Archivo del sitio

‘El animal más triste’, de Juan Vico, se ve acorralado por el engaño

El sexo es el hilo conductor en una historia en la que la infidelidad carnal se convierte en correlato de otro tipo de engaño: el que el paso de los años nos obliga a ejercer contra nosotros mismos

NP:
tristeUn grupo de amigos se reúne en una casa del Pirineo donde, entre copa y copa, desempolvan viejos fantasmas; entre ellos, un cortometraje que rodaron en sus años universitarios. Tras el visionado de la cinta y una fugaz visita a las ruinas de un pueblo abandonado de la zona, Paula, la más joven, escribe un relato en el que inventa un origen mitológico para el declive del pueblo. El relato, que narra los amores clandestinos entre un maestro republicano y una campesina viuda, introduce una lectura simbólica que a partir de ese momento impregnará toda la novela con la consistencia viscosa del deseo.

Partiendo de una original estructura que apuesta por las variaciones de tono y de registro, con su habitual precisión estilística y una ironía muy personal, Juan Vico construye una envolvente novela plagada de resonancias literarias y cinematográficas en la que subyace una sutil reflexión en torno a los ocultos resortes del deseo, los mecanismos de la ficción y la necesidad de explicarse el mundo a través del arte. Lee el resto de esta entrada

Novedades: ‘La mujer que no quería despertarse’

mujer

Elementos comunes a los últimos éxitos del género erótico romántico

20 minutos

Fuente: 20minutos

Hace algunos años que el éxito de Cincuenta sombras de Grey reanimó el mercado de la novela erótico-romántica. Un género con lectores fieles, pero que gracias a esta novela tuvo un repunte de ventas gracias a la creación de nuevas lectoras. Para satisfacer los gustos de esas lectoras, muchas autoras se han subido a un carro que es relativamente fácil de manejar.

En varias ocasiones os hemos reseñado otras novelas del género, como las de Megan Maxwell . Y a lo largo del verano hemos estado leyendo algunas más para redactar la siguiente lista de Elementos comunes de los últimos éxitos de la novela erótico romántica: Lee el resto de esta entrada

Vera Scarlett nos presenta “Peregrina de los mundos”

Esta novela psicológica aborda la adicción al sexo y las consecuencias de los abusos sexuales

Por: Marta Juan

PortadaPeregrinadelosmundos“Peregrina de los mundos” es una novela sobre la adicción al sexo y al amor. ¿Qué encontrarán los lectores al leer esta historia?
Peregrina de los mundos muestra el sistema de la adicción en funcionamento y confronta su fase de escalada con el riesgo de recaída. Se trata de una historia que salta entre tiempos y espacios, narrada en primera persona por dos voces distintas, con el fin de permitirle al lector el acceso a la mentalidad del personaje, su sistema de creencias, sus ritos, sus preocupaciones, sus fantasías.

Sofía Bautista y Ana Zellweger son las protagonistas de “Peregrina de los mundos”. ¿Cómo describiría a estos personajes?
Sofía Bautista se perfila casi como una villana: es infiel, se involucra con hombres casados, maltrata a su novio, coquetea sin pudor, engaña a sus padres; pero se avergüenza de lo que hace y quiere mejorar, aunque su método sea el equivocado.
Ana Zellweger es miembro veterano de un grupo de apoyo para adictos al sexo y al amor, según el modelo de doce pasos de Alcóholicos Anónimos. A pesar de que lleva años de sobriedad, su recuperación se ve amenazada ante las tentaciones que halla en su trabajo, gracias a las cuales resurgen todos los miedos, las inseguridades, las culpas y los rencores que ha arrastrado a lo largo de su vida.
Ambas se encuentran en determinado momento como dentro de un tren cuyo destino desconocen y del cual no se pueden bajar.

¿Qué fue lo que le impulsó a escribir “Peregrina de los mundos” y por qué decidió escribir sobre este tema?
Todo comenzó un fin de semana de aburrimiento, cuando mi novio y yo queríamos ir al cine y descubrimos Black Snake Moan, con Samuel Jackson y Christina Ricci. En la película, se presenta una joven adicta al sexo que, después de un episodio de brutalidad, es tomada prisionera por el protagonista, quien desea curarla. En cierto momento, él le dice: “¿Por qué te haces esto a ti misma?”. Y esa pregunta fue para mí una revelación. El punto no era que ella traicionara a su novio, se lanzara a otros hombres, avergonzara a su madre por su comportamiento y su mala fama, sino que todo lo malo que ella hacía constituía un atentado contra sí misma. Más adelante se revela que la protagonista fue víctima de abuso sexual, un tema que me toca muy de cerca.
De allí en adelante, emprendí una investigación sobre la adicción al sexo, leí los libros de Patrick Carnes sobre el tema, di con dos tipos de grupos de adictos anónimos y escuché muchas historias de personas afectadas. Noté que el tema había sido poco tratado literariamente y, en algunos casos, se llevaba a la exageración o se caricaturizaba al adicto. Entonces, decidí escribir una novela que comprimiera diferentes tipos de experiencias, se centrara en mujeres, mostrara casos moderados con los que otros pudieran sentirse identificados y honrara el esfuerzo de superación que realizan quienes participan en estos grupos de apoyo.

Lee el resto de esta entrada

‘Sorpréndeme’, de Megan Maxwell, no sorprende

Hace algún tiempo entrevistamos a la popular escritora Megan Maxwell, ahora reseñamos una de sus últimas novelas: Sorpréndeme. Antes de presentar la opinión de nuestra compañera Tania, os dejamos la sinopsis:

Portada de la novela

Portada de la novela

Björn es un atractivo abogado a quien la vida siempre le ha sonreído. Es un hombre ardiente, alérgico al compromiso, pero al que le encanta disfrutar de la compañía femenina en sus juegos sexuales.

Melanie es una mujer de acción. Como piloto del ejército americano está acostumbrada a llevar una vida al límite, sin embargo, su principal misión es la de luchar como madre soltera por sacar adelante a su hija.

Cuando el destino les pone cara a cara la tensión entre ellos se hace evidente. Pero lo que en un principio fue un encuentro hostil, poco a poco irá convirtiéndose en una atracción irreflenable. ¿Conseguirán estos dos titanes llegar a entenderse?

Opinión personal

Al igual que me ocurrió con Cincuenta sombras de Grey, la lectura del libro ha sido rápida. El lenguaje usado es sencillo lo que permite esa agilidad y a su favor hay que decir que no es tan infantil como en la saga de Grey. . .No es el único paralelismo con aquella obra. El personaje masculino es un hombre encantado de conocerse, al que le gusta el sexo y pasa del compromiso. Sin embargo, el personaje femenino está en las antípodas: Mel es una experta en el sexo más libertino. Y ambos tienen un fuerte carácter. Lee el resto de esta entrada

Reseña: “El arte de la Autodestrucción”, de Ramiro Lapiedra

Ramiro Lapiedra ‘se desnuda’ en cuerpo y alma a través de 42 relatos cortos

Por: Alberto Berenguer     Twitter: @tukoberenguer

Portada del libro

Portada del libro

« ¿Qué espero con el tercer libro publicado? Llegar a la gente, nada más.» Así concluye la entrevista realizada a Ramiro Lapiedra por parte de la Editorial Luhu. Al menos, conmigo, su objetivo se ha cumplido. Un libro que a priori nunca me hubiese acercado a él por mis propias preferencias como lector, pero que tras su lectura me lamento de haber prejuzgado. Pues sí, caí de nuevo en los llamados prejuicios al leer la sinopsis y el nombre del autor.

El arte de la Autodestrucción es un libro psicológico y emocional autobiográfico poco convencional que te hace reflexionar sobre la crudeza y el poder de las adicciones sobre la mente y el cuerpo del ser humano. Y no hablo simplemente del alcohol o la coca, sino los problemas que pueden suponer la adicción al sexo o la certeza alimentada y continuada de tu propia destrucción físico-mental. Sin duda, algo a destacar de los relatos de Ramiro Lapiedra es su sinceridad que une a una narración sin tapujos y sin cortesías; un aspecto que el lector agradecerá a lo largo de las doscientas cincuenta y dos páginas aunque a veces resulten ciertas escenas hasta vomitivas. Es de valorar que el autor se haya abierto en canal recordando vivencias incómodas y relatando determinados temas que quizás no haya superado todavía. Un libro que no busca la polémica, simplemente ser leído.

Poco a poco el lector consigue empatizar con el protagonista, el propio Ramiro Lapiedra, a causa de la sentimentalidad, crudeza y realidad de su vida, siendo uno de los puntos clave de la historia. Por ejemplo, el autor muestra su lado más sentimental en el relato “Recuerdos: Infancia, adolescencia, familia” narrando su época de estudiante, los pilares en su familia y sus inicios de líos de faldas o el amor que siente hacia su esposa; pero también podemos ver su lado más reivindicativo criticando la absoluta falta de infraestructura del cine X cuyos guiones son realmente malos, la hipocresía de la televisión actual o incluso opina sobre una nueva generación de actores españoles que dejan mucho que desear en sus interpretaciones. Tal es así, que extraigo la siguiente pregunta que lanza Ramiro Lapiedra en el relato “Ramiro se caga en el cine X y en el cine convencional”: ¿Nos dedicamos a jugar a los cameítos o pretendemos ser serios, hacer cine, arte o como mínimo entretener?

Ramiro Lapiedra Gutierrez

Ramiro Lapiedra Gutierrez

Como he comentado anteriormente la narración es directa, coloquial y cruda, removiendo persistentemente los sentimientos del lector. Tal es así, que en ningún momento encontrarás que el autor se va por las ramas, llamando a todo por su nombre. Por esa razón, considero que es un libro de extremos que no dejará a nadie indiferente, para bien o para mal. Habrá lectores que se engancharán, no a la coca y al porno, sino a las vivencias de ‘Ramirín’ desde la primera página y otros que decidirán abandonar la lectura. Si os sirve de algo, no soy lector habitual de este género que lo han calificado como “realismo sucio”, pero confieso que lo he leído en dos días y que en ciertos momentos he reído por situaciones realmente absurdas y extravagantes, en otras he flipado literalmente o he tenido incluso arcadas y en otras me he empalmado por escenas morbosas e incluso pornográficas (no recomiendo leerlo en transportes públicos por propia experiencia). Además, me gustaría recalcar que el 85% de los relatos pueden dañar la sensibilidad de algún lector, sobre todo aquél que haya pasado por situaciones similares. No olvidemos que las drogas y el alcohol tienen también una gran presencia en el libro.

Si hay algo que me ha impactado realmente del libro El arte de la Autodestrucción es que alguien pueda vivir al límite y esa sea su forma de vida; yo no se vivir así, ni quiero comprobarlo. Un libro que recomendaría para los más atrevidos que deseen indagar nuevos géneros y derribar estereotipos.

Reseña: ‘La última raya’, de Javier Jorge

Simulemos ejercer la psicología con La última raya, una novela de extremos poco convencional

Por: Alberto Berenguer    Twitter: @tukoberenguer

Portada de la novela

Portada de la novela

El escritor badalonés Javier Jorge, ha alcanzado con creces los objetivos previos que se plantearía cuando decidió escribir y publicar La última raya. No es algo habitual embelesar a más de 50.000 lectores con tu primer libro, ni tampoco convertirse en la novela autoeditada en formato papel más vendida de los últimos 30 años en España. La empatía a causa de la sentimentalidad, crudeza y realidad de la vida del protagonista, consigue el reclamo del lector siendo uno de los puntos clave de la historia.

La última raya es una novela emocional y compleja de analizar, porque consigue involucrar y desorientar al lector en la constante agonía existencial del protagonista, Rubén. Una historia psicológica que desde el inicio queda patente la brutalidad del manuscrito «Aspiro fuerte. La coca me entra del tirón. Me llega hasta el fondo del alma.», y trastoca cada una de las ideas preconcebidas a lo largo de las páginas. Además, algo a destacar por su complejidad, es que cultiva opiniones muy personales y dispares entre lectores, pues es algo que ha favorecido las interacciones y ha despertado la curiosidad por crear una opinión propia. Sólo hay que leer algunas reseñas u opiniones que podemos encontrar en la red «Fantástico libro. No me ha durado ni 3 días.» o «De las veces que más rápido he abandonado un libro.», para darse cuenta de la particularidad y complejidad que envuelve La última raya.

Entiendo que haya lectores que no consigan conectar con Rubén, un periodista de crónica social que trabaja para una agencia de televisión de prensa rosa. Y no por este hecho, sino por la rutina existencial en la que se ve envuelto junto al sexo y a la droga. Follar y esnifar son el pan de cada día y su único refugio, junto a su dormitorio. Entiendo esa perspectiva porque al principio me resultó hasta cargante su personalidad y su forma de hablar, pero debemos interpretar la realidad que ha querido plasmar el autor. Un personaje que necesita urgentemente de ayuda profesional porque tiene hundida su autoestima, se considera fracasado en sus ideas de futuro y sobre todo decepcionado en el amor. En definitiva, una persona que no está realmente en sus cabales.

Como he comentado anteriormente, el protagonista de la novela se codea día a día con artistas y personajes del mundo del famoseo. De esta manera vincula la realidad del autor a la de Rubén, tras más de 15 años dedicado a la crónica de sociedad en diferentes medios de comunicación, así como sus tres años de reportero en el programa “Aquí hay tomate”, teniendo Isabel Pantoja una importante presencia en su novela La última raya. También hace referencia a escritores de la talla del brasileño Paulo Coelho, a cantantes como Sabina, a futbolistas como Roberto Carlos o actrices del porno como Celia Blanco.

Javier Jorge hace referencia en su novela a otros temas sociales y personales como pueden ser los placeres de la masturbación, tanto masculina como femenina, los “despistes” del uso del condón como método anticonceptivo y de prevención de enfermedades sexuales, el consumo de alcohol, la homosexualidad y la prostitución desde dos perspectivas diferentes, una legalizada y la otra ilegal.

Otro aspecto destacable es la narración directa, coloquial y cruda, removiendo persistentemente los sentimientos del lector y los párrafos extensos enumerando uno a uno los hechos del propio protagonista. Tal es así, que el lector entrará en la mente, en el corazón y en las vísceras de Rubén desde la primera línea. En ningún momento encontrarás que el autor se va por las ramas, llamando a todo por su nombre. Confieso que en ciertos momentos he reído por situaciones que me han pasado y en otras he flipado. Si hay algo que no me ha gustado de la narración han sido en ocasiones los diálogos. Ese “y yo” o “y ella”, por ejemplo, para hacer referencia a distintos personajes dentro de una misma conversación y párrafo, lo veo que en vez de agilizar la lectura, la ralentiza. Incluso, alguna falta ortográfica para mejorar en próximas revisiones. Me hubiese gustado conocer más a Angie, exnovia de Rubén, y no quedarme solo en descripciones físicas. Quizá, podrá el escritor jugar con nuestra o mi curiosidad en un próximo trabajo.

Para concluir, recomiendo adentrarse en la lectura de la novela desde el perfil del protagonista, no en el nuestro propio. Intentar entenderle, no juzgarle. Como si tuviese carne y hueso, y fuese nuestro amigo. Así conseguirá el lector disfrutar más y entenderle mejor. Simulemos ejercer la psicología con La última raya.

Pd: Algún lector no ha podido acabar la lectura por la crudeza de la historia al revivir hechos comunes con el protagonista. Esa es la clave de la novela: hacerte sentir.