Archivo del sitio

‘El secreto de Arunda’, una novela histórica que nos descubre un gran misterio

Jose Barroso presenta un trabajo ampliamente documentado, nacido en la mente de un adolescente durante una clase de Historia

Ibarros 1-9

Fuente: El coleccionista de misterios

¿Cómo surgió El secreto de Arunda?
Es una historia que estuvo 15 años en mi cabeza. Siendo un adolescente y estando en clase de historia, el profesor llegó a esta parte de la reconquista de los reyes católicos. Se detuvo unos instantes en este pequeño misterio que atañe a mi ciudad natal y se me vino la novela a la cabeza. Aún necesitaría unos años para darle forma, pero el germen estuvo allí.

¿Qué encontrará quienes se sumerjan en la historia?
La documentación y ambientación habituales en mis novelas, personajes veraces que evolucionan con la historia y un secreto que será descubierto de la forma más cruel posible.

¿Cuánto tiempo le llevó plasmar la historia que quería?
Mucho tiempo. Demasiado hasta para los tiempos de escritura. Creo que más de 15 años desde aquella clase de historia hasta tener un primer borrador.

Una novela de este tipo requiere un gran trabajo de investigación. ¿Fue fácil acceder a los datos que deseaba conocer?
No, nada fácil, sobre todo a los datos referentes a los musulmanes. Los vencedores, en este caso los reyes católicos, se aseguraron de imponer y afianzar su leyenda, y se preocuparon mucho por mitigar otras versiones de lo que había ocurrido, de modo que encontrar las versiones de los vencidos fue arduo y complicado.

Respecto a las novelas históricas hay dos posturas entre los lectores: quienes creen que no se deben tomar licencias creativas y quienes las defienden. ¿Dónde se enmarcaría usted?
Creo que una novela sin licencias es un libro de texto. Yo soy novelista, los ensayos los dejo para los artículos en prensa (que también escribo), pero no es el motivo de un novelista. En mis textos hay licencias creativas pero sin que traicionen a los hechos ni a sus principales personajes. Creo que todo tiene cabida si se hace con detalle y mucha documentación.

En todo ese tiempo, ¿cuál fue el mayor reto al que se enfrentó?
Sobre todo la documentación. Hay que tener cuidado con los alimentos que llegaron de América, con determinados avances bélicos que llegarían muy poco después, con la situación política y con las fugaces lealtades de la época. Para todo ello documentarse en clave y prácticamente hay que poner en duda cada párrafo.

Háblenos un poco de la construcción de los personajes.
Como protagonista necesitaba a alguien de naturaleza amable aunque capaz de codearse con individuos muy peligrosos y con intereses ocultos. Me decidí por un médico precisamente por su facilidad para estar en diferentes ambientes y poder ser el protagonista en un momento dado para pasar rápidamente a estar en un segundo plano. Con los reyes católicos o el Gran Capitán he querido ser fidedigno con respecto a la documentación que nos ha llegado sobre ellos. Los personajes árabes vuelven a ser un gran interrogante. Si nos quedamos con la versión cristiana eran poco menos que inútiles para la guerra, la gestión o las finanzas, de modo que construí personajes de la nada, aunque más creíbles desde el punto de vista histórico. Lee el resto de esta entrada