Archivo del sitio

El periodista Ezequiel Teodoro presenta ‘La corrupción en España. Los trapos sucios’.

“¿Cómo puedes contar que la infanta Cristina dice que en su casa solo se ocupa de los niños y esas cosas sin que te salga la sonrisa?”, así defiende el autor, Ezequiel Teodoro, que en su obra haya trazos de humor e ironía

Por: Tania J. Baeza

Fuente: Youtube

Fuente: Youtube

¿Cómo surge Corrupción en España. Los trapos sucios?
Surge como consecuencia de mi propia ignorancia ante el cúmulo de casos que se iban acumulando en los juzgados, y mis ganas de saber qué estaba pasando en nuestro país. ¡Cómo yo, periodista, podía estar ajeno a lo que estaba sucediendo y sucede! De modo que me propuse leer todo lo que se había publicado, y si no he leído todo, me he acercado bastante, jeje.

En su libro habla de 15 casos de corrupción, lamentablemente la actualidad informativa dice que hay muchos más. ¿Qué criterios siguió para la selección de los casos sobre los que escribir?
Lo primero que hice fue acudir a internet, donde hoy está todo o casi todo. Y reuní unos cien casos. Tuve que hacer una gran criba. Quería que fuesen casos relevantes a nivel nacional, que se conocieran, y en los que estuvieran implicados políticos con mucho nombre. Pues el libro, además de ser una obra divulgativa, quería mostrarlo como un espejo de lo que ocurre en nuestra sociedad.

¿Estamos ante un análisis documentado de la corrupción en España o la opinión crítica de un ciudadano?
Tiene un poco de las dos cosas. Es un análisis documentado porque para escribirlo tuve que leer más de 6.000 noticias, que no son pocas. Buceé durante tres meses ocho horas diarias para conocer hasta el último detalle de los 15 casos más relevantes, y esa documentación se nota. Pero también contiene una crítica mordaz sobre nuestra sociedad y los políticos que tenemos, no los que nos han tocado, como dirían algunos. Son los que tenemos porque los hemos puesto nosotros.

Y, ¿cuánto tiempo le llevó componer un libro de estas características?
Alrededor de cuatro meses. La parte más difícil no fue escribirlo, como podría pensarse, sino la documentación. Lee el resto de esta entrada

Anuncios