Jesús Serna Quijada publica su primer libro de relatos, ‘Girasoles en Venecia’

El libro verdaderamente lo escribe el lector cuando lo lee. El autor albaterense crea un mosaico de voces que se superponen y se contradicen

Jesús Serna Quijada, autor de 'Girasoles en Venecia'

Jesús Serna Quijada, autor de ‘Girasoles en Venecia’

Sigue al autor en su Web, Facebook y Twitter

Por: Alberto Berenguer @tukoberenguer  y Tania J. Baeza @undiamasconvida

Comenzó  su carrera literaria publicando una colección de poemas A boca de verso en 2005. ¿Qué nos puede contar de esta obra?
En 2005 se estrenó Paisajes de mujer, el cortometraje que ponía punto y final a mis años en la escuela de cine TAI. A boca de verso contiene algunos poemas que escribí durante esta etapa en Madrid. Lo editamos en forma de libreto y lo regalamos junto al DVD de Paisajes. La idea me pareció genial entonces. Hoy busco los ejemplares para quemarlos. En realidad, nunca haría eso porque guarda mi memoria de aquellos años postadolescentes, pero sí considero que es una obra inmadura, con intenciones pero sin forma. Salvaría “Infante Quijada” y algunos versos de “Paz” y de “De diluvios y ranas”.

Su segundo poemario

Su segundo poemario

Transcurren 7 años para encontrar un nuevo poemario suyo, Carcoma este olivo (2012). ¿Se inclina habitualmente por la maduración de sus obras?
Sí. Tras terminar A boca de verso anduve buscando una voz que literalmente soñé la Nochevieja de 2008: “no te olvidarás de morir / al cerrar el libro”. No creo en los sueños, quiero decir, raramente recuerdo mis sueños, pero el germen de Carcoma este olivo se esconde en un sueño. No creo en los sueños porque suelo escribir y, sobre todo, reescribir en la vigilia. Hablo de sueños como sinónimo de inspiración, pero me inclino por la maduración. Y por la perspectiva que te ofrece el tiempo para mirar tu obra con unos ojos que siguen siendo tuyos pero que han cambiado de mirada.

Sin embargo, este año ha dado el salto al relato, ¿qué le impulsó a tomar esta decisión?
Supongo que la necesidad de contar historias, sobre todo eso. Aunque considero que los géneros confluyen e inevitablemente se complementan. En ese sentido, Girasoles en Venecia, en relación a Carcoma este olivo, tal vez solo suponga un cambio de formato para acentuar la importancia de la historia, poco más.

Portada definitiva, publicado por la Editorial Círculo Rojo

Portada definitiva, publicada por la Editorial Círculo Rojo

Dicho salto ha implicado el no abandono de la poesía, puesto que Girasoles en Venecia es un libro absolutamente poético en un formato de prosa. ¿Qué le llevó a romper esos cánones clásicos establecidos desde décadas?
Con las Vanguardias Históricas el arte estalló, los cánones clásicos se hicieron añicos. Picasso, Breton. No creo que Girasoles en Venecia aporte nada nuevo en este sentido. Tal vez romper los cánones, entrado el siglo XXI, sea ya otra forma de clasicismo. En cualquier caso, me siento cómodo escribiendo collages.

En Internet hablan de una obra poliédrica, fragmentaria, asimétrica y verosímil. Pero, ¿cómo definiría usted Girasoles en Venecia (2013)?
Para mí, Girasoles en Venecia es un mosaico de voces que se superponen y se contradicen, un caleidoscopio a través del cual podemos asomarnos a una realidad, rota pero en la que todavía hay lugar para el juego o la risa. Girasoles en Venecia es una obra íntima en la que cada relato es una pieza, una tesela, un pétalo que completa el puzle, el mosaico, el girasol. ¿Verosímil? Sí, como los espejos del Callejón del Gato.

Para aquellos que no hayan leído Girasoles en Venecia, ¿qué podrán encontrar en cada lectura?
No sé si estoy capacitado, como autor, para responder a esta pregunta. En cualquier caso, encontrarán las mismas letras dispuestas exactamente en el mismo orden que en la lectura anterior. No sé si algo más. Me gustaría pensar que sí, pero no quiero pecar de vanidoso. ¿Qué? ¡Bienvenidos al laberinto!

Su primera opción fue la autoedición. Ésta fue su portada.

Su primera opción fue la autoedición. Ésta fue su portada.

Una vez que puso punto final a los relatos comenzó, lo que muchos escritores primerizos califican de momento más duro de la creación de un libro, la búsqueda de la editorial. ¿Cómo lo afrontó usted?
Optamos directamente por el plan b: autopublicarlo. Mari Carmen hizo las correcciones y la edición del texto, un amigo de la infancia diseñó las tapas y una imprenta lo imprimió, encoló y cosió. Fue una tirada cortita, hecha con mimo. La vendimos en bares y en fiestas de casas de amigos, hasta recuperar la inversión. Luego hablamos con Círculo Rojo.

Finalmente su libro fue publicado por la Editorial Circulo Rojo. Visto el resultado, ¿está satisfecho?
Sí, pero tuvimos dudas. Habíamos dedicado muchas tardes a nuestra edición de Girasoles en Venecia y me mostraba reticente a los cambios. De hecho, tuvimos discrepancias con la editorial. Sobrevivimos y el resultado final me parece excelente.

Otro punto importante, una vez acabado el libro, es la presentación por distintas ciudades y la promoción de la obra en diferentes espacios.  Usted ha estado en la Feria del Libro de Santa Pola, en el Centro Cultural Ágora de A Coruña, en la Fnac de Alicante, en Murcia o Leganés, entre otras. ¿Qué destacaría personalmente de estos eventos literarios?
No soy más que otro desconocido que ha ordenado cuatro palabras sobre un papel. Por eso, me sorprende llegar a A Coruña o Leganés y encontrar a quince, veinte, treinta personas dispuestas a escucharme. Me sorprende y lo agradezco. Porque, al fin y al cabo, el libro verdaderamente lo escribe el lector cuando lo lee.

¿Podría adelantarnos nuevas citas de su agenda literaria?
El próximo jueves cinco de diciembre presentamos Girasoles en Venecia en el Centro Sociocultural Reina Sofía de Albatera, cerrando una gira que comenzó a principios de 2013 también en Albatera, en Café Trivial. Luego Altea, Valencia… ¿Venecia?

Presentación de 'Girasoles en Venecia' en el TNT Blues de Cox

Presentación de ‘Girasoles en Venecia’ en el TNT Blues de Cox

Y siendo de Albatera, municipio alicantino, ¿encuentra dificultades de presentar su obra en la comarca de la Vega Baja? ¿Cree qué no hay mucha implicación con la Literatura, exceptuando la simbiosis Orihuela-Miguel Hernández?
Prefiero ser optimista: todavía no hemos llegado a Fahrenheit 451, donde los bomberos quemaban los libros. Creo que sí hay implicación por la Literatura (y por la Cultura), Miguel Hernández aparte. ¿Podría haber más? Desde luego. Pero se organizan cuenta cuentos, presentaciones, certámenes literarios, etc. Nosotros hemos presentado en cafés de la Vega Baja, ahora presentaremos en un centro cultural. Esta revista virtual es una muestra evidente de que la Literatura sigue viva también en la Vega Baja y el Bajo Vinalopó.

Pasamos a hablar de usted. También imparte clases de teatro a niños y ancianos, y compagina su actividad creativa con colaboraciones en diversos proyectos cinematográficos. ¿Continúa en estos momentos colaborando en algún cortometraje?
Sí, aunque no tanto como me gustaría. A finales de diciembre, por ejemplo, estrenamos un cortometraje. Y tenemos un documental listo para sonorizar. Seguro que salen nuevos proyectos el próximo año.

Y una curiosidad. ¿Sus alumnos están al tanto de su carrera literaria? Y, de ser así, ¿se muestran interesado por su trabajo?
No todos. No todos están al tanto, quiero decir. En clase solemos hablar de cine, teatro, literatura, etc. Alguna vez hemos hablado de Girasoles en Venecia también, porque ha surgido o han preguntado. Pero considero que debo presentarle aquellos autores y obras que verdaderamente son imprescindibles.

 

Seguimos hablando de su trabajo, pero ahora en futuro. ¿Puede adelantarnos algo de los proyectos literarios que lleve entre manos?
Estoy afilando unos relatos para Caleidoscopio, otro mosaico. Y armando el marco de una nivola, que diría Unamuno. Pero sin prisas. Cuando no vives de la literatura, puedes recrearte.

Y, para cerrar la entrevista, le haremos la pregunta obligada de nuestro blog. Y, como usted está involucrado en la educación, pedimos que tenga en mente a los jóvenes cuando la responda. ¿Qué libro recomendaría como lectura obligada?
Un clásico, Estudio en escarlata de Arthur Conan Doyle. Y toda la saga de Sherlock Holmes.

Anuncios

Publicado el diciembre 5, 2013 en Alicante, Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: