Archivo de la categoría: novela negra

Hablamos con Pedro Aranda, uno de los finalistas en la categoría mejor novela del Certamen Cartagena Negra

El escritor es un convencido antietiquetas literarias y apuesta por buenos libros para llegar a los lectores

cartagena de hoy

Fuente: Cartagena de hoy

¿Cómo explicaría la sinopsis de El ruido que nos separa a nuestros lectores?
Básicamente, El ruido que nos separa profundiza en todas las cosas, algunas disparatadas, que hace la gente para tratar de olvidar aquello de lo que se arrepiente, o al menos de convivir de la mejor manera posible con ello. Algunos personajes, eso sí, no se arrepienten para nada, y otros, en su lucha por olvidar ese pasado que les atormenta acaban realizando una serie de actos que derivan en situaciones que yo diría que rozan lo absurdo. Me estoy acordando ahora del caso del auditor norteamericano, criado en el seno de una familia conservadora bajo una estricta educación, que realiza inspecciones por países asiáticos y al que sobornan con una prostituta para cambiar el resultado de su informe. Y el tipo se termina planteando si acaso la vida no es algo más que todos esos principios que ha seguido de una manera tan inmaculada durante todo este tiempo y si, por tanto, no ha hecho otra cosa más que perder su vida. Y al final, de una manera más o menos evidente o directa, hay un combate de boxeo que centra el argumento de casi todas las historias, aunque he de decir que, en realidad, el boxeo como tal, está presente muy poco en el libro. Es, más bien, un decorado. Todo eso salpicado con asesinatos, venganza, traiciones y cruces inevitables de destino. Para resumir, le diría que es un libro de violencia y amor al mismo tiempo.

La obra está formada por un conjunto de historias, personajes y épocas. ¿Fue complicado entrelazar todos los elementos que forman El ruido que nos separa?
No tanto, quizás un poco al principio hasta que logré ubicar a todos los personajes. Y una vez que supe lo que eran capaces de hacer, la historia fluyó sola. Digamos que, en mi caso, no empecé con la historia y luego fui desarrollando los personajes, sino que fue justamente al revés, primero me dediqué a conocer a los personajes y cuando sabía en qué eran buenos, les di el papel con lo que tenía que hacer cada uno. Si esto fuera un equipo de fútbol y yo, por tanto, fuera el entrenador, no es que llegara al club y le dijera al presidente: “quiero jugar de esta forma, y para eso necesito a estos jugadores”, sino que llegué, vi entrenar a la plantilla que tenía y ahí fue cuando me di cuenta de que cualquier persona es capaz de cualquier cosa en cualquier momento. Que hasta el más fiero de los boxeadores es capaz de bailar canciones de amor. O, lo que es lo mismo, que el lateral izquierdo es capaz de meterme goles y lo puedo poner de delantero. Y así ha salido lo que ha salido.

¿Qué le llevó a elegir esta estructura fragmentaria para su novela?
La poca constancia y coherencia que tengo con todo lo que hago en mi vida. Creo que haber escrito todo del tirón habría acabado con mi paciencia y hubiera terminado por abandonar el libro, sinceramente. Quiero decir, no es que escribiera las historias del tirón y luego las fragmentara. La disposición con la que salen en el libro es tal cual las escribí. Intencionadamente dejaba una historia parada en un momento dado y me ponía con otra que no tenía nada que ver, antes de volver a la anterior. Y el motivo fundamental era para no aburrirme mientras escribía y, por tanto, para mantener la intensidad y la calidad a lo largo de todo el capítulo. Yo ya sabía cómo iban a terminar cada una de esas historias, así que las paraba cuando lo consideraba oportuno, como esas series de televisión que vemos ahora y en la que nos dejan con ganas de más cuando termina un capítulo. Espero no haber sonado demasiado presuntuoso. Lee el resto de esta entrada

‘Pequeñas criaturas’ una novela policíaca ambientada en España

Escrita a 4 manos por Noemí Calabuig y Manuel Navarro seguro que te hará pasar un rato entretenido tratando de resolver todos los interrogantes del caso

portadaEmpezaremos yendo al grano. ¿De qué trata Pequeñas criaturas?
Navarro: Pequeñas criaturas es un whodunit, es decir, una novela cuya trama gira en torno a la investigación de un crimen, a la búsqueda de un criminal. En este caso, de un asesino. Un hombre aparece muerto mirando al mar, en una tumbona. Hemos intentado, sin embargo, que tenga mucho más: tramas secundarias, algo de humor y aventuras, personajes extraños…

Noemí: Se presta especial atención a los motivos que los sospechosos tenían para asesinar a la víctima. Y, en concreto, para hacerlo delante de un grupo de personas sin que ellas se den cuenta de que ese hombre que descansa en una tumbona del jardín mirando hacia el mar, en realidad está muerto. El carácter de los personajes y las relaciones que existen entre ellos cuentan más de una historia e intensifican el interés por la trama.

Una cosa que destacamos es que su novela está ambientada en España. Algo reseñable ahora que muchos autores jóvenes españoles deciden ambientar todas sus historias fuera de aquí y con personajes muy anglosajones. ¿Por qué Granada?
Noemí: Creo que el ambiente en el que se desarrolla la historia es tan esencial como la psicología de los personajes y la trama. Es una de las cosas que más perdura después de leer una novela. Puede que muchas veces no te acuerdes de los detalles; a veces, incluso, hasta te cuesta recordar quién era el asesino y por qué lo hizo, pero a menudo lo que te deja una huella significativa en la memoria es la atmósfera. En Todo lo que sé sobre novela negra, P. D. James asegura que su fuente de inspiración suele ser un lugar. Pues bien, a nosotros nos pasa igual. Un verano pasamos las vacaciones en un hotel de Almuñécar y sentimos que ese era el lugar adecuado para ubicar uno de esos asesinatos de ficción que tanto nos interesaban. El Cortijo de la luna, pues así es como se llama el hotel, está en lo alto de una montaña y para acceder a él solo solo hay una carreterita muy estrecha, empinada y llena de curvas. En el jardín hay una piscina y unas cuantas sombrillas y tumbonas orientadas al mar y al precipicio. Lo curioso era que no había ninguna valla o muro para impedir que alguien pudiera tropezar y caer desde el jardín del hotel. Esa era la razón por la cual se desaconsejaba la estancia de niños pequeños. Enseguida supimos que aquel era el lugar ideal para una novela policíaca y que el propio cortijo sería un personaje del libro.

Navarro: Respetamos mucho, no obstante, la opción de ambientar la novela en lugares distantes. Sobre todo en este género. Recordemos que su fundador, E. A. Poe, no sitúa los Crímenes de la Rue Morgue en Boston, su ciudad, sino en París, un lugar lejano para un estadounidense del siglo XIX, con todas las connotaciones que son de sobra conocidas. Esto es así porque Poe no quiere construir una narración realista, sino fantástica e intelectual. Esta es la línea que nos gusta, pero hemos considerado que se puede seguir también en ámbitos geográficos cercanos. Ambas opciones pueden ser acertadas. Hay muchos ejemplos. Lee el resto de esta entrada

No te quedes sin ‘El abrazo del monstruo’

Por primera vez, el genio gótico y criminal de Félix J. Palma se adentra en el género negro

NP:
unnamedEl 15 de enero regresó a las librerías el aclamado autor de la Trilogía Victoriana, publicado en más de 25 países, con numerosos galardones y su publicación en la lista de los más vendidos del New York Times . Más de 100.000 lectores están esperando.

Un escritor atrapado en la perversa tela de su propia imaginación, una frenética investigación contra un juego macabro que solo un monstruo es capaz de llevar a cabo un cabo un cabo. Lee el resto de esta entrada

‘Vendrá la muerte y tendrá su rostro’ es el sugerente título de nuestra recomendación

Ya a la venta vendrá la muerte y tendrá tu rostro

Una historia sin concesiones, donde el lector no podrá estar seguro de si lo que piensa se lo está susurrando alguien

 

Recurriendo a las palabras del autor, José Luis Tomás, esta novela es un “thriller no muy convencional” sobre la muerte de una pintora. Un periodista de sucesos, Gonzalo Quesada, encargado también de la sección de necrológicas de su periódico, tiene un hobby un tanto extraño: cada cierto tiempo elige al azar un fallecido de su sección necrológica e investiga su vida para reescribirla tal y cómo él piensa que aquella persona hubiera querido que fuera.

Cuando acompañando a su amigo, el subinspector Ramos, descubre el rostro de la pintora fallecida, decide reconstruirle la vida. Al comenzar su investigación cerca de las personas que convivieron con la pintora, va descubriendo los aspectos turbios en los que su vida estuvo sumida y la existencia de un cuadro que, al parecer, contiene las claves para desenmascarar una trama de corrupción urbanística y blanqueo de capitales. Y las claves para solucionar este entramado están ocultas en un cuadro.  Lee el resto de esta entrada

‘Secretos bajo la hierba’, una novela policiaca que sigue los pasos de la escuela estadounidense

 Juan José Marín nos presenta a unos personajes para los que espera un largo recorrido

¿Cómo surgió Secretos bajo la hierba?
piel
En realidad, la idea principal de la novela surgió con motivo de un premio literario organizado por un conocido diario deportivo. Fue al escuchar por la radio la convocatoria de dicho premio cuando comencé a fraguar el argumento principal y los personajes más importantes. Faltaban pocos meses para el cierre del plazo, por lo que no me dio tiempo a terminar la novela. Esa idea principal que surgió entonces aún permanece, aunque el argumento ha ido evolucionando y transformándose bastante desde entonces, pues han transcurrido varios años desde que decidí que era una historia que merecía la pena ser contada.

Sin hacer spoilers, ¿qué nos puede contar de la trama?
Esa es una pregunta complicada de responder, ya que siempre que me preguntan sobre ello me resisto a contar más de lo que ya cuenta la sinopsis. Prefiero que el lector vaya descubriendo los entresijos de la trama por sí mismo. Pero para los que no la hayan leído, les diré que la novela comienza con el hallazgo por el personal de un céntrico y lujoso hotel en Madrid, en pleno paseo de la Castellana, del cadáver de una joven modelo. Dos de los protagonistas de la novela serán los encargados de encontrar al culpable, un experimentado inspector de Homicidios de la policía llamado Ricardo Reyman y su joven compañera, la también inspectora María Castro. El caso, en un principio, no parece entrañar demasiadas complicaciones, ya que los primeros indicios sugieren que la muchacha ha sido víctima de un arrebato o incluso de un juego sexual que acabó mal, pero poco a poco se irá enredando tanto que ambos acabarán arrepintiéndose de no haber obedecido a su comisario para dejar la investigación en manos de otro compañero. La primera sorpresa se la llevarán al recibir el informe de la policía científica que ha inspeccionado el lugar del crimen y que apuntará a un personaje famoso como sospechoso. Esto provocará la aparición del caso en las portadas de todos los periódicos del país, también en las distintas televisiones y radios, al tiempo que sufrirán la injerencia de altos cargos policiales y políticos en la investigación e incluso del mismísimo CNI, el servicio de inteligencia español… Y hasta aquí puedo leer. El resto, animo a descubrirlo directamente durante la lectura de la novela.

Al tratarse de una novela policiaca, un género bastante popular entre los lectores, suponemos que ha tenido muchas referencias literarias o cinematográficas. ¿Podría hablarnos de ella?
Todo lo que hacemos en nuestro día a día está influenciado por algo o por alguien, desde la forma de hablar o de comer hasta lo que compramos o cómo decidimos vivir o comportarnos, lógicamente también lo que escribimos o cómo lo hacemos. Hay muchos autores a los que admiro, buena parte escritores de novela negra o policíaca, pero también de otros géneros. Siento, por ejemplo, verdadera envidia (sana) de cómo escribe Javier Marías, me parece un escritor increíble. También admiro, por ejemplo, a otros autores españoles como Pérez Reverte, Marsé, Vázquez Montalbán, González Ledesma, Juan Madrid, Lorenzo Silva, Domingo Villar… Y fuera de nuestras fronteras a Vargas Llosa, García Márquez, Camilleri, Simenon, Patricia Highsmith, Henning Mankell, Donna Leon, Jo Nesbo…, por decir solo algunos que se me vienen a la cabeza. Por supuesto, también a los clásicos de la novela negra americana como Chandler o Hammett, tengo que confesar que algo más que a los autores ingleses del género, como pueden ser Agatha Cristie o Conan Doyle, a los que considero también geniales, pero mis gustos se inclinan más hacia la escuela americana. Desde el punto de vista cinematográfico, como planteas, no puedo olvidar películas como El sueño eterno, Casablanca, Sed de mal o Chinatown… O de series, tan de moda ahora, de las que son gran fan, como Homeland, The Wire, The killing, Broen, True Detective…  De todo ello, posiblemente, haya adquirido influencias, porque de todo se puede aprender algo, tanto de lo bueno como de lo malo, pero no seré yo quien diga cuáles y de quién, prefiero que sean otros quienes lo digan. Yo bastante tengo con escribir historias de una forma digna. Mi misión es contar historias que entretengan, que apasionen si es posible. Lee el resto de esta entrada

‘Secretos bajo la hierba’

Juan José Marín, su autor, busca que los lectores den una oportunidad a una novela que mezcla intrigas, conjuras y espias

Sinopsis
secretosCon el hallazgo del cadáver de una joven modelo en un céntrico y lujoso hotel en Madrid, comienza el reto para dos policías de Homicidios, el experimentado inspector Ricardo Reyman y su joven compañera, la inspectora María Castro. El caso no parece entrañar demasiadas complicaciones. Los indicios sugieren que ha sido víctima de un arrebato o un juego sexual que acabó mal, pero poco a poco e inesperadamente, se irá enredando hasta el punto de que ambos se arrepentirán de no haber obedecido a su comisario para dejar la investigación en manos de algún otro compañero.

Y es que las primeras evidencias encontradas por la policía científica en el lugar del crimen apuntarán a un personaje famoso como sospechoso, lo que conllevará la entrada en escena de la prensa, la injerencia de altos cargos policiales y políticos en la investigación e incluso del mismísimo CNI, el servicio de inteligencia español.
Para resolverlo tendrán que esforzarse como nunca y arriesgarse a perderlo todo si quieren resolver los oscuros secretos que oculta la muerte de la joven modelo.

La novela está disponible en Amazon, tanto en versión papel como digital, para los lectores que se atrevan a sumergirse en los Secretos bajo la hierba

Jesús Carnerero nos habla de ‘El grito de los murciélagos’

Una novela atípica con mucho de su autor, pero sin ser autobiográfica

Por: Tania J. Baeza
escritorSin descubrir nada importante, ¿qué puede contar de El grito de los murciélagos para atraer a los lectores?

Pues aparte de que es mi última novela y que me he esforzado mucho para que sea mejor que las tres anteriores, he intentado construir una historia que comienza bastante arriba con una escena atípica y chocante, dramática, sobre todo comparada con lo que vendrá después: situaciones, personajes y conflictos normales y corrientes que van a verse alterados y sacudidos hasta el límite que relata la primera escena. En resumen, quería enganchar desde el principio y que superado el flashforward inicial, las personas que la leyesen se extrañasen. ¿Cómo leches llega un camarero que quiere ser escritor a esos extremos, enfrentándose de esa forma al que se supone que es su mejor amigo? Buscaba que todo el mundo se hiciese esa pregunta. Y se enganchase a la lectura, claro. Quería conseguirlo a través de ese comienzo que despista y de la vida mundana que entra en escena después.

También pensaba que al contar las aventuras y desventuras de un escritor independiente atraería a muchos compañeros autores, pero de momento el éxito me ha esquivado; los que escribimos no queremos saber nada de los problemas de otros autores, no somos tan masoquistas. Lo entiendo. No me quejo, que conste, porque en algunas cosas me ha ido mejor que con la anterior publicación, y eso, sacando una novela tan especial, por poco comercial y casi inclasificable en cuanto a género, creo que ya es un logro.

Afirma que su novela tiene un toque de terror, ¿puede desarrollar un poco esta idea?
A pesar de que era consciente del componente tétrico que tenían algunas escenas, que la novela llega a asustar lo he sustraído de opiniones de lectores que afirman que llega a dar miedo. Ya digo que la historia es difícil de clasificar más allá de ser una historia urbana e intimista con trazas de novela negra. Y al parecer también algo de terror.

Supongo que el contraste que quería lograr entre el comienzo y el final desemboca ahí, en escenas que pueden ser más propias del terror. Lo que quería era arrancar desde un tono blanco, o gris, porque nada es blanco ni negro, e ir progresando hacía tonos más oscuros. Tal vez me excedí con la oscuridad.

Pero si tuviera que catalogarla en un género, ¿cuál diría que define mejor su obra?
Respuesta rápida: novela negra. Después, todo el mundo que la ha leído coincide en la fuerte carga intimista que contiene, y algunos afirman que incluso prevalece lo íntimo. Coincido con ellos porque estoy hablando de asuntos muy personales, de dilemas, de conflictos, de rutina, del día a día a de una pareja que busca su sitio, de búsqueda de sueños, de luchar por ellos, etc. Que luego surja un personaje como Víctor a poner todo patas arriba, a cargárselo todo, a romper con todo lo anterior, pues bueno, sí, tiene que existir el detonante del gran conflicto, del nudo de la historia. Y tal vez su aparición y la senda que abre y a la que conduce de cabeza al protagonista, hasta esas escenas finales, es lo que aporta el elemento más noir.

Hay lectores que alegan que nunca han leído nada igual. Para bien y para mal. Me voy a permitir decir que a veces pienso que no tener muy definido el género de una novela es un problema mayor para el lector que para el autor. Tú, como autor, te pones a escribir y a menudo sale lo que sale. A menos que tengas clarísimo el género en el que te interesa estar, sus clichés, sus normas, sus situaciones, etcétera, etcétera.

El protagonista es un hombre que quiere vivir de la escritura, suponemos que como usted. ¿Se puede decir que hay elementos biográficos en esta novela?
Muchos. Pero no es una biografía pura y dura, por supuesto. Quiero decir que los porcentajes podrían ser, no sé, 60-40, ganando las anécdotas y vivencias reales pero siempre dándoles vueltas de tuerca para componerlos como ficción, hacerlos medianamente interesantes.

En Amazon hay comentarios de muchos bloggeros lo que implica una gran campaña de promoción. ¿Contó con ayuda para ponerse en contacto con todas esos blogs?
Lo hice todo a través de Twitter y Facebook o buscando blog a blog en Google. También gracias a las recomendaciones de compañeros escritores di con sitios que encajaban con la historia, que sabía que podía interesarles leer la novela. Tienes razón en lo de que fue una gran campaña, muy intensa, buscar lectores siempre lo es, y es una tarea que los autores independientes nunca dejamos de hacer. Este ejercicio de buscar posibles lectores fue al principio, al publicar, y ahí ya repartí alrededor de 100 copias con la pretensión de que leyeran la novela cuando pudiesen y siempre que fuese posible me lo hiciesen saber, bien comentando en Amazon o comentándomelo directamente, que es algo que siempre hace mucha ilusión.

Naturalmente, estamos todos sobresaturados de lecturas, y a día de hoy, siete meses después aún espero el comentario de un montón de blogueros, de más de la mitad de ese centenar de personas con las que contacté. Lo bueno que tiene ser independiente es que aquí no hay plazos y a lo mejor mañana cae una reseña. No hay que desesperar, tiene su lado bueno esa entrega a fondo perdido.

De todos los comentarios que ha ido recibiendo, ¿cuál le ha marcado más?
Siempre se reciben con una especial ilusión los de las personas que te leen por primera vez y dicen que no será la última. También los de compañeros que no te habían leído todavía y les gusta la historia. Los de compañeros siempre son muy bonitos, te llenan mucho, te animan; es de lo mejor que tiene este mundo, que cuando el compañerismo es sincero lo sientes como algo enorme que quizá se enfatiza a través de la red, al no estar tratando de manera directa con personas sino con sus mensajes escritos.

Por supuesto, nunca olvidaré que fue El grito de los murciélagos la novela que me valió mi primera vídeo-reseña. Gracias a Carmelo Beltrán y a su blog El rincón de las páginas. De verdad que me cuesta entender cómo ese chico aún no se ha hecho youtuber famoso, le pone tanta pasión… Cuando vi por primera vez la reseña me emocioné. Porque agradezco en el alma todas y cada una de las valoraciones sean como sean, pero acostumbrado a leerlas, de repente ves un vídeo que habla de tu historia, que la desmenuza con tanta delicadeza, que se nota que es honesta, que ha disfrutado leyéndola, que habla tan bien de ella y de ti como autor… Es de lo mejor que me ha pasado. Lee el resto de esta entrada

Reseña de ‘Mi funeral’ de Eduardo Boix

Por: Serena Simón
13084156_813719188733604_2124321670_nMi funeral, la primera novela de Eduardo Boix y publicada por La Fea Burguesía en 2015, no es solo una narración sobre ese ritual tan cotidiano que da título a la obra. Ni tampoco surge como un relato autobiográfico más. La originalidad de la narrativa de Boix radica en un acercamiento personal a ese concepto universal y atemporal que es la muerte y todo aquello que la envuelve: la fragilidad de la vida, la extinción de todos los recuerdos, materiales o no, que quedan en el mundo que se abandona y las emociones ante la inevitable desaparición de los seres queridos. De forma paralela, entre la muerte propia y la ajena, la voz narradora se dirige en segunda persona a un yo mismo que convierte al lector en un espectador más de la ceremonia, a través de un monólogo interior repleto de sensibilidad y cosido por retales de vivencias: la familia, las relaciones sociales, la infancia y, en su esencia, la muerte como idea latente tanto en pasado como en futuro.

Si por un lado los recuerdos en vida dan sentido a la narración en presente del propio velatorio del autor protagonista, la muerte natural se contrapone a la provocada y, de esta forma, la idea del suicidio aflora de forma repetida como una sospecha constante.

En definitiva, lo que caracteriza este autorretrato en muerte imaginada de Eduardo Boix es el tratamiento introspectivo y sensible de ese tránsito a la nada, tan distinto a la visión fría, distante y a veces violenta con la que acostumbramos a encontrar el concepto de la muerte en otras tantas obras.

“Las técnicas las encuentras trabajando”

JF González-Amorós nos presenta Donde habitan las sombras

Por: Tania Baeza
Para empezar a conocerle, nos gustaría hablar de su afición a la escritura. ¿Cuándo 2 gonzalezempezó? ¿Era algo familiar?

Digamos que desde mi niñez. Mi padre ha sido una persona muy vinculada a la lectura, y los libros los he tenido siempre presentes, a mi alcance. En mi casa se hablaba de ellos como si sus personajes estuvieran entre nosotros. Era fantástico.
También digo que no por esta razón soy ahora escritor, aunque todos los libros leídos a lo largo de mi vida, han sido la mayor base de mi aprendizaje. Opino que la base principal de un escritor, se encuentra en la lectura. Y la otra parte de esa base, es la imaginación. Sin esa cualidad, es francamente difícil escribir un libro.

Todo comenzó con relatos breves. ¿Es el género perfecto para los principiantes?
Por supuesto. Los relatos es la mejor manera de iniciarte. Con pequeñas historias, aunque estén mal escritas. La técnica llega con el tiempo. Lo realmente importante, es empezar a escribir, sacar lo que llevas en tu mente.

También ha escrito guiones de teatro y cine. ¿Cómo fue el salto?
Si, así fue. Todo entra en este mismo mundo de la imaginación, las novelas, el teatro, el cine… Nunca puedes saber dónde van a ir a parar tus personajes, que dirección van a tomar… es un mundo tan amplio. Igual que mi trayectoria, toda la vida trabajando en una panadería familiar, elaborando dulces al igual que historias… y un día, sin llegar a planteármelo, inicié un curso de guión de teatro y de cine. Todo lo que sea enriquecer un trabajo, es bueno.
La verdad que yo, antes de escribir Madre Naturaleza tuve la suerte y la posibilidad de escribir historias que más tarde fueron representadas en un Teatro. Una de mis dos hermanas, Margaret, concretamente, tenía una Academia de Baile, y por aquel entones yo le escribía las historias que más tarde ella montaba con su compañía de ballet. De allí nacerían El sultán y la sirena, La leyenda de las Marlfis, y otras tantas obras.
Teatro ya he conseguido estrenar, referente a cine, todo se ha quedado en proyectos futuros. Sinceramente, en este periodo de mi vida, estoy más volcado en la literatura. Lee el resto de esta entrada

Hablamos con el autor de la mejor novela del 2015

Jordi Llobregat alaba el trabajo de los traductores de su obra, presente en países tan lejanos como China

 

Jordi-Llobregat-El-secreto-de-Vesalio

Fuente: misstinta.com

Por: Tania Baeza
Su novela, El secreto de Vesalio, esconde la historia de unos misterios y traiciones. Sin desvelar nada importante, ¿qué diría a nuestros lectores para que decidan sumergirse en su obra?

El Secreto de Vesalio es una historia de secretos, traiciones y misterio. También es la historia de una ciudad, un mundo fantástico y terrible como era la Barcelona de 1888, y un tiempo extraordinarios, donde cualquier cosa era posible. A los futuros lectores les diría que se dejen llevar y disfruten.

¿Hay alguna razón especial para que el escenario elegido haya sido Barcelona y no otras ciudades mediterráneas?
Hay varias razones, una de ellas sentimental: era la ciudad de mi madre y es una forma de recuperarla. La otra es porque los acontecimientos históricos en los que se desarrolla la novela sólo ocurrieron en esta ciudad y en ese momento.

Los amantes del género, ¿encontrarán influencias o guiños a otros autores?
Encontraran muchos guiños. Es algo que me gusta mucho hacer. El lector puede disfrutar de la novela obviando su existencia, pero hay una segunda lectura que cualquier lector puede realizar si lo desea, y descubrir la treintena de guiños u homenajes que he incluido en la historia de autores como Poe, Doyle, Shelley, Eco… Lee el resto de esta entrada