Archivo del sitio

Reseña: ‘La noche perpetua’ de Irene Robles (Editorial Círculo Rojo, 2015)

Por: Serena Simón
la-noche-perpetuaLa noche perpetua
(Ed. Círculo Rojo, 2015) de Irene Robles nos presenta una entretenida historia de ciencia ficción, de rápida y fácil lectura, que destaca por su claridad de expresión y la detallada caracterización de cada uno de sus personajes. En un contexto futurista y distópico, Isaac Hamley protagoniza un intento de supervivencia como único habitante humano de un planeta que basa su funcionamiento en la explotación de recursos externos, como es el mineral de la mosaíta. Su involuntaria infracción del estricto reglamento del planeta le llevará a sufrir el peor de los castigos: la llamada “noche perpetua”. Encerrado en la agónica oscuridad, Irene Robles detalla a la perfección la desesperación del protagonista y nos introduce en las emociones y la psicología del personaje, atrapado y perdido ante su objetivo de regresar a su hogar con su familia.

                Robots, androides y seres humanos cohabitan en una historia de supervivencia, en mitad de una sociedad distópica que se conserva con la destrucción ajena y olvida su propia naturaleza para progresar y evolucionar en armonía.

Para los amantes del género de la ciencia ficción futurista, La noche perpetua nos invita a un viaje a la imaginación de los planetas de Senador, de la mano de una joven autora que promete futuras grandes obras de este género.

Anuncios

La épica y la distopía, reseña sobre ‘Estanebrage, el último bastión’, de Rodrigo Palacios

Por: Manuel García
EstanebrageSeguramente no es la mejor novela de aventuras que haya leído, pero hay un valor talentoso en la novela del joven Rodrigo Palacios, Estanebrage, y es el ansia de relato total y operístico que presenta su narración.

Con notables resonancias medievales y con una influencia significativa de esa tradición épica anglogermana que incluye a Peter Berling o al propio Ken Follet, lo que subyace en el discurso es la relación del rito iniciático que define a todo héroe. En este caso, se trata de la realización personal de Niclai Estenebrage, un zapatero, que, tras la destrucción de su ciudad, debe involucrarse en una hazaña de liberación personal y colectiva para que la paz regrese a Borno. Inteligentemente, Rodrigo Palacios construye un ciclo épico donde la presencia de los secundarios busca analogías con algunos mitos de Tolkien, pero considero que esa aproximación voluntaria no desmerece la obra. Lee el resto de esta entrada