Reseña: ‘Yo soy Malala’, de Malala Yousafzai

Ziuaddin Yousafzai, el padre de Malala, figura esencial en la vida de la joven pastún y férreo defensor de la educación

Malala Yousafzai. Fuente: Glamour.com

Malala Yousafzai. Fuente: Glamour.com

Por: Alberto Berenguer     Twitter: @tukoberenguer

De vez en cuando saco tiempo para ponerme con esas historias que deseo leer por iniciativa propia. Y precisamente, Yo soy Malala, es un libro que desde hace un año tenía pendiente tomar como préstamo de la Biblioteca Pública Municipal de Almoradí. Millones de personas conocen a esta gran joven del valle de Swat en Pakistán como la niña que usó la educación para desafiar a los talibanes, pues pese a ser sólo una adolescente se ha convertido en un icono mundial de la libertad, de la igualdad de la mujer y, en definitiva, de la educación. Incluso, ya es la galardonada más joven del Premio Nobel de la Paz.

Portada de la biografía

Portada de la biografía

Malala, una adolescente pastún llena de vitalidad, coherencia y capacidad reflexiva, es una gran defensora de que las niñas tengan el mismo derecho a ir a la escuela que los niños. En luchar por sus derechos con el papel y el lápiz en mano, y dejar las armas a un lado. Todo ello a consecuencia de que en su Pakistán natal, le arrebataron ese derecho cuando los talibanes tomaron el control del valle de Swat, sumergiendo al país en un enorme caos.

Una biografía que ha conseguido como pocas emocionarme por la sensibilidad en cada una de las palabras de Malala, por las descripciones de su hermoso valle, por la desgarradora historia narrada con el más absoluto respeto, y por darme motivos para seguir creyendo en el ser humano. Sin duda, admiro su enorme coraje y tenacidad. La experiencia en primera persona de Malala Yousafzai, su vida desde que era bebé hasta su intervención en las Naciones Unidas en Nueva York, es lo que más me ha enganchado del libro. Pero también creo que Malala debería haber tenido mucha más presencia en esta biografía, ya que el lector encontrará continuamente una mezcla de la historia pakistaní, la política y la experiencia personal que a veces deshilvana el hilo de la historia y sobre todo la atención del lector. Digamos que en mi opinión ese sería el aspecto menos positivo del libro al entorpecer en ocasiones la agilidad de la historia.

Hablar de Malala sin nombrar a su padre, Ziuaddin Yousafzai, es una gran desconsideración teniendo en cuenta que su figura es fundamental en la vida de la joven siendo un férreo defensor de la educación, fundando escuelas en los lugares más necesitados de Pakistán con la mera intención de facilitar la educación a todos los niños. Con su actitud, comportarse como un verdadero padre apoyando a su hija en sus pensamientos y nunca poniendo trabas a sus derechos, consigue brillar como el verdadero protagonista de esta historia. Admiro su tesón, elegancia y maestría. Y como no, la madre de Malala: Toorpekai Yousafzai. Porque Malala, posiblemente hubiese quedado en el anonimato a nivel mundial, sin la existencia de dos figuras esenciales: Ziuaddin Yousafzai y Toorpekai Yousafzai.

Un libro que debería ser de lectura recomendada en las aulas, para que cada adolescente se diese cuenta de la importancia de la educación, algo que en ocasiones no se valora como se debería.

Anuncios

Publicado el enero 26, 2015 en Inicio, Reseñas, Reseñas DLO y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: