Archivo del sitio

Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia

Proponemos el libro “Las astrónomas, chicas estrella“, de Sara Gil Casanova

515QMhESLjL._SX319_BO1,204,203,200_Hoy, 11 de febrero de 2018, es el día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Un día en el que queremos visibilizar la labor científica de las mujeres y fomentar las vocaciones en las niñas.

En el s. XXI, las mujeres siguen enfrentándose a estereotipos y restricciones sociales y culturales, limitando su acceso a la educación y la financiación de sus proyectos e investigaciones. Así se ha establecido esta fecha con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y niñas, y además de lograr la igualdad de género y el empoderamiento.

Las científicas sufren a diario el denominado ‘machismo en la ciencia‘, es por ello que queremos desde este blog visibilizar la labor de algunas científicas que vivieron en la sombra de sus colegas de trabajo o eclipsadas por su marido. Es el caso de Maria Winkelmann-Kirch, una apasionada pero desconocida astrónoma alemana que fue la primera mujer en descubrir un cometa (C/1702 H1) o la primera mujer de Albert Einstein, Mileva Maric, fue una brillante matemática que proporcionó apoyo matemático a su marido y sin ella, Einstein no sería quien hoy en día es.

Al final, siempre se ha dicho que detrás de un gran hombre, existe una gran mujer.

Anuncios

‘El universo para Ulises’, de Juan Carlos Ortega: ciencia, pedagogía y literatura

Por: Manuel García
juan carlos ortegaLo más díficil en divulgación es conseguir que un modelo explicativo con pocos conceptos y relaciones sea capaz de descifrar toda una serie de complejos fenómenos que aparentemente parecen inescrutables. El ensayo El universo para Ulises, de Juan Carlos Ortega, publicado por Planeta, explica la evolución de la Ciencia desde la Antigüedad hasta nuestros días, revisando aquellos aspectos históricos y culturales más relevantes dentro de esa épica de descubrimientos y avances.

Lo que conmueve de este trabajo es el estilo sencillo y afectuoso que convierte al divulgador en un cuentacuentos hábil que, busca en la complicidad de su hijo Ulises, un motivo para desentrañar los apasionantes misterios que rodean el origen del universo. Las propuestas científicas que se explican no esconden el particular tributo que Juan Carlos Ortega rinde a su hijo como reflejo de ese don genesiaco que nos asiste tras la combustión de las estrellas. El preciosismo de su prosa en algunos momentos, junto a un uso aparentemente cómodo de la ironía, nos permiten descubrir los entresijos y vislumbrar entre bambalinas algunas anécdotas que condicionaron la mayor parte de los descubrimientos, pues el azar y una pasión caótica inexorables persisten en la expansión de las galaxias, en el enfriamiento de las estrellas y, por analogía, en las averiguaciones de los científicos a lo largo de nuestra historia. Lee el resto de esta entrada

‘Neurociencia de la felicidad’, de Mado Martínez: guía para una vida plena

En la obra Neurociencia de la felicidad encontramos un ensayo de Mado Martínez que aporta estrategias y consejos para huir del pesimismo en nuestro proyecto de vida

Por: Manuel García
Portada_mado-smallSiempre he sido muy escéptico con los libros de autoayuda que, desde la New Age hasta nuestros días, se han ido publicando masivamente en nuestro país por muchas editoriales. La pseudociencia ha sido capaz de crear falsas esperanzas en muchos lectores, convirtiendo en verdad científica una serie de falacias inspiradas en el subjetivismo y en una espiritualidad que rebosa la misma superficialidad en sus creencias que las religiones que critica.

En el caso de este trabajo de Mado Martínez, Neurociencia de la felicidad, publicado por Editorial Odeon, asistimos a un breve ensayo con un notable rigor científico, antropológico y periodístico que escapa a ese optimismo santurrón de los trabajos de Bucay o Jodorowsky. Sin mayor intencionalidad que la de compartir experiencias, entrevistas y experiencias personales, la autora desgrana con inteligencia práctica y consejos de andar por casa las causas de la infelicidad y la necesidad de su búsqueda dentro del contexto de nuestras rutinas diarias: “Créeme, aunque sea de día, si estás dentro de un edificio, no estás recibiendo ni el 10% de lo que tu organismo necesita. Los ritmos circadianos se desbarajustan sin luz natural, los niveles de melatonina se vuelven locos, duermes mal, y ya sabes lo que pasa cuando restas calidad al sueño: que te caes por los suelos de cansancio, te estresas, tienes inapetencia sexual y tu estado de ánimo se resiente. ¿Cuál es la solución? Una muy sencilla: Salir a la calle con frecuencia, especialmente si hace buen tiempo” (pág. 117). Lee el resto de esta entrada