Archivo del sitio

‘Velódromo’ nos habla de un mundo quebrado

Jesús Serna inicia la promoción de su nueva recopilación de relatos en su tierra, Albatera (Alicante)

 

jesús

Fuente: Facebook de Jesús Serna

¿Qué nos puede contar de su segundo libro de relatos, Velódromo?
Velódromo comienza a gestarse con la publicación de Girasoles en Venecia, a finales de 2013. Surge de la necesidad de reflejar la fragmentación de un mundo quebrado, tanto exterior como interiormente. Son relatos, sí, pero concebidos como una totalidad. Los relatos, sus aristas, se incrustan unos con otros hasta formar el mosaico, el caleidoscopio. Considero Velódromo como el reverso de Girasoles, ambos conforman una suerte de díptico astillado.

Suponemos que, decidido a publicar esta segunda obra, tuvo que hacer una selección de relatos. ¿Qué criterios siguió en esa selección?
El principal criterio de selección es el que marca el tiempo. El texto como larva que sufre un proceso de metamorfosis. Si gira el reloj y el relato sigue siendo consistente se queda. A veces, pasado unos meses, el relato se ha convertido en un azucarillo. En tal caso, se queda fuera.

De cualquier forma, hay tres líneas temáticas que atraviesan el libro: la memoria, la entraña y el cine. El tema, aunque en menor grado, podría ser un segundo criterio de selección.

Pensando en los relatos que quedaron fuera, ¿qué destino les espera? ¿Tendrán otra oportunidad de llegar a los lectores?
Los relatos que quedan fuera seguirán su proceso de cambio natural, llegará su momento. El epílogo del libro, “Tríptico del cielo errante”, supone una revisión libre de “Preciosa y el aire” de Lorca. Han pasado cerca de diez años desde que trabajé el romance de Lorca por primera vez. Nada tiene que ver aquel texto con el “Tríptico” y, sin embargo, ambos surgen de una misma inquietud. La oruga, la crisálida, la mariposa. Lee el resto de esta entrada