Archivo del sitio

‘Entre el odio y la venganza’, un libro para quienes disfrutan conociendo la historia de España

Alfonso García López descubre el papel de Cruz Roja en la Guerra Civil 

odio¿Cómo surgió Entre el odio y la venganza?
Al terminar mi anterior libro –Cruz Roja y Galicia unidas por la historia-, descubrí en el Centro de documentación y Archivo de Cruz Roja Española en Madrid, importante documentación no explorada, sobre la guerra civil. A partir de ahí entré en contacto con el Archivo del CICR en Ginebra y con el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

¿Por qué eligió ese título? ¿Barajó algún otro?
Tan solo unos días antes de enviarlo al editor, encontré un título que me gustaba. Creo que define de forma contundente el ambiente de hostilidad en el que los delegados del CICR  llevaron a cabo su misión. Entre ambas pasiones, en una posición de neutralidad, trabajaron como buenos samaritanos.

El libro trata sobre la Guerra Civil española, de la que se han hecho cientos de películas y escrito libros de todo tiempo, ¿se puede decir algo que todavía no se haya contado?Creo que el contenido del libro pone de manifiesto que, pese a haberse escrito cientos de miles de páginas sobre tan trágico período, era posible decir algo nuevo.

Los fondos del  archivo del Comité Internacional sobre nuestra guerra, son tan voluminosos –300.000 documentos- que algo más se podrá decir, porque yo he leído en torno a 15.000, tan solo un 5 % de ellos.

Y, ¿qué diría a quienes piensan que se debería dejar de investigar sobre este punto de la historia para pasar página?
Conocer la historia de una familia, de una institución, de una nación, es fundamental para arraigar el sentido de identidad y pertenencia; desconocer quién somos es como un “alzheimer” nacional. Conocer sin ira, sin odio, sin afán de venganza, sí; hacerlo poniendo la pasión sobre la razón, no; olvidar, tampoco, porque supone perder la identidad nacional.

¿Fue fácil acceder a toda la información de Cruz Roja Internacional?
La verdad es que ha resultado complicado acceder a los fondos digitalizados que entregó el CICR al Gobierno de España el año 2008, que se conservan en Salamanca. A pesar de haber transcurrido más de ocho años desde entonces, no se puede acceder a través de internet, a pesar de que fueron entregados perfectamente catalogados.

Conseguí el catálogo de los fondos en el ACICR de Ginebra y descubrí, que, pese a constituir un todo, una parte estaba en Salamanca y otra parte, olvidada, en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el centro de reproducción de documentos.

Además de los documentos digitalizados por Cruz Roja, ¿qué otras fuentes de información ha utilizado?
Las fuentes archívisticas básicas han sido el ACICR y el Centro de Documentación y Archivo de CRE. Con carácter complementario he recurrido al Archivo Histórico del Ejército del Aire en Villaviciosa de Odón, Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares y Archivo General Militar en Ávila. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

La ambulancia. Una historia de amor en el exilio

El pasado 11 de diciembre salió a la luz la novela del escritor Xavier Molins

portadaNP.
Esta novela, basada en hechos reales vividos por los abuelos del autor, narra la historia de Filo que al estallar la Guerra Civil Española apenas tiene quince años. La guerra y su posterior exilio a Francia harán que experimente situaciones extremas que jamás hubiera imaginado.

La ambulancia es una historia real de amor en tiempos de guerra. Un retazo de la historia de España que ayuda a comprender cómo vivió la gente corriente ese macabro capítulo.

Este libro no es sólo un homenaje a Filo, sino que también pretende honrar a todas aquellas personas anónimas que sufrieron en los campos de concentración del sur de Francia y cuyo único delito fue defender la democracia que otros hemos disfrutado. Lee el resto de esta entrada

Olga Mínguez anima a la lectura del teatro para tener una visión propia de las obras y no a través de las de los directores

La escritora y actriz ilicitana está promocionando Pasajes a Orán

Por: Tania Baeza

Portada del libro

Portada del libro

¿Qué le impulsó a escribir Pasajes a Orán?
En la obra quería tratar dos temas principalmente. El primero es el papel de las ciudades de retaguardia durante la Guerra Civil, como es el caso de Alicante. Quería hablar del maltrato que sufrieron estas ciudades y de hechos tan terribles y tan poco recordados como pudo ser el bombardeo sobre el mercado central de Alicante de 1938. El segundo tema del que quería hablar es la generación de artistas españoles jóvenes que se perdieron en el exilio y que ya no fue posible recuperar para España.

Y, una vez que estaba preparada para contar esta historia, ¿cuánto tiempo le llevó plasmarla por escrito?
Tras recabar toda la información necesaria, el proceso de escritura, reescritura y retoques finales duró unos cinco o seis meses más o menos.

¿Qué fue lo más difícil, si hubo algo, de ese proceso?
Información sobre la Guerra Civil hay mucha, pero resulta más costoso conseguirla cuando te adentras en hechos concretos de provincias, como el bombardeo del mercado central de Alicante. Además, una vez conseguí todos los datos que necesitaba, me encontré con un horror superior al que conocía, lo cual me resultó bastante duro a la hora de plasmarlo en la obra.

Durante mucho tiempo se han publicado libros sobre la guerra civil contando lo que ocurrió, siempre desde alguno de los bandos. ¿Ha llegado la hora de convertir ese pasaje de nuestra historia en el escenario sobre el que crear historias?
Por desgracia, la Guerra Civil es una parte de nuestra historia que todavía no ha sido superada. Quedan muchas heridas abiertas, y eso siempre hace difícil que nos acerquemos a ella desde un punto de vista que no sea el meramente historiográfico. Aun así, creo que no debemos tener tanto miedo a la hora de crear novelas o textos dramáticos.
Lee el resto de esta entrada

Gonzalo Giner: “Escribir es un ejercicio apasionante y te regala muchas compensaciones”

El autor transmite su amor por los animales en cada página de su obra

Fuente: Casa del libro

Gonzalo Giner. Fuente: Casa del libro

Por: Tania Baeza

¿Qué ofrece al lector Pacto de lealtad?
Una historia con la que descubrirá qué papel tuvieron nuestros perros durante la Guerra Civil y en qué sorprendentes planes estaban ocupados los nazis durante los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

Sus novelas anteriores, El sanador de caballos y El jinete del silencio, estaban centradas en el mundo del caballo. En esta ocasión nos adentramos en el mundo canino. ¿Necesitaba cambiar de ambientación?
No he pretendido un cambio de ambientación, solo ofrecerle al lector una visión distinta de una guerra, la Civil, que he de reconocer ha sido muy tratada por la literatura, al explicar la contienda a través de los ojos de un perro e imaginar qué puede llegar a sentir y experimentar un animal cuando se encuentra frente a ella. Lee el resto de esta entrada

Los libros sobre Memoria Histórica atraen a lectores no habituales

El escritor y periodista madrileño Rafael Torres fue uno de los primeros en investigar sobre la Guerra Civil  y posterior dictadura. Lo hace persiguiendo la verdad, aunque como republicano le duela lo que descubre.

Fuente: El Mundo

Preparando la entrevista he leído que algunos le consideran precursor del movimiento por la Memoria Histórica. Sin embargo, usted lo niega. Por lo tanto, en su opinión, ¿cómo surgió dicho movimiento?
Creo que no se trató ni se trata de ningún movimiento, sino de una necesidad colectiva, la de conocer verdaderamente qué pasó por medio de los testimonios de los protagonistas y de las víctimas del drama de la Guerra de España. Se les había silenciado durante décadas, y si a esos ancianos se les hubiera seguido privando del derecho a recordar, a expresarse, a transmitir a las generaciones siguientes sus experiencias, la Historia habría quedado, tal y como pretendió el franquismo y se quiso durante la Transición, demediada para siempre.

Y, ¿cómo llegó usted al movimiento por la recuperación de la memoria histórica?
Yo no llegué de ninguna manera. Soy madrileño, español, persona, y eso ya sería suficiente para querer saber, para necesitar saber en qué consiste eso, de dónde viene uno, a donde nos llevaron… Pero es que, además, soy escritor, y periodista, y  mis deberes cívicos y profesionales, así como mi insaciable curiosidad y el respeto debido a mis mayores, a mi patria y a la verdad, me condujeron a investigar, a escribir y a divulgar lo que tan malamente se había investigado, escrito y divulgado hasta la fecha sobre los horrores de aquella Guerra, sobre sus verdugos y sobre sus víctimas.

Una de las quejas más comunes de los historiadores en España es el difícil acceso a los archivos. ¿Es más fácil cuando ya se tiene una reputación como investigador?
Nunca ha sido fácil para nadie. De una parte, por la voluntad del régimen de no facilitar el acceso a los archivos que pudieran contener información indeseada,y  de otra, por la destrucción, dispersión, abandono y desorden de dichos espacios documentales Pero el archivo fundamental, el de la palabra, el de la memoria, estaba ahí, el de los testimonios de quienes vivieron y conocieron de primerísima mano aquella tragedia.

Desaparecidos de la guerra de España habla de la violencia de los 2 bandos. Sin embargo, un bando y otro niegan el papel de víctimas entre el adversario. ¿Se superará alguna vez esta negación?
Desaparecidos de la Guerra de España fue una primera aproximación al terrible fenómeno de las desapariciones durante la represión en ambas zonas, muy superior, en una proporción de tres a uno, en la sublevada, donde el extrerminio del adversario se organizó de manera oficial y sistemática.  Pero también quise hablar de algo sobre lo que se sabía muy poco: los desaparecidos en combate, los hospitales de campaña, la huida de Málaga en la que desaparecieron unas cinco mil personas. Y, claro, los paseos, las “sacas”… Tras la Guerra, los vencedores buscaron a sus desaparecidos, los hallaron en la mayoría de los casos, auxiliaron a sus familias, persiguieron a sus verdugos, elevaron monolitos y memoriales, sus nombres se fijaron en los portadas de las iglesias, se honró, en fin, su memoria. Nada de eso pudieron hacer los derrotados, pues no hubo piedad ni clemencia ni generosidad ninguna con el vencido, y cuando publiqué ese libro aún había unas cien mil personas “desaparecidas” en las cunetas, en los olivares y en las simas. Su familias les buscaban desde hacía 60 ó 70 años.

¿Cómo responden los lectores a libros como Desaparecidos de la guerra de España o Los náufragos del Stanbrook? Es decir, ¿hay gente interesada en estas obras o, como se dice desde la política, es algo desfasado que se trata de resucitar por revanchismo?
Es obvio que quien dice que el episodio más traumático de la historia de España, y cuya memoria se cerró en falso, o sea, por decreto, no importa a la gente, es que no quiere que a a la gente le importe. Sus motivos tendrán. Y el que ve revanchismo en el uso de la memoria, de la libertad, del consuelo, de la cauterización de las heridas y de los derechos más elementales, como es el de enterrar dignamente a los muertos, se retrata y retrata su alma perfectamente. Lee el resto de esta entrada