Archivo de la categoría: Entrevistas

‘Pequeñas criaturas’ una novela policíaca ambientada en España

Escrita a 4 manos por Noemí Calabuig y Manuel Navarro seguro que te hará pasar un rato entretenido tratando de resolver todos los interrogantes del caso

portadaEmpezaremos yendo al grano. ¿De qué trata Pequeñas criaturas?
Navarro: Pequeñas criaturas es un whodunit, es decir, una novela cuya trama gira en torno a la investigación de un crimen, a la búsqueda de un criminal. En este caso, de un asesino. Un hombre aparece muerto mirando al mar, en una tumbona. Hemos intentado, sin embargo, que tenga mucho más: tramas secundarias, algo de humor y aventuras, personajes extraños…

Noemí: Se presta especial atención a los motivos que los sospechosos tenían para asesinar a la víctima. Y, en concreto, para hacerlo delante de un grupo de personas sin que ellas se den cuenta de que ese hombre que descansa en una tumbona del jardín mirando hacia el mar, en realidad está muerto. El carácter de los personajes y las relaciones que existen entre ellos cuentan más de una historia e intensifican el interés por la trama.

Una cosa que destacamos es que su novela está ambientada en España. Algo reseñable ahora que muchos autores jóvenes españoles deciden ambientar todas sus historias fuera de aquí y con personajes muy anglosajones. ¿Por qué Granada?
Noemí: Creo que el ambiente en el que se desarrolla la historia es tan esencial como la psicología de los personajes y la trama. Es una de las cosas que más perdura después de leer una novela. Puede que muchas veces no te acuerdes de los detalles; a veces, incluso, hasta te cuesta recordar quién era el asesino y por qué lo hizo, pero a menudo lo que te deja una huella significativa en la memoria es la atmósfera. En Todo lo que sé sobre novela negra, P. D. James asegura que su fuente de inspiración suele ser un lugar. Pues bien, a nosotros nos pasa igual. Un verano pasamos las vacaciones en un hotel de Almuñécar y sentimos que ese era el lugar adecuado para ubicar uno de esos asesinatos de ficción que tanto nos interesaban. El Cortijo de la luna, pues así es como se llama el hotel, está en lo alto de una montaña y para acceder a él solo solo hay una carreterita muy estrecha, empinada y llena de curvas. En el jardín hay una piscina y unas cuantas sombrillas y tumbonas orientadas al mar y al precipicio. Lo curioso era que no había ninguna valla o muro para impedir que alguien pudiera tropezar y caer desde el jardín del hotel. Esa era la razón por la cual se desaconsejaba la estancia de niños pequeños. Enseguida supimos que aquel era el lugar ideal para una novela policíaca y que el propio cortijo sería un personaje del libro.

Navarro: Respetamos mucho, no obstante, la opción de ambientar la novela en lugares distantes. Sobre todo en este género. Recordemos que su fundador, E. A. Poe, no sitúa los Crímenes de la Rue Morgue en Boston, su ciudad, sino en París, un lugar lejano para un estadounidense del siglo XIX, con todas las connotaciones que son de sobra conocidas. Esto es así porque Poe no quiere construir una narración realista, sino fantástica e intelectual. Esta es la línea que nos gusta, pero hemos considerado que se puede seguir también en ámbitos geográficos cercanos. Ambas opciones pueden ser acertadas. Hay muchos ejemplos. Lee el resto de esta entrada

‘Desde la más estricta soledad’ es la propuesta poética de un joven

Omar Fonollosa nos habla de sus poemas y de los planes de promoción postcoronavirus

LIBRO¿Qué tipo de poesía encontramos en su poemario?
Bueno, aunque pueda resultar pretencioso por mi parte hablar de mi propio libro, yo creo que se trata de una poesía fresca, cotidiana, trato de explicar y de poetizar situaciones y experiencias que a todos y a todas nos ha tocado vivir o nos tocará vivir. Son poemas que hablan de desamor y de amor, también hay alguno de dedicado a personas especiales en mi vida, y uno que habla sobre la memoria histórica.

Para que los lectores lo sepan, ¿cómo definiría su estilo literario?
Mi estilo literario es muy muy libre, aunque utilizo los sonetos como entretenimiento literario, donde más cómodo me siento en en el verso libre. Pretendo renovar constantemente los recursos literarios, no me gusta usar las metáforas clásicas de la poesía, renuevo, reinvento.

Todos los escritores suelen tener referentes claros. ¿Nos puede hablar de los suyos?
Mi principal referente, mi modelo, mi matriz es Joaquín Sabina, no hay ni habrá nadie como él, maravilloso; sus amigos Benjamín Prado y Luis García Montero así como la novelista Almudena Grandes y el gran amigo de esta pandilla, Ángel González. También me fascina Cortázar y Benedetti, Pizarnick, Begoña Abad… Walt Withman y Emily Dickinson son espléndidos. La canción tiene mucha importancia para mí, el ínclito Javier Krahe y la única Rozalén también son de vital relevancia.

Llama la atención su juventud, 19 años. ¿Quién despertó su interés por la escritura en general y la poesía en particular?
Mi padre fue la primera persona que me descubrió las canciones de Sabina cuando yo tenía diez años, desde entonces empecé a escribir sonetos a modo de entretenimiento y para intentar asemejarme a él. Un par de años más tarde me lancé al verso sin libre sin abandonar, en ningún momento su gran influencia. En mi casa siempre se ha leído y siempre he encontrado en los libros un refugio del a veces hostil mundo. Lee el resto de esta entrada

‘La manera’ una novela distópica en la que un grupo de jóvenes luchan por su futuro

Hace un par de años entrevistamos a Serena Simón por la publicación de su ópera prima, Delirios y Desvelos. En este tiempo la joven de Cox (Vega Baja, Alicante) ha seguido escribiendo y ahora promociona La manera.

La maneraPara quienes no conozcan La manera, ¿qué nos puedes contar sobre tu novela?
Es una novela ‘atípica’ según me han comentado los primeros lectores. Reconozco que no sigue los moldes habituales de una novela, y eso lo noté sobre todo a la hora de buscar un género donde enmarcarla. Creo que es difícil ceñir la historia exclusivamente en un solo género. Además de los elementos de fantasía, yo diría que también tiene un componente reflexivo que es lo que la aleja de la fantasía mágica a la que estamos acostumbrados.

¿Puede explicarnos algo del mundo donde se desarrolla la historia? ¿Se ha inspirado en otros mundos literarios?
En general, la historia se desarrolla en el marco atemporal de una realidad distópica e imaginaria. En un conflicto bélico, un grupo de jóvenes quieren luchar por su futuro en mitad de ese mundo dividido en dos, a la vez que se enfrentan dos modos de vida: la libertad en rebeldía, y el orden a cambio de seguridad en un imperio. En cuanto al hecho de inspirarme, me he inspirado más en el mundo real que en otro literario. Viajé mucho en esa época de escritura de la novela y el contraste lógico entre la zona de donde procedes y una nueva y extraña a ti me sirvió de base para recrear dos mundos y civilizaciones distintas.

Respecto a los personajes, ¿qué podemos esperar del grupo de personajes de su obra?
He procurado perfilar muy bien la personalidad de cada personaje, puesto que es decisivo para desarrollar la acción cuando buscas una narración muy dinámica y en capítulos breves a modo de escena cinematográfica. Hay dos personalidades casi opuestas para invitar a la reflexión: una joven líder por un lado de personalidad rebelde y antisistema, pero fuerte y temperamental; y un joven líder, por otro lado, de carácter templado pero obediente y frágil. Hasta que al final ambos irán evolucionando según la acción. Lee el resto de esta entrada

‘Sentencia en Tormes’ es la novela histórica presentada por Miguel Rodríguez

La historia se desarrolla en la Salamanca del siglo XIX y con ilustres personajes

María Rodríguez

Fuente: Miguel Rodríguez

¿Cómo surgió Sentencia en el Tormes?
Sentencia en el Tormes nació como un reto personal. Siempre me ha gustado leer e imaginar historias, pero nunca me había sentado delante del teclado para desarrollar una trama, con sus personajes, sus giros, su intensidad narrativa… por lo que un día decidí que iba a escribir una novela para ver si realmente era capaz de hacerlo.

Para los seguidores de nuestro blog, ¿cómo resumiría la historia?
La historia gira en torno a la figura de Rodrigo, que es un joven lisiado al que una traición durante la guerra de la independencia le hizo perder todo lo que le importaba. Ahora malvive en la cripta de una iglesia de Salamanca, ciudad donde transcurre la trama, contando solamente con el apoyo del anciano párroco de la iglesia y de dos prostitutas de la ciudad. Todo su mundo cambia al conocer la llegada de un antiguo pintor de corte a Salamanca, renovando su sed de justicia ante su última oportunidad para redimirse. A lo largo de la historia personajes reales se entremezclan con los ficticios llevando a Rodrigo a la encrucijada de decidir si vale la pena arriesgarlo todo por su venganza o intentar olvidar los fantasmas del pasado.

¿Cómo se imagina a los lectores de Sentencia en el Tormes?
No tengo un prototipo fijo de lector de esta novela. Creo que cualquier persona puede disfrutar de ella, desde adolescentes a los que atraiga su aspecto más dinámico a personas adultas que quizá valoren más sus temas centrales —amor, odio, venganza, amistad—, típicos de una novela de aventuras. Es una historia que puede enganchar a cualquiera.

¿Con qué sensación le gustaría que quedaran esos lectores al acabar de leerla?
Espero que entiendan el viaje que hace Rodrigo según se desarrolla la historia, y comprendan el porqué de sus decisiones. Por ello la sensación debería de ser conclusiva, de satisfacción al leer las últimas frases de la novela.

La novela está ambientada en la Salamanca del s. XIX. ¿Siguió algún proceso documental para que nada chirriara en su historia?
Leer mucho, revisar planos, pasear la ciudad, tomar notas… Al ser salmantino jugaba con ventaja, y además en casa disponía de una gran cantidad de libros que me permitieron hacerme a la época con solidez.

En Sentencia en el Tormes aparecen personajes reales, ¿son recursos para dar cierto rigor histórico o tienen un papel relevante en el desarrollo de la obra?
Los hay protagonistas y los hay que forman parte del telón de fondo de la novela, que sirven para dar un toque de autenticidad a la narración y que creo que pueden ayudar a que el lector se meta más aún en la historia. No obstante hay varios personajes como Arthur Wellesley, el duque de Wellington, o el guerrillero Julián Sánchez “el Charro” que juegan papeles claves.

¿Tiene algún interés personal en esta época?
El interés principal fue que se trataba de una época en la que en Salamanca ocurrieron varias cosas interesantes, con la ocupación francesa, la batalla de los Arapiles, la participación de Julián Sánchez como guerrillero… Todo esto me sirvió para poder encontrar huecos en los que situar a los personajes ficticios y reales y encontrar hechos históricos que no se conoce a ciencia cierta cómo ocurrieron para aprovecharlos en mi novela. Lee el resto de esta entrada

Laura Sala nos presenta ‘Tara’, una historia de defectos.

La autora se reconoce en un estilo onírico e intimista, como el de su referente Tim Burton

carena

Fuente: Ediciones Carena

Para que el público tenga esta información de primera mano, ¿cuál es la sinopsis de Tara?Una historia de defectos. Un viaje que no termina. Unas cenizas que no encuentran reposo. Una pareja que se cuestiona. Una casa colgada en un acantilado. Unos personajes imperfectos. El abandono. Una huida al pasado. Un coger las riendas de la propia vida. Un no saber hacerlo. Una separación. El amor. Un lugar donde quedarse.

¿Qué es la vida sino una gran tara? ¿Cómo se enfrenta uno al miedo? ¿Y al perdón? ¿Cuánto queremos? ¿Cómo queremos? Estas son algunas de las preguntas que intenta responderse la protagonista de esta historia, en un viaje que la llevará a dejar a su pareja en una casa medio abandonada, repleta de taras, obligándola a cuestionar las suyas propias, las de su entorno y las de su relación. ¿Qué somos sino una suma de nuestras taras? Ellas nos forman y de ellas queremos desprendernos a cada momento, aunque no lo consigamos.

Lo primero que llama la atención al conocer su obra es el título. Se trata de una palabra ambigua que, sin conocer la temática, puede interpretarse de varias formas. ¿Qué le llevó a elegir este título? ¿Barajó otras opciones?
El título lo tuve claro antes de empezar a escribir nada, porque realmente quería escribir de las taras, las taras entendidas como defectos, como imperfecciones, como algo muy personal que aflora de repente. Lo he llevado al terreno psicológico, pero también he creado personajes con taras físicas porque toda tara tiene un punto de molestia, de incomodidad, y en ese ámbito me quería poner. En el del dedo en la llaga.

¿Cómo fue el proceso de creación? ¿Hubo grandes parones?
Mi proceso de creación fue muy rápido, demasiado diría. El premio exigía terminar la novela en 6 meses y al final acabó incluso siendo antes por temas de imprenta y demás. Así que diría que en unos 5 meses la terminé. Fue difícil, sí. Y hubo parones creativos, y crisis, y el no saber si iba bien, pero el secreto siempre está en seguir y luego ya veremos. Al final, se trata de una obra muy personal escrita con total libertad, con un poco de presión por la fecha de entrega, pero eso también te obliga a avanzar, a no divagar, a seguir aunque haya dudas.

Hablamos ahora de su estilo literario. ¿Cómo lo definiría usted? ¿Quiénes son sus referentes literarios?
Mi estilo diría que es un poco poético, onírico, realista, irónico también. Hay un poco de mezcla porque para hablar de temas que duelen o recurres a la poesía y a la ironía o cuesta. Mis referentes son muchos, y no solo literarios, creo que hay mucha imagen en mi cabeza. La imaginación de Miyazaki, el universo de Tim Burton, lo surrealista de Michel Gondry, lo cotidiano de Woody Allen, todo mezclado me parece explosivo. Y luego literario pues Amélie Nothomb me gusta mucho su ironía, Patti Smith, su proximidad, los cuentos de Chéjov tan bien construidos, Szymbroska, una de mis poetas preferidas, Ginzburg también… en fin, tanto…

También es llamativo que defina los personajes como imperfectos. ¿Quiénes fueron sus modelos para crearlos? ¿Algún conocido suyo se reconocerá en un personaje?
Bueno es lo que te comentaba, que tara ya es una imperfección y en el fondo qué somos todos sino las sumas de nuestras taras? Mis modelos, la vida misma y claro que hay referentes cercanos, ni todo es ficción ni todo es realidad, pero en este caso hay mucha intimidad, sí. Lee el resto de esta entrada

‘Afectos secundarios’ una obra que refleja la realidad emocional de una época

Fátima Casaseca se adentra en el mundo de los afectos de los personajes y sus lectores

afectosPor: Tania Baeza
Empecemos conociendo cómo nació la idea que dio vida a Afectos secundarios.

Quería explorar más a fondo el tema de los encuentros accidentales y los prejuicios, para bien y para mal, que tenemos todos, por muy abiertos y tolerantes que nos consideremos. Y no sólo entre los personajes de la novela. El propio lector, nada más empezar, se tiene que enfrentar a una cuestión complicada, rodeada de tabúes, y entrar en la historia condicionado por lo que piensa sobre el tema.

¿Qué le gustaría que sientan o piensen los lectores al acabar su novela?
Me gustaría que cerrasen el libro con buen sabor de boca, por supuesto.

Las protagonistas son 4 mujeres que representan distintos grupos sociales, que coinciden en una clínica abortista. ¿Qué decidió representar a tantos tipos de mujeres?
La intención era explorar hasta qué punto esas diferencias son importantes a la hora de la verdad. Entre ellas hay algunas muy privilegiadas y otras que, por sus circunstancias, han sufrido más, pero aquella experiencia común, tan íntima y tan desagradable, las iguala, las pone al mismo nivel. Y eso era algo que quería destacar.

Ahora toca la típica pregunta sobre la personalidad de los personajes, ¿alguna de ellas está inspirada en sus experiencias?
Todos los personajes, hasta los secundarios, tienen algo de mí. Lo bueno de la ficción es justamente eso, que te permite (y te obliga a) explorarte muy a fondo.
Lee el resto de esta entrada

‘El lector de novela bélica es muy exigente con los datos’

El escritor Daniel Ortega nos habla de su obra literaria, ambientada -en su mayoría- en la II Guerra Mundial

GAG

autor

Fuente: Daniel Ortega

Usted habla de transmitir sus propias sensaciones a los lectores como motor de su proceso creativo. ¿Cómo se consigue eso?
Creo que transmitir las propias sensaciones a los lectores es un tema complejo. Muchos escriben, pero no todo el mundo que cuenta una historia es capaz de transmitir emociones a quien sostiene el libro entre sus manos. Me considero un ávido lector, y siempre que me sumerjo de lleno en una obra literaria busco que el texto me haga vibrar, que me emociones, que me haga sufrir o esbozar una sonrisa. Por ello, intento que todo cuanto he absorbido en el proceso de documentación de mis obras (viajes, entrevistas, sesiones de búsqueda de información en archivos y manuales, etc.), llegue de algún modo al lector. Narrar historias en primera persona ayuda a ello, pues el lector pasa a ser automáticamente el protagonista de la obra y, desde las primeras páginas, se halla inmerso en sus experiencias. Cuando lo que cuentas lo haces empleando un narrador externo (o la tercera persona), me gusta que los personajes los adapte a sus expectativas el lector, pero también que los escenarios donde transcurre el hilo argumental sea también un protagonista más. El nivel de detalle, los sentimientos, la evolución de los personajes a lo largo de las páginas, son ingredientes esenciales para conseguir lo que me preguntas.

Su primer libro fue Berlín 1945: Mi diario de un infierno (2013), y tras ello hubo un paréntesis de 3 años en los cuales publicó otras novelas. ¿A qué se debió ese paréntesis?
En concreto el paréntesis solamente se produjo en la salida al mercado de la segunda parte de Berlín 1945 (Berlín 1945: Mis últimos días en el Tercer Reich). El proceso de documentación y planificación para redactar esta obra fue extenso y requirió un esfuerzo titánico. Aunque la línea argumental la tenía clara y esbozada, encajar todas las piezas de esta historia no fue sencillo. Quería que fuese una novela histórica de referencia para quienes están acostumbrados a leer este tipo de libros. Este nicho de mercado es muy exigente con lo que lee, no pueden existir errores ni datos que “cojeen” en los libros. Aunque mis obras sean novelas, siempre busco, además de entretener y emocionar, la vertiente divulgativa. La Historia también se puede hacer llegar a través de este género, si bien, a veces, con meras pinceladas para que luego el lector profundice por su cuenta en algún manual, en otras ocasiones me gusta detallar al milímetro cuestiones técnicas del armamento de la época, la forma de comportarse o hablar de los soldados, los vehículos empleados, etc.

En 2014 vieron la luz dos proyectos literarios totalmente distintos. El primero de ellos fue Vuelve conmigo. La historia de un viaje sin retorno (Editorial Dossoles), que versa sobre Isabel, una heroína atípica dentro de un mundo en guerra. En esta historia trato la experiencia real de esta mujer durante nuestra Guerra Civil (1936-1939), ambientada en el medio rural en su mayoría y en el sector “nacional”. Sin duda, un libro capaz de emocionar a quien lo lea, ya que hacer llegar al público este tipo de historias con personajes reales y situaciones reales le concede un plus de drama y realismo respecto a otras novelas. Otro título que fue publicado ese mismo año fue “Renegados de la Wehrmacht” (Afronta Editorial). Este libro, que narra las aventuras de un inimitable elenco de personajes durante la Segunda Guerra Mundial, pretende divertir, entretener y, a veces, hacérselas pasar canutas al lector. En 2017 vio su continuación con Burdel SS (Afronta Editorial); con más acción, situaciones arriesgadas, drama, la brutalidad del frente ruso, e incluso con una pizca de romance. Renegados de la Wehrmacht es un tributo que hago a esa literatura (demasiado olvidada a veces) que tanta repercusión tuvo en la década de los 60’s y 70’s, e incluso 80’s. Era un género, el bélico, respetado y del que millares de lectores disfrutaban en demasía. Hablo de un género que aglutinó a grandes autores como Sven Hassel, Karl von Vereiter (alias de Enrique Sánchez Pascual), Willi Heinrich, Remarque, Web Griffin o, entre otros muchos, James Jones. La lista es muy extensa y la obra de estos escritores, en algunos casos, muy prolífica y de calidad. Esta saga continuará con “Ofensiva Panzer” y, espero, muchos títulos más.

En Berlín 1945 se aborda el final de la segunda guerra mundial, pero desde una perspectiva poco abordada en novelas: el bando alemán como protagonista. ¿A qué cree que se debe esa falta de diversidad en la literatura bélica?
En primer lugar, añadir que, efectivamente, el bando alemán como protagonista, con datos sobre la mesa, es el que menos títulos tiene en el mercado. Insisto, los datos de publicaciones dentro del género bélico están a disposición de cualquiera y, seguro, quien los consulte se llevará más de una sorpresa. Ambas guerras mundiales cuentan con las potencias aliadas como vencedoras (Rusia, Inglaterra, Francia y Estados Unidos). Son innumerables los testimonios que han quedado plasmados en el papel de combatientes que lucharon al servicio de estos países. También las obras literarias (amén de películas y documentales) inundaron, inundan e inundarán el mercado. La cuestión es bien sencilla, puede sonar un tanto extraño, pero es así: ellos fueron los países ganadores y su historia es la que mayor repercusión tiene. Los vencidos, como siempre, pasan a un segundo término. En el caso de las naciones derrotadas en sendas contiendas mundiales, con Alemania como mayor exponente, también cuentan con numerosos autores que narran historias (reales o ficticias) de quienes participaron en las guerras más salvajes que ha conocido la humanidad.
Lee el resto de esta entrada

Alex Vollmer: “Ando inmersa en una novela sobre la depresión”

La esquizofrenia es solo uno de los síntomas de la realidad del protagonista de la novela “Esperando a Marlene

Por: Alberto Berenguer         Twitter e Instagram: @tukoberenguer

lantia_cover_5b851b9616b81_360Comenzando con su novela Esperando a Marlene, ¿por qué la cataloga como ficción psicológica?
«Esperando a Marlene» prioriza el interior y los pensamientos del personaje protagonista —Estefan—, haciendo que nosotros mismos pasemos a estar dentro de su mente. Iremos descubriendo su realidad personaje al mismo tiempo que él lo va haciendo, de modo que en ningún momento tendremos ninguna información que él no tenga. Veremos de lleno las motivaciones y la realidad que lo envuelven, pudiendo de esta manera analizar por completo sus acciones.

¿Considera la esquizofrenia la protagonista real de su historia?
La esquizofrenia es solo uno de los síntomas de la realidad de Estefan. Es cierto que en algunos momentos cobra un protagonismo fundamental, es más un condicionante que un personaje. Si Estefan no estuviera enfermo, su realidad sería por completo diferente, con lo cual la historia de «Esperando a Marlene» habría sido opuesta —o casi— a la actual.

¿Por qué se decantó por esta enfermedad mental?
No fue una elección. En ningún momento me planteé qué tipo de enfermedad debía tener. Al plantear el personaje y sus circunstancias personales, la enfermedad que surgía de toda sus vivencias era la esquizofrenia. Además de esquizofrenia, debo añadir que Estefan tiene varios traumas infantiles que han marcado su comportamiento a lo largo de su vida. Son estos traumas los que lo han llevado a cometer aquel acto que hizo aparecer el brote esquizofrénico. No por la esquizofrenia causó su desgracia, sino que su desgracia causó su esquizofrenia.

¿Cree que la sociedad actual continúa enrocada en la estigmatización de la enfermedad?
Por desgracia, no es la única enfermedad que se encuentra estigmatizada. Como enfermedad es tratable, de modo que no habría que señalarla tanto. Me temo que el gran problema es el desconocimiento general. No solo sobre las enfermedades mentales. El desconocimiento y la consabida frase «si quiere puede» complican mucho la situación de la gente que padece enfermedades psicológicas. Cuando alguien sufre ansiedad o depresión es típico oír «parece que te gusta estar triste», «estás así porque quieres» y cosas similares. Esto ocurre también con la esquizofrenia: existe un nivel de empatía muy bajo con el enfermo. Independientemente de la historia personal de cada uno, la esquizofrenia tortura al enfermo haciendo que no pueda confiar ni siquiera en sí mismo.

Cuando se planteó escribir Esperando a Marlene, ¿se marcó algún objetivo de carácter social?
Mi principal objetivo con todo lo que escribo es intentar mover algo en la gente. Me gustaría que aquellos que lean mis obras puedan sacar algo de provecho de ellas y se replanteen diferentes situaciones. Esperando a Marlene nos muestra una situación de maltrato y violencia desde el punto de vista del maltratador, buscando que el lector conecte con la situación y pueda analizar todo lo ocurrido desde un punto de vista diferente. Este punto de vista hace que sintamos una amalgama de sentimientos contradictorios entre los cuales encontramos asco, ira, pena y compasión —no diré que sentimiento corresponde a cada personaje ya que eso debe descubrirlo el lector—. Si la novela consigue hacer que al menos una persona se replantee las situaciones y se conscience con lo que ocurre en una relación enferma, consideraré que he triunfado. Lee el resto de esta entrada

‘Corazón de ámbar’ una novela repleta de personajes con mucho que decir

José Luis Alcañiz presenta una novela con todos los ingredientes de la narrativa moderna

Foto Jose Luis Alcañiz autor de la novela Corazón de ámbar

José Luis Alcañiz. Fuente: autor

Para que los lectores conozcan la historia de la que vamos a hablar, ¿qué sinopsis hace su autor?
“Corazón de ámbar” cuenta los problemas de salud que presenta Iker, un muchacho sevillano que sufre síndrome de Asperger, desde su concepción, parto y primeros meses de vida, así como los problemas de socialización durante la infancia, pubertad y juventud. Iker tiene un coeficiente intelectual muy elevado y se interesa por la física moderna. Internet le proporciona un saber extraordinario en esas materias e inventa personajes históricos imaginarios que le van acompañando en su vida.

En los últimos capítulos se desarrolla una trama con personajes de la mafia calabresa que dan un vuelco a las vidas de los protagonistas. Con su padre postrado en la cama, Iker decide abandonar el doble grado de Física y Matemáticas que había iniciado unos meses antes y comenzar los estudios de Medicina, especializándose en Neurología e ingresando después en un famoso instituto alemán de investigación neurológica, donde dirigirá un proyecto de investigación que le llevará a producir una enzima sintética funcional, a partir de un material genético artificial.

¿Cuáles son las claves para crear una historia verosímil cuando se introducen elementos fantásticos a una novela?
La realidad y la ficción, en muchas ocasiones, se tocan. No descubro nada si digo que las historias de ficción encajan bien con la literatura y también con el cine. Igual ocurre con la influencia de las religiones en las civilizaciones, hecho que ha incidido sobremanera en la historia de la humanidad. La explicación se encuentra en la imaginación humana, que es una vía de escape fundamental para que el hombre se sienta libre aun en las condiciones más adversas.

Me preguntas por las claves que debe manejar un autor para hacer verosímil una historia. Hay muchas, aquí citaré las tres que más he manejado en “Corazón de ámbar”: la ciencia, las creencias antiguas y la psicología.

La ciencia es tan vasta y tan flexible y se manejan tal infinidad de derivaciones que, sin faltar a los hechos demostrados, sus verdades e hipótesis se estiran como un chicle. Con las creencias antiguas hay poco que discutir si te basas en asensos documentados. Uno los cree o no los cree, pero el lector siempre dará cierta validez al dogma cuando existe documentación que lo sustenta. La psicología por último te ofrece un sinfín de posibilidades. En ella no hay verdades absolutas, como en la ciencia, por lo que las interpretaciones que se derivan de las actitudes y reacciones humanas dan mucho juego al autor para construir una historia verosímil.

No es normal que en las novelas todos los personajes estén completamente caracterizados. ¿Cómo afrontó el proceso de creación de los personajes?
Los personajes van llegando a medida que avanzas en el relato. Es pura necesidad. Al comenzar la novela solo tenía claros los tres principales: Iker, el protagonista, Celia y Marcos, sus padres. El detalle de las características de estos tres personajes lo decidí al recordar cómo Miguel Delibes caracterizó los principales personajes de su novela “Los santos inocentes”. De hecho, he titulado la mayoría de los capítulos con el nombre de cada personaje, lo mismo que hizo el maestro Delibes.

¿Se sentirán identificadas algunas de las personas de su entorno con los personajes que aparecen en Corazón de ámbar?
Sí, claramente, pero si algo he intentado con todos ellos es mantener su intimidad no desvelando detalles de sus vidas y, sobre todo, destacar sus valores y minimizar sus posibles defectos. Lee el resto de esta entrada

‘El gemelo imperfecto y otros relatos’, literatura breve de calidad

Rhodea Blason vuelve al mundo de las letras después de su éxito de crítica anterior

19420592_1283419151774982_7140120973134381727_nNuevamente publicas con la Editorial Seleer. ¿Qué ha supuesto para usted esta editorial?
Seriedad, confianza mútua, trabajo bien hecho, …y una promoción de mis libros que ha conseguido que con “Pedazos de mi alma” haya alcanzado los primeros puestos de las listas de libros más vendidos en Latinoamérica en varias ocasiones. Con “El gemelo imperfecto” vamos por muy buen camino, estoy contenta con la aceptación que ha recibido por parte de los lectores y de la crítica literaria.

¿Por qué la recomendarías a otros autores?
Creo que cada autor tiene que saber lo que busca en la vida literaria y tener claras sus ideas y sus objetivos. En mi caso es así, y con la Editorial Seleer planteo lo que quiero y siempre logramos consenso. Para mí la confianza del trabajo bien hecho es importante y sé que con esta editorial lo consigo.

Hace unos años la entrevistamos por su libro de relatos Pedazos de mi alma. ¿En qué ha cambiado Rhodea Blason con respecto a su último trabajo?
No tienen nada que ver entre sí “Pedazos de mi alma” y “El gemelo imperfecto”. El primero es sensibilidad y el segundo es observación de la realidad llevada a los extremos. Los lectores que han leído los dos dicen que a pesar de ser libros tan diferentes son hermosos los dos y los índices de ventas así lo avalan.

¿Qué ofrece al lector en El gemelo imperfecto y otros relatos durante sus 146 páginas?
Además de lo que indicaba en la pregunta anterior, intriga, suspense, …y mucha realidad. Creo que en cada uno de los relatos que componen este libro cualquier lector puede ver a un vecino, a un amigo, a un compañero de trabajo, ….Realidad llevada a extremos insospechados, pero siempre realidad.

¿Pretende hacer reflexionar al lector sobre el amor, el odio, la venganza, la traición y la realidad?
Por supuesto. Yo creo que todos tendríamos que hacer un aprendizaje nuevo sobre cómo y por qué leer. La lectura no es leer palabras, frases o libros si no eres capaz de ver la profundidad que te ofrece el autor, me es igual que sea poesía, relatos, novelas, …Ser la persona más rápida leyendo si no se comprende el mensaje del libro no vale para nada. Es una pérdida de tiempo. Por eso yo siempre incido en el valor de la comprensión. Yo ofrezco en “El gemelo imperfecto” un viaje a través de los celos, la avaricia, el odio, la envidia, los malos tratos, la supervivencia, la enfermedad, la soledad, …todo ello a través de cómo mis ojos y mi mente observan la realidad diaria. Creo que es importante reflexionar sobre valores perdidos o guardados y poderlos recuperar.

¿En qué se diferencia Pedazos de mi alma con El gemelo imperfecto y otros relatos?
Lo explicaba en preguntas anteriores. “Pedazos de mi alma” es un libro en el que yo he expresado con sensibilidad, tanto en los poemas como en los relatos cortos. Era un libro avalado por textos que habían sido premiados en distintos certámenes literarios y logró un éxito rotundo.
“El gemelo imperfecto y otros relatos” busca más la crudeza de la vida, habla de personas luchadoras, de mujeres maltratadas que tienen que sobrevivir, de la enfermedad de alzheimer, de la tristeza por los bienes o vidas ajenas, y de que no siempre lo que vemos es la realidad. Hasta nuestros propios ojos nos pueden llegar a engañar jugándonos malas pasadas.

¿Por qué llegó a ese título?
Porque el relato que abre el libro se titula “El gemelo imperfecto”. Me pareció bien cuando hice la compilación de textos y a la editorial también. Creo que hemos hecho un buen trabajo. La portada y las ilustraciones del libro fueron hechas por el ilustrador Cristóbal Rodríguez, quien ha realizado un trabajo excelente. Lee el resto de esta entrada