Archivo del sitio

Xavier Aldekoa: Kapuscinsky sí es referente por cómo cambió la mirada

 El periodista ha plasmado en Océano África algunas de las historias que ha conocido en sus años trabajando en África

Fuente: Twitter

Fuente: Twitter

Lo primero que nos gustaría saber es cómo surgió el libro.
Me preocupaba encontrar el momento exacto, si es que existe. Pero por lo menos sí buscaba un momento justo o correcto. El proyecto de escribir un libro estaba desde hace tiempo en mi cabeza e iba escribiendo. Me gusta mucho escribir. Pero no quería precipitarme ni pecar de conservador al escoger el momento de publicarlo. Después de 14 años viajando por el continente y con base en Johannesburgo desde 2009, pensé que había conocido a mucha gente y tenía muchas historias acumuladas. En Editorial Península seguían mi trabajo y me contactaron. Fue casualidad que los momentos se encontraran. Ellos tenían en mente que hiciera algo de Nelson Mandela, pero yo no veía qué podía aportar de nuevo o mejor que otros, así que les propuse lo que realmente me apetecía hacer. Tanto Ramon como Ana, mis editores, apostaron con los ojos cerrados. Son dos locos entrañables, y a los que estoy muy agradecido. 

Nos parece sugerente el título, Océano África. ¿Cómo llegó a él?
Más que un título, es una protesta o una invitación. Quería reflejar que desde Occidente miramos a África desde la superficie. El mar también parece una balsa de agua si la miras desde arriba, sin diversidad, cambios ni apenas interés. Pero cuando te sumerges en el océano, descubres la enorme diversidad que hay: desde bancos de peces, ballenas, arrecifes de coral a navíos naufragados o agujeros que jamás han sido explorados. Eso es África, un continente diverso y lleno de culturas, historias y gentes esperando a que nos sumerjamos para conocerles y conocernos. Protesto por ello e invito a que, si el lector quiere, Océano África sea el trampolín para lanzarse al agua.

En Océano África se incluye parte de su trabajo como periodista en el continente. ¿Qué criterio siguió para la elección de las historias que incluiría?
Quería utilizar historias de personas, poner nombres y apellido a situaciones para explicarlas. Quería contar la historia, el qué, el cómo y también el porqué. Así que a veces me guiaba por personas que me marcaron, por momentos o situaciones, pero no seguía un guión demasiado concreto. Soy fatal para hacer guiones o calendarios en la vida real. A veces me subo al coche, arranco y en el siguiente cruce decido a dónde voy, así que imagínate cómo soy para hacer planes o guiones para un libro. Sí quería equilibrar las historias positivas o negativas, la broma y la seriedad, porque eso es lo que es la vida, al fin y al cabo. Yo me divierto, aprendo, me enfado, me entristezco, exploto de rabia, me emociono o me quedo flipando como un niño cuando estoy en África. Eso quería que fuera el libro. Yo no puedo dar lecciones de nada, sólo pretendo explicar unos trozos de vida del continente. Y hacerlo con respeto a la gente que me dio el privilegio de contarme su historia. Eso ya me parece un montón.  Lee el resto de esta entrada

Anuncios