Archivo del sitio

Reseña: “El octavo sacerdote”, de Sirkka Ports

Dibujo

Por: Marta Juan  Twitter :@martajuan

La segunda novela de Sirkka Ports, “El octavo sacerdote”, fue tan requerida por el lector que en breve saldrá publicada con la Editorial Universo, y ahora que lo he leído comprendo el porqué, y es que esta historia de terror consigue atraparte de principio a fin, manteniendo el suspense hasta las últimas páginas.

Nada más empezar “El octavo sacerdote” nos trasladamos a la Cañada Real en Madrid donde Elsa, la joven protagonista de la historia, se adentra en el mundo de las drogas, siendo testigos de cómo le hace sentir la  heroína acompañándola en el pequeño viaje que le provoca un chute. La adicción de Elsa se convertirá en su perdición y no dudará en marcharse con un desconocido con la promesa de conseguir droga. Elsa acabará en un lujoso ático de Madrid donde se verá envuelta en un ritual satánico, una orgía de sexo, violencia y drogas, con unos invitados muy selectos. Tras volver a casa después de pasar por ese infierno, Elsa empezará a comportarse de una forma muy extraña y violenta. Lo que en principio parece que son las consecuencias del síndrome de la abstinencia, en realidad será una posesión demoníaca. Elsa no sólo se ha llevado malos recuerdos de aquella fiesta en el ático, sino que el mal en estado puro se ha instalado en ella, y el diablo no abandonará su cuerpo hasta alcanzar su objetivo.

El encargado de luchar contra el diablo que ha invadido el cuerpo de Elsa será el padre Sebastián, un cura en principio escéptico, que pronto se dará cuenta de que realmente las posesiones demoníacas existen e intentará luchar con toda su fe para salvar el alma y el cuerpo de la joven Elsa. Para aquellos que hemos visto la película de “El exorcista”, dirigida por William Friedkin y basada en la novela homónima de William Peter Blatty, es imposible no recordar aquellas escenas en las que el padre Karras y el padre Merrin intentan liberar a Regan MacNeil. Esa cama levitando, las autolesiones, las drásticas bajadas de temperatura… Pero debemos destacar que “El octavo sacerdote” no es sólo una novela de exorcismos, también encontramos una subtrama que dota de sentido a toda la historia. En la novela se destapará una red de corrupción, de drogas y sexo, en la que muchos personajes se verán envueltos. Este es el plus de la novela de Sirkka Ports, aquello que le diferencia de las demás novelas sobre exorcismo y lo que dota de suspense a la misma hasta el final, un final que no dejará indiferente al lector.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Sirkka Ports sobre “El Octavo Sacerdote”: “Es una novela oscura, que te traslada a vivir escenas terribles”

DibujoTras “Nota de suicidio”, que sigue cosechando éxitos en Amazon, Sirkka Ports vuelve a la literatura de terror con “El Octavo Sacerdote”.  En esta novela somos testigos de cómo Elsa, una joven de buena familia, cae en el mundo de las drogas. Bajo la influencia de estas sustancias será llevada a una fiesta en un ático de Madrid, donde el sexo y las drogas se unen para celebrar un ritual satánico que tendrá graves consecuencias para Elsa. Una vez en casa el comportamiento de Elsa cambia, y lo que parece que son las consecuencias de una desintoxicación resultará ser una posesión demoníaca. El padre Sebastián será el elegido para combatir al demonio que ha poseído a Elsa.  

Por: Marta Juan  @martajuan

“El octavo sacerdote” ha sido definido como “un viaje por los pecados del hombre”. ¿Cómo resumiría su última novela?
Es una novela muy intensa, oscura, que te traslada a vivir escenas terribles. Es original, sorprenderá a quienes esperen leer en ella el típico exorcismo que vemos en los cines, mi “Octavo Sacerdote” nos ofrece mucho más. Hay una subtrama muy interesante que le aporta, a mi parecer un ingrediente fundamental, el suspense. El mejor resumen es sin duda leer su sinopsis, me costó mucho escribirla sin desvelar ninguna sorpresa o giro argumental, y en ella se pueden intuir los múltiples elementos que conforman la novela.

En esta historia se entremezclan varios temas: drogas, posesiones demoníacas… ¿cómo surgió la idea de escribir esta historia?
Es una buena pregunta, porque efectivamente se entremezclan muchos temas escabrosos en el libro. Mi intención era escribir un relato corto sobre Elsa, la protagonista, contando las miserias que provoca padecer una adicción. En este caso concreto, una fuerte adicción a la heroína. Sin embargo, cuando terminé el relato quedó con un final abierto, misterioso, y me puse a pensar que iba a sucederle a Elsa ahora…

Me dejé llevar por la imaginación y acabé urdiendo la trama de la novela con detalle y dándole un argumento que para nada esperaba en un principio.

Es curioso, pero sin pretenderlo, abordo tres rituales diferentes en el libro…el ritual de Elsa al drogarse, el ritual seguido en las denominadas “fiestas satánicas”, y finalmente, el ritual del exorcismo.

Los lectores de “El octavo sacerdote” no son los únicos que han sentido terror con este libro, ya que al parecer el proceso de creación de “El octavo sacerdote” no ha sido muy tranquilo. Pesadillas, terrores nocturnos, sucesos inexplicables…. ¿Qué es exactamente lo que le pasó?
Veo que estáis bien informadas…pues sí. El proceso de creación ha sido algo duro, no por falta de inspiración, que puedo decir, sinceramente, que no me ha faltado escribiendo esta novela. Sino, por las consecuencias que padecía en primera persona cuando terminaba de narrar ciertas escenas del libro. El terror no se quedaba guardado en el disco duro de mi ordenador…me lo llevaba detrás. He padecido esa terrible sensación de sentir que no estaba sola… que alguien me observaba, y claro, al acostarme, eran continuas pesadillas. El miedo es gratis, dicen que cada uno se coge el que quiere, ¿no? Pues digamos que yo me cogí mucho.

Como sucesos “extraños” han sido dos, os contaré aquí uno de ellos. Al contarle a mi madre lo mal que lo estaba pasando, me cedió un rosario a modo de “protección”. Tras llevarlo tres días puesto me lo tuve que quitar, por una reacción alérgica en el cuello. Hasta ahí, todo normal, ya que me ha sucedido otras veces con collares o bisutería…no me extrañé. Decidí devolvérselo a mi madre y lo guardé con sumo cuidado en un bolsillo exterior del bolso. Al sacarlo, me encontré con la sorpresa de que el rosario estaba totalmente destrozado, desintegrado sería la palabra exacta. Las cuentas estaban todas sueltas y esparcidas por el forro de mi bolso, no pude entender qué había pasado… que se rompiera tan salvajemente no tiene explicación alguna. En mi blog, desvelo el otro suceso, quien quiera conocerlo puede pasarse por allí.

Lee el resto de esta entrada