Reseña: ‘La Profecía de Gaia’, de Isabel de Navasqües

Un libro poco convencional y comercial, pero cargado de grandes valores

Por: Alberto Berenguer             Twitter: @tukoberenguer

La Profecía de Gaia

Portada de la novela

Isabel de Navasqües crea una historia ficticia a partir de la realidad que acontece en nuestro planeta. Es de todos sabido que el planeta Tierra está sufriendo numerosos cambios por la acción humana: cambio climático, contaminación, deshielo de la Antártida… Bajo esta premisa, y sobre todo con el aspecto del aumento del nivel del mar como consecuencia del deshielo, muchos científicos vaticinan que incluso países como Japón desaparecerán bajo el agua o que los Juegos Olímpicos –celebrados por última vez en Río de Janeiro– no podrían llegar a celebrarse debido a que el agua sobrepasaría la zona terrestre.

Así pues, la autora madrileña ha creado un mundo imaginario en el que el planeta Tierra –llamado Terra en la novela– se convierte en el planeta Aqua al verse invadido por esta sustancia incolora. Es entonces cuando todos los seres vivos que habitan en el planeta –incluidos seres humanos– se ven obligados a adaptarse a esta nueva situación, siendo precisamente los humanos los que mayor dificultad tienen en adaptarse, negándose a que este suceso sea irreversible.

Como defensor acérrimo que soy de la Naturaleza, aplaudo la valentía de Isabel de Navasqües al escribir un libro de esta temática –tan poco convencional y comercial– pero cargada de grandes valores, pues La Profecía de Gaia supone una crítica al consumismo, a la falta de respeto del ser humano con el entorno y de las consecuencias que de ello se están derivando y que lamentablemente estamos viendo en los últimos tiempos –el aumento de los desastres naturales es un claro índice de ello–. Tanto es así que en la novela es la propia Terra quien se autogenera, quien intenta paliar los problemas que el ser humano le ocasiona purificándose a través del agua.

No sé si será por el tema o no, pero el caso es que la lectura de La Profecía de Gaia me resultó bastante atractiva e interesante desde el inicio, invitando al lector a continuar leyendo una historia más que original, novedosa y –porqué no decirlo– intrigante.

Intrigante porque la historia se desarrolla en diferentes lugares. Por un lado, está uno de los personajes principales Árbol Maravillas y Cian Blanca. Por otro lado, está la familia Los Escalofrío, quienes se resisten a vivir en la superficie terrestre y emigran hasta una zona de hielo de la Antártida. Por último, está la pequeña niña Ezta, alumna del sabio profesor Druido Santórum.

El núcleo de la historia transcurre en estos tres escenarios. La autora madrileña ha querido dar un mayor dinamismo a la historia yendo de escenario a escenario. Sin embargo, esta idea la consigue en parte, pues los capítulos no se caracterizan precisamente por la intensidad de sucesos. Es por ello que hasta que no alcanzamos la mitad del libro –que es cuando se van interrelacionando realmente los tres enclaves– no percibimos una historia potencial, sino que más bien parece ser lineal.

kiso_coverfb

Banner promocional de la novela

En cuanto al final del libro, he de decir que me ha resultado un tanto precipitado, especialmente después del amplio y detallado desarrollo de la historia. Quizás sea debido a la continuación de la historia con una segunda novela, pero el epílogo final no consigue el objetivo planteado por la autora, pues no me deja con esa sensación de querer seguir conociendo Las Fabulosas Aventuras de Kiso Maravillas –como la autora ha nombrado a la saga–.

No obstante, entiendo que su profesora dijera a Isabel de Navasqües que tenía el don de la escritura pues la verdad es que el estilo literario de esta joven escritora es muy personal y directo. Destacaría que –siendo una historia compleja con nombres de personajes también complejos– consiga que la lectura sea sencilla y asequible para un público adolescente e incluso juvenil. Además, es una historia cargada de mensajes y valores presentes en cada rincón de sus páginas. Es por ello que se nota que la historia en sí está muy bien pensada y trabajada. Y siendo su primera novela sorprende que haya tenido el coraje de escribir un libro con esta temática tan poco comercial pero tan interesante para los lectores.

Me ha gustado especialmente que Isabel de Navasqües no se haya centrado en un único personaje. La historia tiene una gran cantidad de personajes y todos ellos, además de tener cabida en la historia, tienen una gran importancia. El lector conseguirá conocerlos a todos, conectando con cada uno de ellos. Para mí este ha sido uno de los puntos más fuertes de la novela, porque la autora ha conseguido que incluso los personajes secundarios simpaticen con el lector durante las 326 páginas que componen La Profecía de Gaia.

Personalmente, el personaje con el que más he conectado ha sido Árbol Maravillas. Creo que reúne muchos de los valores con los que me siento identificado y ante todo ama la naturaleza, su propio planeta y la vida.

Por contra, la vieja Tartaruga ha sido el personaje que menos me ha gustado, pese a que en ocasiones me ha resultado hasta graciosa. La escritora alarga concienzudamente todas las palabras dentro de los diálogos –porque supuestamente es tartamuda– pero es algo que he visto innecesario al dificultar en ocasiones la comprensión del diálogo.

En suma, recomendaría La Profecía de Gaia por todos los mensajes y valores que quiere transmitir la autora con esta historia, por atreverse a lanzar una historia tan poco comercial al mercado y por dar el lugar que le corresponde a cada uno de los personajes. Una historia que hará reflexionar al lector por el daño que el ser humano está causando –cada vez en mayor medida– al planeta Tierra. Déjate maravillar por Kiso Maravillas. Porque La Profecía de Gaia es de esas novelas que deberían ser leídas o –al menos– conocidas.

Anuncios

Publicado el septiembre 27, 2016 en Inicio, Reseñas, Reseñas DLO y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: