Marta Querol trabaja en el desenlace de su trilogía ‘El final del ave Fénix’

Tras conseguir tres reediciones de su primera novela, la escritora valenciana ya ha escrito el spin off de la misma y está trabajando en el desenlace de la trilogía

autoraLo primero que nos viene a la cabeza es interesarnos por cómo se da cuenta una licenciada en Ciencias Empresariales que quiere ser escritora. ¿Era algo que le rondaba por la cabeza desde la juventud?
No, nunca me lo había planteado, no había tenido tiempo de pensar qué quería hacer con mi vida, simplemente avanzaba a toda velocidad cumpliendo con mis compromisos laborales y familiares. Fue al pasar por una experiencia dolorosa cuando me puse a escribir, y al empezar a hacerlo supe que no podría dejarlo ya.

¿Cómo compagina sus labores profesionales y obligaciones familiares con la escritura? ¿Ha pensado dedicarse en exclusiva a la escritura?
En realidad ahora mismo me estoy dedicando a ello, aunque también colaboro en radio y televisión. Pero las obligaciones familiares siempre están ahí y quitan mucho tiempo.

Vamos a empezar a hablar de su novela, El final del Ave Fénix, ¿qué puede desvelar de la trama a los lectores de este blog?
Se trata de una novela de sagas familiares donde los conflictos personales, la fuerza de los personajes y el choque de sus ambiciones y objetivos crean la tensión que mantiene el interés del lector, en una historia que recorre todo el siglo XX. En ella se cuenta la vida de Elena Lamarc, una mujer revolucionaria para su tiempo, y la lucha que mantuvo con la familia, la sociedad e incluso las leyes de la época, para conseguir su sueño y proteger lo que más quería.

Ahora ya conocemos la trama de la historia, pero ¿ésta refleja la idea que tenía cuando comenzó a escribir el libro? ¿Pertenece al grupo de escritores que relee y reescribe hasta pulir al máximo sus novelas?
Comencé a escribir por desahogarme sin pensar en crear una historia. Pero cuando terminé ese desahogo que ha quedado como prólogo de la novela, necesitaba seguir escribiendo. En cuento comencé tuve claro lo que quería contar y la historia fluyó sola. De hecho ha dado para tres novelas, porque en la primera hubiera sido imposible incluirlo todo sin hacer un manuscrito desmesurado, aunque El final del ave Fénix incluye la historia completa, desde 1934 hasta el 2000.

Y sí, en casa me dicen que soy obsesiva con las correcciones, y aun así siempre quedan cosas por corregir. Durante el proceso, siempre que voy a escribir empiezo por releer y pulir lo escrito el día anterior antes de arrancar. Y con la novela «terminada» no sé las veces que puedo llegar a releerla.

Y ahora recuerde el momento en que decidió que El final del Ave Fénix, su primera novela, estaba listo para darse a conocer. ¿Esperaba un recorrido tan amplio como el que ha tenido?
Para nada. Cuando acabé yo no sabía para qué estaba lista. Sabía que me lo ha pasado mejor que en mi vida escribiendo, y que los que la habían leído habían disfrutado tanto como yo. Fueron ellos los que me insistieron en que debía intentar publicar. ¿Cómo iba a pensar en quedar entre los diez finalistas del Premio Planeta con mi primer manuscrito? Parecía imposible, pero pasó. A partir de ahí todo lo que ha ocurrido con este libro ha tenido algo de mágico, y desde luego nada frecuente. Ha sido una carrera difícil, con muchos tropiezos, pero después de cada uno algo hacía que la novela volviera a publicarse, como si buscara un destino que no terminaba de llegar.

Usted ha conseguido algo que muy pocos autores noveles logra: ha sido reeditada. ¿Cómo recibió la noticia?
Tres veces, sí. Tras la segunda edición pensé que había llegado al final en cuanto a ediciones en papel, pero no me resigné alentada por lectores a los que les habían hablado de la novela y me la pedían. Pensé que si ya no la encontraban en papel podrían leerla en digital. La subí a Amazon y se puso en el número uno durante unos meses. Gracias a eso Ediciones B la leyó y decidió publicarla. La editora me comentó que la novela era muy buena y que no importaba que hubiera sido editada con anterioridad. Lloré, porque para mí es un libro muy especial, con mucha simbología, y sabía que era un auténtico milagro volver a editar la misma novela, y además por una editorial como Ediciones B.

Como hemos dicho El final del Ave Fénix es su primera novela. Sin embargo, no dudó en presentarla a la 56ª edición del Premio Planeta. Analizando  con perspectiva dicha decisión, ¿no cree que fue como lanzarse al vacío, teniendo en cuenta que en este premio suelen participar autores ya consolidados en la literatura hispana?
Fue una locura, como he comentado antes, fruto de la ignorancia. El proceso tuvo su lógica a pesar de todo. Cuando terminé el manuscrito la gente que me rodeaba y lo había leído insistía en que había que publicarlo. No conocíamos a nadie en el mundillo, no sabíamos cómo funcionaba, a quien dirigirnos. Ni idea de lo que era una propuesta editorial. Pensamos que enviarla a algún concurso podía ayudar si conseguía alguna mención, y el primero que se convocaba era el Planeta. Yo solo aspiraba, como en un sueño, a quedar entre los diez nominados y de esa forma poder presentarme a las editoriales con algo más que un manuscrito de un novel;  no tenía experiencia ni nada más que ofrecer que mi novela. Pero en algún sitio muy hondo algo me decía que no era imposible ser uno de los diez.

En los tiempos que corren no es habitual que los escritores cambien de editorial. De hecho, en la medida de sus posibilidades, los autores tratan de convertirse en firmas exclusivas de las mismas. ¿Puede explicar las razones de su cambio?
La primera editorial desapareció una vez se vendió la edición completa. Quedé libre del contrato por incumplimiento y al cabo de unos meses firmé con Aladena, una pequeña editorial malagueña. Pensé que con esta editorial las cosas serían diferentes, pero tuvo problemas internos, asumieron más compromisos de los que podían abarcar y por ello algunos autores les propusimos la rescisión del contrato, que aceptaron. En esos momentos me había contactado Ediciones B y firmé con ellos.

Portada Ediciones B

Portada Ediciones B

En Internet podemos encontrar dos portadas de su novela. ¿Puede hablarnos de su participación en el proceso de creación? ¿Prefiere alguna sobre la otra?
Bueno, debería haber solo una. La novela ha tenido 5 portadas. La de Centurione, la de Aladena, una primera que diseñé yo para la edición digital y luego modifiqué porque en el tamaño de Amazon no se veía bien, y la actual diseñada en Ediciones B y que fue un trabajo conjunto a partir de las propuestas de la editorial. La verdad es que la actual creo que es la más bonita, la más trabajada, pero a la primera (por ser la primera y por cómo se creó) le tengo un cariño especial. Por desgracia en cada página de descarga en que han pirateado la novela aparece con una portada distinta dependiendo del momento en que la piratearon.

Retomamos el tema de la escritura. Muchos escritores reconocen tener manías, costumbres o rutinas, según la imperiosidad de su cumplimiento, a la hora de escribir. ¿Tiene usted lugar predilecto para escribir? ¿Un horario, quizás?
Soy más nocturna que diurna. De día prefiero corregir, documentarme, contestar correos y mensajes. Y conforme llega la tarde florece mi vena creativa. Y necesito tener una taza enorme con una infusión a mi lado para ir dando sorbitos cuando reflexiono.

Casi todos los escritores son buenos lectores. ¿También es su caso? ¿Qué tipo de libros le atrapan?
Leo bastante, aunque menos de lo que me gustaría. Soy muy ecléctica. Me gusta leer de todo, desde clásicos (ahora estoy con La Regenta) a autores indies (pronto empezaré uno de Mercedes Gallego), y antes he leído thrillers, histórica, contemporánea. Mis lecturas pueden verse en Goodreads donde las mantengo al día. No me he animado a entrar en novelas de zombis, ni en romántica, y leo pocos best sellers.

Balzac, uno de los primeros autores que leyó Marta Querol

Balzac, uno de los primeros autores que leyó Marta Querol

¿Tiene algún libro o autor favorito? ¿Puede darnos algunas razones para preferirlo sobre otros?
La verdad es que no tengo autores de cabecera. De jovencita me gustaban mucho los clásicos del realismo francés, porque las historias giraban alrededor de los personajes, sus vicisitudes y personalidad. Me aficioné porque en mi casa había muchos títulos de Balzac, Stendhal, Zola… Pero hoy en día tengo muchos autores que me encanta leer. No podría darte un nombre.

Para ir cerrando la entrevista hablamos de sus futuros proyectos. Hemos podido leer mientras preparábamos la entrevista que ya ha acabado la segunda parte de El final del Ave Fénix. ¿Puede adelantarnos algo de esa continuación? ¿Tiene ya el título? ¿Hay fecha prevista para su publicación?
Sí, la segunda parte, que en realidad es más bien un spin off (siento el anglicismo pero es lo que mejor la define), es Las guerras de Elena. Cuenta lo sucedido en la vida de Elena Lamarc desde 1967 hasta 1976, unos años cruciales y convulsos tanto en su vida personal como en la realidad histórica que le tocó vivir, como la muerte de Franco, el estallido de la guerra del Líbano o las primeras misiones comerciales españolas a Oriente Medio, cuando las mujeres tenían problemas para viajar solas. Ese periodo coincide con los últimos capítulos de El final del ave Fénix, y el título hace referencia a las tres guerras que debe superar y son las tres partes del libro: Guerra de Secesión, Guerra  fría y Guerra a muerte.

Concluimos interesándonos por sus próximos proyectos literarios, ¿está ya centrada en nuevas historias?
Ahora mismo estoy terminando la tercera parte, que enlaza con el final de Las guerras de Elena y termina a la vez que El final del ave Fénix. Es el proyecto más complejo y ambicioso, porque cambia el punto de vista narrativo y todo tiene que cuadrar y cerrar los interrogantes que quedaron abiertos en El final del ave Fénix y en Las guerras de Elena. Nunca me planteé meterme en un proyecto tan ambicioso siendo mi primera novela, pero las cosas han surgido así y ahora debo terminarla, por mi bien y el de los lectores que esperan el final de la trilogía. Aunque para mí todo es el mismo proyecto.

Para el siguiente ya tengo una idea, pero la documentación me va a llevar tiempo.

Anuncios

Publicado el junio 2, 2013 en Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio, Valencia y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Empezé leyendo Las guerras de Elena y, enganchada, leí despues El final del ave fenix. Ahora espero el final impaciente. Marta, ¿para cuándo? Estoy impaciente por leer el desenlace.

  2. Marta estoy impaciente por leer el tercer libro me considero una auténtica admiradora de esta apacionante novela .espero sea muy muy pero que muy pronto que este ala venta y Ojalá sea también para edición kindle gracias Marta

  3. Lo primero es lo primero: gracias, Marta por tener en proyecto la lectura de un libro mío. Dicho esto, a mí no me ha extrañado nada la reedición de tu libro, porque como lectora pasé con él horas inolvidables. Me refiero a El final del Ave Fénix. Después vino la segunda: Las guerras de Elena y ahí quedé atrapada en las vidas de estas mujeres a las que Marta ha sabido dotar de vida propia. Soy una de las impacientes que espera el cierre de la trilogía, aunque sé que me dará pena que se termine porque ya forman parte de mi universo mental.

  1. Pingback: Juan Luis Ortiz Hidalgo visualiza su primera novela en la gran pantalla |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: