Archivo del sitio

‘El beso de Narciso’ de Jacques d’Adelswärd-Fersen

La editorial Amistades Particulares recupera para los lectores la historia de amor entre una esclava y un comerciante

narcisoPublicada por primera vez en 1907, El beso de Narciso nos relata la vida de Myles, un muchacho nacido en Biblos de los amores de una esclava y de un comerciante adinerado, que destacó pronto por su extraordinaria belleza. Destinado desde niño a ser sacerdote, se ve obligado a dejar el hogar familiar para trasladarse a Antalya en cuyo templo dedicado a Adonis recibirá la formación precisa para ejercer su sacerdocio. Pero todo se trunca, pues Myles huirá del templo y acabará en Atenas convertido en esclavo. A pesar de ser deseado por todos los que le rodean, el joven será incapaz de devolver ese amor y se dejará amar sin conocer el deseo, pues vive añorando encontrar a un muchacho similar a él, alguien que no se sienta únicamente atraído por su extraordinaria belleza, y con el que regresar a Biblos, su patria.

El escenario clásico, pues se ambienta en una época indeterminada a finales del Periodo Helenístico, así como las referencia a mitos griegos, sirven como escusas para relatar una historia homoerótica –que es, también, una reflexión sobre la belleza juvenil y el deseo no correspondido– que posiblemente no habría podido contarse de otra forma en la época en que fue escrita. Tal vez fue la manera con que el autor celebró su relación –que en el momento de escribirla se encontraba en sus albores– con su joven amante, Nino Cesarini, un muchachito romano al que conoció cuando tenía 14 años y junto al que viviría durante toda su vida. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

‘Los muchachos en flor’ de Estratón de Sardes

Antología de sus epigramas dedicados a los muchachos hermosos.

estraton-grandeLa editorial Amistades Particulares recoge en este libro 35 de los epigramas más bellos y atrevidos que Estratón de Sardes dedicó a ensalzar el amor por los muchachos hermosos, allá por el siglo II de nuestra era. Aunque para ese entonces en el mundo helenístico ya había desaparecido la costumbre ritual de la relación entre adolescente y adulto (en la que el erasta y el erómeno –el amante y el amado– mantenían una relación, incluso sexual, en la que el hombre adulto enseñaba al más joven virtudes guerreras o cívicas), el ideal de la belleza efébica como herencia cultural helena pervivía, como demuestran estos sabrosos epigramas; y seguiría perviviendo a lo largo de los siglos, aunque fuese a escondidas: ese ideal culto está detrás de Leonardo o de Miguel Ángel Buonarroti y llega, entre otros muchos, hasta Cavafis, Sandro Penna o nuestro gran Luis Cernuda.

Los poemas que presentamos pertenecen a la antología realizada por Estratón con el nombre de La Musa de los Muchachos. En esta ocasión, resultado de una nueva traducción por parte del poeta Luis Antonio de Villena, quien también prologa el libro. Lee el resto de esta entrada

Una historia de amor entre un joven sacerdote y un monaguillo

Una publicación que causó un gran escándalo en su época: El sacerdote y el monaguillo, de John Francis Bloxam

sacerdote-grandeEsta bellísima y triste historia de amor entre un joven sacerdote y un monaguillo de catorce años, se publicó, con gran escándalo para la conservadora sociedad victoriana de la época, en diciembre de 1894. Aunque su autor era un estudiante de Oxford de solo veintiún años, mucha gente pensó que su autoría correspondía a Oscar Wilde, dado que se había publicado en una revista en la que también colaboró el famoso autor. En los procesos judiciales que poco después se llevarían a cabo contra Wilde y que terminarían por condenarlo a dos años de trabajos forzados en la cárcel de Reading acusado de sodomía, el autor de El retrato de Dorian Gray tuvo que ver cómo este relato de amor homoerótico se usaba en su contra, pues, caso de ser su autor –como pretendía demostrar la acusación– probaría su falta de moralidad y, por lo tanto, su homosexualidad.

Por primera vez se presenta este breve relato en castellano, acompañado de dos poemas de los llamados uranistas que el propio autor, John Francis Bloxam, escribió cuando era estudiante y que constituyen, junto con el relato, toda su obra publicada. Todo de la mano de la Editorial Amistades Particulares.