David Garriga: “Mucha gente sigue confundiendo islam con terrorismo”

El Presidente de la Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global habla sobre su libro Yihad: ¿qué es?, la nueva revista “Al-Ghuraba” con una contra-narrativa de DAESH y AL-QAEDA, el terrorismo y la necesidad de invertir en la formación y pedagogía entre los jóvenes

Por: Alberto Berenguer       Twitter: @tukoberenguer

15542137_10154000549447382_4476230424902978533_n

David Garriga, criminólogo y analista en terrorismo de etiología jihadista

Es autor del libro Yihad: ¿qué es?, una guía para lectores inquietos por una de las mayores amenazas del siglo XXI: el terrorismo. El término ‘Yihad mayor’ aparece muchas veces en El Corán con el significado de esfuerzo individual o colectivo para ser cada día mejor persona y mejor musulmán. ¿Cree que el concepto de ‘Yihad’ ha sido manipulado por los terroristas y en consecuencia por los medios de comunicación?
La palabra yihad apareció aquí en occidente no hace mucho tiempo y relacionada con el terrorismo islámico. Varias han sido las definiciones, interpretaciones y descripciones del concepto pero quizás dos han sido las más extendidas. Por un lado el concepto erróneo de “guerra santa” y por otro lado, una más adecuada pero que los terroristas omiten, que es el de yihad como “esfuerzo”.

Estos terroristas no solo manipulan el concepto de yihad a su conveniencia sino que otros como sharía, umma o califato por ejemplo, también son usados a su propio interés y conveniencia.

¿Entiende que muchas personas, especialmente musulmanes, puedan sentirse ofendidos con la utilización del término ‘yihadismo’?
Completamente. Nadie y menos un grupo terrorista puede secuestrar palabras y hacérselas suyas y menos toda una religión. Vincular terrorismo a yihad, entre otros muchos conceptos, es una maniobra muy inteligente que les ha facilitado que mucha gente todavía a día de hoy confunda terrorismo con islam.

Y ya que hablamos de ofensas, hubo una queja prolongada por la publicación en el diccionario de la RAE en su 23ª edición donde fijaba la palabra ‘Yihad’ como «Guerra Santa de los musulmanes» y en género femenino. ¿Cree que esta definición, para muchos errónea, ha influido negativamente en la sociedad española?
Negativamente no sé, pero seguro que no ha ayudado. El concepto guerra santa no es un concepto que se encuentre ni en el Corán ni en la Sunna y es desconocida en los tratados de jurisprudencia islámica, más bien es una expresión propia de la traducción católica y tiene su origen en las cruzadas.

En cuanto al género entiendo que si la mayoría de veces en las que se usa es “esfuerzo” y este es masculino, a la hora de hablar de yihad tendría que ser masculino, “el yihad”.

¿Y qué significa la verdadera Yihad?
En la mayoría de veces que la palabra yihad aparece en el Corán hace referencia a esfuerzo, dividiendo este yihad en dos, el yihad mayor o gran yihad (esfuerzo por lograr una vida espiritual perfecta y armónica) y el yihad menor o pequeña yihad (llevar a cabo una actividad cuyo objetivo sea la expansión del islam). También lo podemos encontrar refiriéndose a “guerra defensiva”, nunca ofensiva. Si es ofensiva no usamos el término “yihad”. Para que sea considerada yihad como guerra tiene que cumplir unos preceptos, no todo vale, como por ejemplo, está prohibido matar a no combatientes, también a niños y mujeres, prohibido torturar y mutilar a los enemigos, destruir edificios…

En su libro responde con el máximo rigor sobre el papel de Internet y las redes sociales en el proceso de reclutamiento y radicalización de nuevos terroristas. ¿Cree que siguen existiendo carencias de la normativa actual sobre ciberseguridad a nivel europeo?
Los diferentes grupos terroristas de etiología yihadista, sobre todo DAESH,  han logrado ser punteros en el área on line y la difusión de contenidos por las redes sociales. El uso de las nuevas tecnologías, aunque contradictorio con el discurso de estos grupos terroristas que apuestan por la visión más salafista y radical del islam con el regreso a los inicios de esta religión, es fundamental para su discurso y llamamiento de los jóvenes a su yihad. Internet forma parte de vía de comunicación, sus mensajes, vídeos, manuales, etc… están continuamente con nosotros a través de las redes sociales.

Dieciséis años después, aún seguimos teniendo a estos terroristas por delante. Sus nuevas tecnologías, su radicalización exprés y sus formas de atentar cambiantes hacen que sea un problema para nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad y servicios de inteligencia actuar de manera preventiva neutralizar a estos asesinos. El trabajo en equipo con los diferentes estamentos sociales es el secreto para poder no solo detectar, detener al terrorista y evitar el atentado sino poder ir un paso por delante y prevenir su radicalización y la de los demás.

Estas características como la deslocalización, tras-nacionalidad, neutralidad y descentralización que ofrecen estas nuevas tecnologías del ciberespacio dificultan que los diferentes Estados puedan dar con estos grupos terroristas para su detección y seguimiento.

Con los atentados de etiología yihadista y los diferentes movimientos de jóvenes hacia los países bajo el control de DAESH o Al Qaeda se ha visto la necesidad de regular y adaptar las leyes de los diferentes países occidentales para poder tratar con más seguridad el tema del terrorismo. En España tras la nueva reforma del Código Penal el legislador ha incorporado nuevas formas para controlar este tipo de terrorismo consistentes en dos principales figuras jurídicas, por un lado la capacitación (incluyendo la auto capacitación) para cometer actos terroristas, se introducen los delitos informáticos cuando sean con finalidades terroristas, se prevé como delito de terrorismo el adoctrinamiento, etc…  y por otro la de desplazarse a donde se puedan desarrollar esas acciones y servir los intereses de estas organizaciones.

¿Y piensa como muchos ciudadanos que la comunidad internacional debería aplicar nuevas medidas para luchar contra el terrorismo? ¿La pedagogía y la prevención a pie de calle serían un primer paso muy importante?
Es importarte invertir en conciencia de seguridad en la sociedad, en formación en los ‘mass media’ para no potenciar la ideología terrorista, porque en el fondo, el mayor peligro para nuestra sociedad es que estos asesinos puedan asentar su ideología entre nosotros.

La notoriedad de estos ataques terroristas en los últimos años, impulsados la mayoría de ellos por ideologías extremistas islámicas añadido a una falta de definición clara de terrorismo, no sólo ha provocado el surgimiento de un rechazo social anti musulmán generalizado, sino que también ha restringido la comprensión pública del término.

Su libro Yihad: ¿qué es? obtuvo el respaldo del ICEC (Institut Català de les Empreses Culturals). ¿Qué supuso para usted este apoyo?
Fue una excelente noticia. Que desde instituciones de este tipo apoyaran una obra con esta temática es importante. Desde diferentes espacios educativos y sociales los inputs han sido buenos, la gente ha reaccionado positivamente a la obra y eso es de agradecer cuando el objetivo del libro era poder aportar unos conocimientos muy básicos, pero necesarios, sobre un problema que ha venido para quedarse durante un tiempo.

20953248_10154704030487382_111269641280976663_n

Portada del libro ‘Yihad: ¿qué es?’

¿Cómo ha sido su relación con la editorial independiente Comanegra? ¿La recomendaría a otros autores?
Comanegra es una editorial familiar, muy comprometida con temas sociales y sumamente  valiente al implicarse en un proyecto de este tipo.  Desde entonces siempre ha estado detrás preocupándose e intentando aportar temas beneficiosos e interesantes para la sociedad. La recomendaría sin lugar a dudas.

¿Qué quiere conseguir en el lector con la publicación de su libro?
Cuando se pensó que sacar el libro se buscaba aportar una guía muy básica y lo más sencilla posible para entender de qué trataba este nuevo terrorismo, que aunque ya llevaba años con Al Qaeda, parece que no es hasta el 2014 con DAESH que comenzamos a tener conciencia que los terroristas no están solo en Siria e Iraq sino que también están entre nosotros. Pero el objetivo principal era poder diferenciar entre islam y los musulmanes de terrorismo y terroristas.

21192996_10154732060947382_4003646480502359377_n

Revista mensual

En septiembre de 2017 nacerá “Al-Ghuraba” la revista de CISEG (Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global) que revolucionará la contra-narrativa de DAESH y AL-QAEDA. Como presidente de dicha comunidad, ¿cómo afronta este nuevo proyecto?
En primer lugar creíamos importante aportar un contra discurso frente al continuo bombardero de narrativa DAESH que nos llega a diario y por diferentes medios, por lo que desde nuestro primer número hemos querido que la revista, fácil de leer y con temas de actualidad fuera sobre todo abierta a todos y pública. Lo mejor de una contranarrativa es la que pueda llegar a todo el mundo y no solo a un colectivo en concreto.

En segundo lugar la participación de analistas valientes y profesionales que están dando la cara para contra atacar el discurso de estos grupos terroristas y así ayudar en la prevención evitando que personas se sientan atraídas por este discurso engañoso de DAESH, o al menos tengan herramientas para contrastar información. Prevención pieza clave frente a este terrorismo que cada vez convence a más jóvenes.

¿Cree que las organizaciones terroristas como DAESH y AL-QAEDA se mueven únicamente por la religión?
Creo que por la religión es por lo último que se mueven estos terroristas. El problema es cuando convertimos la religión en ideología.

En su primer número publicaréis en exclusiva la entrevista a dos hermanos que estuvieron a punto de ser reclutados para ser combatientes en Siria. ¿Qué destacaría de este encuentro con los dos jóvenes?
Al ser una revista de contra-narrativa nos pareció una gran oportunidad trasladar al público la entrevista de dos jóvenes que fueron captados por esta maquinaria de DAESH. El hecho de que puedan explicar cómo se produce el primer contacto, dónde, que les dicen para convencerlos y como es el circuito de mentiras y técnicas para apartar a estas víctimas de sus seres queridos y amigos estábamos convencidos que ayudaría mucho a otros jóvenes y sus familiares a poder detectar signos parecidos y evitar que el proceso de radicalización llegue a su final, detectándolo y parándolo a tiempo.

¿Podríamos hablar de un perfil común de los jóvenes radicalizados?
No podemos hablar de un perfil concreto de yihadista, pero sí que aparecen algunos rasgos que se repiten en los candidatos a ser radicalizados ya que no todas las personas sirven para inculcarles el discurso radical de los terroristas de etiología yihadista.

En primer lugar buscan personas cada vez más jóvenes, con una búsqueda de identidad, de sentido a su vida, esta falta de identidad que se suele consolidar en la adolescencia hace que cuanto menor sea el joven a radicalizar más vulnerable.

Por otro lado que haya signos de frustración. Este estado surge cuando una persona no logra alcanzar determinados objetivos y no tiene herramientas suficientes para gestionar ese fracaso. Esto hace que haya incremento de la agresividad y la violencia. Situaciones que pueden propiciar esta frustración pueden ser el sometimiento, la pobreza, la exclusión social….

Finalmente otra característica presente en los candidatos a reclutar es la búsqueda de un reconocimiento fácil y rápido. Ser protagonistas, famosos con el mínimo esfuerzo. (Características descritas en los manuales de adoctrinamiento)

Junto a estas tres características en el perfil de los candidatos encontramos también trastornos de personalidad antisocial (diagnosticado o no), narcicismo, violencia, poco control de la agresividad, poco costumbre a la planificación o disciplina…

Que motivos pueden llevar a un joven a entrar en estos grupos:

  • Crisis de identidad
  • Necesidad de pertenencia a un grupo, ya sea por protección, búsqueda de identidad, seguridad…
  • Deseo de desafiar a la autoridad

La captación suele ser a través de dos vías muchas veces simultáneas por lo que hace más difícil de realizar un seguimiento completo, una es a través de las redes sociales y la segunda a nivel personal. Esta vía es la más usada para el adoctrinamiento de los candidatos. Por ejemplo en algunos de los perfiles de los jóvenes de Barcelona el perfil en redes sociales era bajo en cuanto a radicalismo pero su adoctrinamiento estaba fuera de la red.

Las fases según están descritas son: Identificación (se busca a la persona vulnerable y candidata), captación (se accede a esta persona), adoctrinamiento (manipulación psicológica) y radicalización violenta (paso a la acción)

Una vez estas personas son adoctrinadas suelen entrar en  unas distorsiones cognitivas muy parecidas a las que sufren los integrantes de sectas. Entre las principales: Pensamiento polarizado (todo o nada), Sobre-generalización, Culpabilidad (culpable es occidente de todo lo que pasa), Abstracción selectiva etc…

No ha sido fácil terminar de preparar esta entrevista tras los atentados de Barcelona y Cambrils. La experta en terrorismo salafista Rukmini Callimachi publicó a través de su cuenta de Twitter que las ciudades tarragonenses de Cambrils y Salou tuvieron un rol importante en los atentados del 11-S, ya que Mohammed Atta, terrorista del primer avión estrellado en el World Trace Center tuvo encuentros con un al-Qaeda en dichas ciudades. En su opinión, ¿por qué cree que en Cataluña se hospeda la mayor cuna del radicalismo en España?
Varios pueden ser los motivos, quizá el más relevante sería el elevado porcentaje de la doctrina salafista en Cataluña. El salafismo, aunque radical, en sí no es terrorismo aunque su ideologia sí sirve de alimento doctrinal para el yihadismo.

¿Piensa que aumentará la islamofobia, para algunos inexistente, en nuestro país?
Dependerá de las políticas que se apliquen en nuestro país hacía los extremismos y la formación que pueda recibir la sociedad sobre este terrorismo de DAESH. No podemos caer en la trampa del discurso dicotómico que nos quieren imponer estos terroristas.

¿Por qué muchos españoles, la gran mayoría cristianos, tienen la necesidad de que la comunidad musulmana condenen los atentados mientras que no nos autoexigimos lo mismo en sucesos terribles como los de Charlottesville y la supremacía blanca?
Porque muchos siguen confundiendo islam con terrorismo. La formación es imprescindible y no la hay sobre el islam.

¿Con qué palabras le gustaría cerrar la entrevista?
Es importante invertir más en prevención para evitar que los jóvenes encuentren atractivo el discurso de estos terroristas. Entre lo más urgente, una contra-narrativa a su discurso que sea efectiva y una formación a la sociedad de qué ver y dónde avisar en caso de sospecha frente a un radicalismo de estas características. Al mismo tiempo fundamental el trabajo de un equipo multidisciplinar para poder actuar desde todos los frentes posibles y ofrecer una buena prevención contra la captación y adoctrinamiento de estos jóvenes objetivo del grupo terrorista.

Anuncios

Publicado el septiembre 12, 2017 en Barcelona, Entrevistas, Inicio, Madrid y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: