

Volvemos a su trabajo como escritor, en sus varias facetas. Como espectadora de alguna de las series de las que ha sido guionista, le confieso que las muertes fulminantes de algunos personajes de ellas me han cabreado. ¿Sois conscientes los guionistas y escritores que cuando tomáis decisiones tan dramáticas podéis ganar enemigos entre el espectador y los lectores?
¿Si te cuento que yo escribí el capítulo en el que murió Culebra me sigues publicando la entrevista? Lo cierto es que muchas veces esas muertes las hacemos para causar eso que tú dices: el cabreo. Después les revivimos (como con Culebra, que Leo dio marcha atrás en el tiempo en el capítulo siguiente, escrito por David Lorenzo). Y no hay mejor amigo que el que antes fue tu enemigo (mira Marcos e Iván en El internado). Otras veces las muertes vienen propiciadas porque un actor o actriz se marcha de la serie, como fue el caso de Ana de Armas en El internado. ¿Por qué la matamos entonces si podía haberse marchado y ya? Pues porque queríamos ganar credibilidad. En El internado los chavales siempre estaban a punto de morir, pero luego llegaba el siguiente capítulo y volvían a clase. Matamos a Carol para demostrar que Noiret y compañía iban en serio, y funcionó.

Además de en la promoción de su novela, ¿está inmerso en nuevos proyectos relacionados con su faceta como escritor?
Sí, hay muchas cosas en el horizonte. Una nueva novela (juvenil y con Planeta también), una serie para Antena 3 que se llama Vivo Cantando, de personajes de barrio que van a cantar sus penas a un karaoke. Y, bueno, la segunda parte de Enlazados también está en marcha.

Para acabar no podemos olvidar nuestra pregunta obligada. ¿Qué libro recomienda a los lectores del blog?
Rebeldes, de Susan E. Hinton. Como dice mi editora Irene Lucas, esa novela es “the one and only”.

Publicado el abril 11, 2013 en Entrevistas, escritores, España, Inicio, Madrid y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: