Archivo del sitio

Alexander Wienberg nos presenta una novela de intriga muy cinematográfica

la mano de la venganza¿Cómo llega Alexander Wienberg al mundo de las letras? ¿Existe tradición literaria en su casa?
Supongo que mi intrusión en el mundo de la literatura es la consecuencia de ser un ávido lector y una persona que disfruta contando historias. ¡Me encantan las historias! Es algo que me ha acompañado desde la infancia —con los cuentos que mi padre se inventaba para dormirme— y que continúa haciéndolo a día de hoy.
Querer o intentar escribir algo no es algo que se decida de la noche a la mañana; es un proceso que va gestándose poco a poco y que, finalmente, acaba por ganarte la batalla y por sentarte ante las teclas de una máquina de escribir o frente a la pantalla de un ordenador. El comienzo siempre es lo más duro, sin embargo, una vez que la trama te va atrayendo hacia el epicentro, ya no te suelta hasta que le das fin.
En cuanto a si hay o no tradición literaria en mi casa, ¿qué decir? Siempre he estado rodeado de libros. Mi padre, como buen profesor de literatura, tiene una basta colección de títulos que, a medida que he ido creciendo, han ido cayendo en mis manos y he ido devorando. No obstante, mis gustos y sus gustos –los de mi padre- han ido divergiendo con el paso de los años, lo cual me ha proporcionado una visión mucho más amplia del universo literario.

Cuando quiere escribir algo, ¿qué elementos consiguen poner en marcha su mente?
No puedo indicar que sea un único motivo el que pone en marcha la maquinaria. Mi imaginación trabaja constantemente, incluso cuando no estoy en pleno proceso creativo. Imaginas cómo podría ser tu vida, cómo podría ser la de otras personas, qué ocurriría si hicieses esto o lo otro… En otras ocasiones, “la inspiración” llega desde fuera de ti mismo: algo que escuchas en la televisión, un comentario inesperado de alguien que conoces… Todo suma. Y, en ese momento, es como un flash que dura un segundo: “se te enciende la bombilla”. Después se traza la línea argumental, se confecciona la psique de los personajes, las interrelaciones que se van a plantear entre los mismos, los hechos que van a suceder… Y, cuando todo esto está listo, se empieza a construir la historia desde los cimientos. Lee el resto de esta entrada