Archivo del sitio

‘Secretos bajo la hierba’, una novela policiaca que sigue los pasos de la escuela estadounidense

 Juan José Marín nos presenta a unos personajes para los que espera un largo recorrido

¿Cómo surgió Secretos bajo la hierba?
piel
En realidad, la idea principal de la novela surgió con motivo de un premio literario organizado por un conocido diario deportivo. Fue al escuchar por la radio la convocatoria de dicho premio cuando comencé a fraguar el argumento principal y los personajes más importantes. Faltaban pocos meses para el cierre del plazo, por lo que no me dio tiempo a terminar la novela. Esa idea principal que surgió entonces aún permanece, aunque el argumento ha ido evolucionando y transformándose bastante desde entonces, pues han transcurrido varios años desde que decidí que era una historia que merecía la pena ser contada.

Sin hacer spoilers, ¿qué nos puede contar de la trama?
Esa es una pregunta complicada de responder, ya que siempre que me preguntan sobre ello me resisto a contar más de lo que ya cuenta la sinopsis. Prefiero que el lector vaya descubriendo los entresijos de la trama por sí mismo. Pero para los que no la hayan leído, les diré que la novela comienza con el hallazgo por el personal de un céntrico y lujoso hotel en Madrid, en pleno paseo de la Castellana, del cadáver de una joven modelo. Dos de los protagonistas de la novela serán los encargados de encontrar al culpable, un experimentado inspector de Homicidios de la policía llamado Ricardo Reyman y su joven compañera, la también inspectora María Castro. El caso, en un principio, no parece entrañar demasiadas complicaciones, ya que los primeros indicios sugieren que la muchacha ha sido víctima de un arrebato o incluso de un juego sexual que acabó mal, pero poco a poco se irá enredando tanto que ambos acabarán arrepintiéndose de no haber obedecido a su comisario para dejar la investigación en manos de otro compañero. La primera sorpresa se la llevarán al recibir el informe de la policía científica que ha inspeccionado el lugar del crimen y que apuntará a un personaje famoso como sospechoso. Esto provocará la aparición del caso en las portadas de todos los periódicos del país, también en las distintas televisiones y radios, al tiempo que sufrirán la injerencia de altos cargos policiales y políticos en la investigación e incluso del mismísimo CNI, el servicio de inteligencia español… Y hasta aquí puedo leer. El resto, animo a descubrirlo directamente durante la lectura de la novela.

Al tratarse de una novela policiaca, un género bastante popular entre los lectores, suponemos que ha tenido muchas referencias literarias o cinematográficas. ¿Podría hablarnos de ella?
Todo lo que hacemos en nuestro día a día está influenciado por algo o por alguien, desde la forma de hablar o de comer hasta lo que compramos o cómo decidimos vivir o comportarnos, lógicamente también lo que escribimos o cómo lo hacemos. Hay muchos autores a los que admiro, buena parte escritores de novela negra o policíaca, pero también de otros géneros. Siento, por ejemplo, verdadera envidia (sana) de cómo escribe Javier Marías, me parece un escritor increíble. También admiro, por ejemplo, a otros autores españoles como Pérez Reverte, Marsé, Vázquez Montalbán, González Ledesma, Juan Madrid, Lorenzo Silva, Domingo Villar… Y fuera de nuestras fronteras a Vargas Llosa, García Márquez, Camilleri, Simenon, Patricia Highsmith, Henning Mankell, Donna Leon, Jo Nesbo…, por decir solo algunos que se me vienen a la cabeza. Por supuesto, también a los clásicos de la novela negra americana como Chandler o Hammett, tengo que confesar que algo más que a los autores ingleses del género, como pueden ser Agatha Cristie o Conan Doyle, a los que considero también geniales, pero mis gustos se inclinan más hacia la escuela americana. Desde el punto de vista cinematográfico, como planteas, no puedo olvidar películas como El sueño eterno, Casablanca, Sed de mal o Chinatown… O de series, tan de moda ahora, de las que son gran fan, como Homeland, The Wire, The killing, Broen, True Detective…  De todo ello, posiblemente, haya adquirido influencias, porque de todo se puede aprender algo, tanto de lo bueno como de lo malo, pero no seré yo quien diga cuáles y de quién, prefiero que sean otros quienes lo digan. Yo bastante tengo con escribir historias de una forma digna. Mi misión es contar historias que entretengan, que apasionen si es posible. Lee el resto de esta entrada