Reseña: “Ortorrisas” de Pilar Lucea

Un excelente recurso literario-educativo para niños y no tan niños

Por: Alberto Berenguer     Twitter: @tukoberenguer

cubierta_LOS JUEGOS DE LA VIDADesde que recibí Ortorrisas, gracias a Ediciones Dauro, ha pasado por varias manos familiares y amigables, y la opinión ha sido muy recurrente: original. Y no puedo estar más de acuerdo. Es un libro que destaca por su originalidad tanto en la temática, las rimas, los títulos de los cuentos como las ilustraciones creadas.

A lo largo de las ciento trece páginas, el lector encontrará ochenta cuentos poéticos con los que aprenderá y se divertirá con las rimas y ocurrencias de la escritora Pilar Lucea. Unos cuentos poéticos que están dedicados a la lengua, a la ortografía y a la gramática, para cambiar la concepción de muchos jóvenes que las consideran aburridas. Un libro para exprimirlo lentamente y que puede ser muy útil para complementar, a la vez, las explicaciones del docente en la materia de Lengua y Literatura. Estoy seguro que si los docentes fuesen conocedores de Ortorrisas, sería incluida como lectura obligada en las aulas, y por particulares como lectura indispensable de su estantería. Además, no es un libro que sea dirigido solamente para el público infantil y juvenil, ya que los adultos pueden afianzar reglas y eliminar ciertas dudas gramaticales u ortográficas, que en muchos casos las hay. Incluso, para gente extranjera que esté aprendiendo español.

Poco a poco, vas leyendo los cuentos y vas asimilando por repetición y al sonido del verso, las reglas ortográficas y la gramática más compleja de nuestra lengua como la güe, güi; la acentuación o el uso de “b” o “v”. Además de ser una lectura bella, educativa y muy ligera, Pilar Lucea consigue sacar la sonrisa del lector de manera constante. El mensaje es muy claro: aprender lengua de forma divertida.

Para mostraros la calidad de los cuentos de la autora turolense compartiré uno de ellos que me gustó mucho:

Erre que erre con la erre,

lo que cuesta aprender

cuando va una o más de una.

La erre solo es suave

si es una y va entre vocales,

como cara, pera o admirable.

Si son dos ya  suena fuerte,

como carro, verruga o erre.

Y sigue siendo fuerte

si tiene al lado una consonante,

como almendra o alarmante,

como cierto o ciertamente.

Lo mismo sucederá

si la erre está al empezar,

como rata o rastrear,

o al final, como callar,

soñar, amar o acabar.

Y erre que erre,

sigamos practicando con la erre,

porque además hay que recordarte

que también es un dígrafo la doble erre (RR).

Ortorrisas es un libro que debe comenzar a estar presente en eventos de fomento a la lectura o cuentacuentos promovidos por las Bibliotecas Públicas Municipales. Los niños y sus acompañantes realmente disfrutarán.

Anuncios

Publicado el marzo 20, 2014 en Inicio, Reseñas, Reseñas DLO. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: