Archivo del sitio

‘Siberia’, la novela perfecta para quienes añoran a los grandes espías

La historia de Txusmi Saez está protagonizada por una joven rusa y un vasco

siberia foto¿Cómo surgió Siberia?
Siberia surgió de la necesidad de escribir un thriller negro que se desarrollaba parcialmente en esas frías tierras rusas. La trama se desarrolla paralela a unos acontecimientos reales ocurridos en ese lugar.

¿Por qué se decantó por este título? ¿Barajó algún otro?
El título estaba bastante claro. Dudé si añadir algún subtitulo complementario, pero finalmente dejé solo Siberia.

¿Tuvo claro el desarrollo de la historia desde que empezó a escribir o fue cambiando sobre la marcha?
Tenía bastante claro el desarrollo de la historia, los personajes y la trama central. El final es lo que me hizo repensarlo en varias ocasiones para dejar finalmente el que sale en el libro.

Durante el proceso creativo, ¿sufrió algún bloqueo que frenara su escritura? De ser así, ¿cómo se enfrentó a él?
La verdad es que no me bloqueé en ningún momento. Dispuse de más o menos tiempo para escribir y compaginarlo con mi trabajo pero no me atasqué.

Los protagonistas de la novela son la rusa Masha y el vasco Txema. ¿Hay algo de usted o de conocidos suyos en ellos?
En esos personajes no. Evidentemente todos los personajes beben parcialmente del autor, pero ellos están creados para y por la novela. Otros personajes secundarios de la misma, como por ejemplo la científica Alexandra sí que se basan en personajes reales. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Alexander Weinberg: “La autoedición es una herramienta para salir al mundo”

En esta ocasión vuelve el escritor Alexander Weinber con su nueva novela Norrington, que consigue intrigar y engañar al lector

Por: Alberto Berenguer       Twitter: @tukoberenguer

img_8513

El escritor Alexander Weinberg

Hace dos años pasó por De lectura obligada para promocionar su segunda novela, Las manos de la venganza. Aunque la crítica fue buena, en aquellos momentos se encontraba en un proceso de conseguir la respuesta que esperaba por parte de los lectores. ¿Cómo valoraría el alcance de la novela en estos últimos años?
Aunque no corren buenos tiempos para la literatura (tampoco para la cultura, en general), considero que Las manos de la venganza tuvo una muy buena acogida, a pesar de que, a mi juicio, no fue explotada lo suficiente. En cualquier caso, los lectores que me hicieron llegar sus críticas y reseñas coincidieron en una evolución positiva en cuanto a mi estilo narrativo y en cuanto al desarrollo de los personajes y de la trama, lo cual es como una “palmadita en la espalda” para tratar de seguir en la brecha.

Las manos de la venganza será reeditada próximamente, también de modo independiente, con un estilo más personal, una nueva portada y tratando de subsanar aquellos errores que, en la publicación tradicional a través de la editorial, “se colaron” en la edición. Se dice que “no hay libro sin errata”, sin embargo, desearía que de éstas últimas hubiese cuantas menos, mejor.

¿Qué supuso para usted la publicación de esa historia?
La publicación de Las manos de la venganza fue, de algún modo, mi “consagración” como escritor; la manera de creerme que, efectivamente, estaba inmerso en el universo de la literatura y que era “uno más del gremio”. Asimismo, también supuso un “empujoncito” para seguir creando historias.

En esta ocasión, cierra una etapa con la Editorial Alentia para apostar por la autoedición con su nuevo libro, Norrington. ¿Por qué tomó esta decisión?
Los contratos editoriales, al igual que las historias de amor, a veces no terminan con un “y fueron felices para siempre”. Así fue el caso en esta ocasión. A medida que pasaba el tiempo, la editorial y yo nos encontrábamos en puntos más distantes en cuanto a la manera de explotar mis obras, de modo que creo que fue la mejor decisión para ambas partes. Evidentemente, mi agradecimiento a Alentia es y será eterno, pues ellos me dieron la posibilidad de verme publicado (lo cual, cuando sucede por primera vez, otorga una sensación increíble), al igual que hacia mi editor, con el que, a día de hoy, sigo manteniendo una buena amistad. Lee el resto de esta entrada

Antonia J. Corrales se lanza a la novela intimista

Con 2 novelas de intriga en el mercado, la escritora madrileña sorprende a sus lectores con En un rincón del alma

Por: Tania J. Baeza (@undiamasconvida)

En su blog califica de sueño el momento en que recibió los ejemplares de su novela. ¿Sigue siendo un momento tan especial incluso cuando se tiene varios libros en el mercado?

Sí. Es como el nacimiento de un nuevo hijo, cada uno es especial y único. Sin embargo en este caso es aún más especial para mí. Esta obra es la más débil, la que  se desestimó. Como un hijo que lucha en la incubadora por sobrevivir a pesar de las conclusiones de los “facultativos” que no dan nada por él. Pero se agarró con fuerza a mi mano y demostró que todos estaban equivocados. Los lectores la auparon a lo más alto y la valoraron contraviniendo las previsiones editoriales.

Su primera novela fue Epitafio de un asesino (2005). Tres años más tarde vio la luz La décima clave. Y el año pasado se puso a la venta su última novela hasta la fecha: En un rincón del alma. Más allá del género, ¿qué diferencia o evolución notará el lector en su forma de escribir?
En más de una ocasión he manifestado que muchos escritores noveles tienen el calificativo de principiantes, de recién estrenados, sólo porque sus obras aún no han sido editadas. Por esto, solo por ello, creo que la diferencia entre un escritor que ya ha publicado y el que lo hace por primera vez en muchos casos es sólo eso: la publicación de la obra. De ello, de que la obra entre en un sello editorial, en máquinas, muchas veces la causante no es la calidad de la misma sino la suerte u otros condicionantes. En mis obras la diferencia sólo está en el género literario, en el registro, que es totalmente diferente. La calidad y el estilo narrativo es el mismo.   De hecho si tomamos la prueba más evidente de ello es que la última obra publicada  “En un rincón del alma” fue la primera que escribí. Lee el resto de esta entrada