Teoría e historia del hombre artificial, de Jesús Alonso.

portada_19704Teoría e historia del hombre artificial, repaso a la ciencia ficción a través de los siglos.

Metrópolis, de 1927, es considerada el inicio de la ciencia ficción cinematográfica. Pero, ¿de dónde bebe esta obra?

En este libro, el poeta/historiador Jesús Alonso Burgos inicia el repaso a este género novelesco desde sus más tempranos inicios, allá por los siglos XVII y XVIII con la idea de Descartes del “hombre máquina”.

Continuando por el Romanticismo y Mary Shelley (Frankenstein), más adelante Helbert George Wells (La isla del Doctor Moreau) o Karel Capek, padre del término “robot”.

Todo eso y mucho más es este brillantísimo ensayo, en el que se ofrece al lector, de la mano del cine, la filosofía, la literatura o la cultura popular, un emocionado y emocionante relato sobre el mito del hombre como creador de vida: del Gólem al cyborg, de la serie B a las obras maestras del género, de los relatos bíblicos a la clonación, tomando en todo momento como eje central las figuras del Dr. Frankenstein y su Criatura.

Como dice el propio autor en el prólogo: «A nuestro juicio, la figura del famoso doctor ginebrino resume a la perfección la historia del empeño demiúrgico que aquí queremos contar. Con él termina una larga tradición mítica, plena de hermosos relatos; y con él empieza, al tiempo, una no menos larga, aunque tal vez no tan hermosa realidad científica y epistemológica. Precisamente por ello en nuestra historia hablaremos tanto de los padres y abuelos del eminente doctor, como de sus hijos y nietos. Porque, como ocurre con todo el mundo, no se puede entender a Víctor Frankenstein sin saber quién es su familia, quiénes fueron sus maestros, etc. Los sabios también tienen biografía. También hablaremos de los amigos y los enemigos del Dr. Frankenstein, y de los amigos y enemigos de sus tíos y abuelos, de las guerras de sus antepasados, etc. Incluso nos referiremos un tanto marginalmente y como de pasada a gente que parece de la familia del Dr. Frankenstein –el rabino Löw, por ejemplo, o Pigmalión, o el pájaro caracará–, pero que, si nos fijamos bien, veremos que no lo son, que sólo lo parecen; pueden ser vecinos o socios del mismo club, pero no exactamente de su familia».

 

Anuncios

Publicado el junio 8, 2017 en amazon, ciencia ficción, ensayo, España, español, Inicio y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: