Archivo del sitio

Reseña: ‘En un rincón del alma’, de Antonia J. Corrales

Una novela que se adentra y no te suelta, tal que piensas en la posibilidad de hacerte con ese paraguas rojo y seguir luchando por tus sueños

«Es como si Jimena nos estuviera contando su historia sólo a nosotras. Lectores y lectoras, ándense con ojo que este libro engancha.» María Dolores García Pastor, periodista y escritora
«… Hacen que te sientas parte de la historia, como si fueras su almohada o su confesor, como si fueran tus amigos o formaran parte de tu vida. Y sin duda un acierto muy grande ha sido el convertir ‘En un rincón del alma’ en una historia de tres mujeres, o en tres historias que abrigan a la misma mujer. Gracias, Antonia, por escribir esta historia.» Anika Lillo, directora de la web-revista ciberanika
«Una prosa convincente y cautivadora ilumina esta obra excepcional de Antonia J. Corrales.» Miguel Ruiz Montañez, autor de La Tumba de Colón

Por: Mariló del Valle (Facebook)

  • Entrevista a Antonia J. Corrales en De lectura Obligada: aquí.

  • Reseña de As de corazones, de Antonia J. Corrales: aquí.

Portada de la novela

Portada de la novela

Datos del libro

Reseña:

Esta novela tiene la particularidad de que no tiene sinopsis, a menudo, los autores se esfuerzan por esbozar en un resumen muy escueto, algunos barnices de lo que nos vamos a encontrar en su novela, Antonia J. Corrales, hace exactamente lo contrario, no hay una sinopsis, no hay nada que nos advierta sobre el tema que trata y tampoco que, al leerla, nos quedemos sin palabras. Antonia dice que ha querido dejar a sus personajes en libertad y que ellos nos vayan contando sus historias.

Como decía antes, esta autora tiene la virtud de dejar hablar a sus personajes, de que cobren vida y nos inviten a ser parte de sus historias, aunque haya sido escrita como un monólogo porque los diálogos son escasos por no decir inexistentes, no obstante la novela, no podría haber sido escrita de otra forma, no habría tenido el mismo sentido ni mucho menos expresado de mejor manera, tantísimo sentimiento.

Jimena elegirá Egipto como destino, su vida no pasaba de ser una constante rutina, al casarse no tenía ajuar, lo único que poseían tanto ella como Carlos, su marido, era su mutuo amor, tener cosas materiales dentro de casa les costó mucho esfuerzo, con el tiempo Carlos subirá posiciones en su trabajo y con esto, podrán acceder a cambiar de casa y de barrio.

Estos cambios, permitirán a Jimena, conocer a Sheela y Remedios, se harán muy amigas y formarán un trio llamado “las brujas de eastwik” cuya amistad a prueba de todo, permanecerá durante toda la novela, solo el destino se encargará de que no todas lleguen hasta el final.

Mientras dura su viaje a Egipto, decidirá escribir una carta a su madre, en la que le contará sus sentimientos y lo mucho que ha sentido no tener la misma cercanía que tuvieron sus hermanos, un sentimiento que ha cargado durante años y que no ha podido apartar de su corazón.

La amistad desde el punto de vista sentimental que Antonia resalta y refleja en esta novela, invita a reflexionar pues, habla de la familia en la que ha crecido el personaje pero también de la familia que formó, que las cosas cambian con el tiempo, que el amor se convierte en rutina y que de la complicidad de los primeros tiempos, no queda absolutamente nada, Jimena es artista, lectora incansable aunque “El rodaballo” se le haya resistido, un alma que a pesar de las circunstancias, es tan libre que es dueña de su pensamiento aunque las ataduras externas digan lo contrario y ese paraguas rojo de la portada cuya connotación es, sin duda, estremecedora.

Un narrador que te hará presa de sus palabras, sus angustias, sensaciones y de su alegría, “En un rincón del alma” es una novela que transmite amor aun cuando la vida y las mismas circunstancias te hagan pensar lo contrario.

Anuncios

Antonia J. Corrales se lanza a la novela intimista

Con 2 novelas de intriga en el mercado, la escritora madrileña sorprende a sus lectores con En un rincón del alma

Por: Tania J. Baeza (@undiamasconvida)

En su blog califica de sueño el momento en que recibió los ejemplares de su novela. ¿Sigue siendo un momento tan especial incluso cuando se tiene varios libros en el mercado?

Sí. Es como el nacimiento de un nuevo hijo, cada uno es especial y único. Sin embargo en este caso es aún más especial para mí. Esta obra es la más débil, la que  se desestimó. Como un hijo que lucha en la incubadora por sobrevivir a pesar de las conclusiones de los “facultativos” que no dan nada por él. Pero se agarró con fuerza a mi mano y demostró que todos estaban equivocados. Los lectores la auparon a lo más alto y la valoraron contraviniendo las previsiones editoriales.

Su primera novela fue Epitafio de un asesino (2005). Tres años más tarde vio la luz La décima clave. Y el año pasado se puso a la venta su última novela hasta la fecha: En un rincón del alma. Más allá del género, ¿qué diferencia o evolución notará el lector en su forma de escribir?
En más de una ocasión he manifestado que muchos escritores noveles tienen el calificativo de principiantes, de recién estrenados, sólo porque sus obras aún no han sido editadas. Por esto, solo por ello, creo que la diferencia entre un escritor que ya ha publicado y el que lo hace por primera vez en muchos casos es sólo eso: la publicación de la obra. De ello, de que la obra entre en un sello editorial, en máquinas, muchas veces la causante no es la calidad de la misma sino la suerte u otros condicionantes. En mis obras la diferencia sólo está en el género literario, en el registro, que es totalmente diferente. La calidad y el estilo narrativo es el mismo.   De hecho si tomamos la prueba más evidente de ello es que la última obra publicada  “En un rincón del alma” fue la primera que escribí. Lee el resto de esta entrada