Archivo del sitio

Marc Bernabé: “Mi relación con Japón es una cuestión vocacional”

marc-bernabc3a9Marc Bernabé es traductor e intérprete del japonés, además de un gran divulgador de la cultura y lengua japonesas. Marc se dedica sobre todo a la traducción de manga y anime, contando con su propia empresa de traducción y servicios lingüísticos, DarumaSu afán en divulgar la lengua japonesa se ha traducido en la publicación de “Japonés en Viñetas” y  “Kanji en viñetas” de Norma Editorial

Por: Marta Juan

A través del lenguaje podemos vislumbrar la cultura de un país. ¿Qué rasgos de la cultura japonesa podemos ver a través de su lenguaje?
Innumerables, pero puedo destacar estos por ejemplo:
1) La reticencia a formular frases tajantes, siempre se andarán por las ramas para suavizar cualquier tipo de frase. Es famosa la reticencia japonesa a decir “no” tajantemente, en vez de eso intentarán decir cosas como “es muy complicado”, “parece imposible”, etc.
2) Jerarquía social marcada, que en el idioma se expresa con vocabulario diferente según el hablante sea superior o inferior jerárquicamente, así como con los prefijos honoríficos para nombres propios.
3) Educación al hablar, con poca variedad de insultos y expresiones malsonantes (aunque siempre aparecerá el típico personaje macarra muy mal hablado).

¿Qué le enamoró de esa cultura y de su lengua para que le dedicara toda su vida?
No lo sé exactamente, en realidad desde muy pequeño me había atraído mucho Japón y cuando descubrí su idioma, especialmente su escritura, la atracción se hizo ya irresistible. Yo creo que mi relación con Japón es una cuestión vocacional y que afortunadamente pude descubrir esta vocación a tiempo para poder dedicarme profesional y personalmente a ella.

01211830101_gHa querido transmitir sus conocimientos con “Japonés en viñetas”, revolucionando la didáctica del aprendizaje de esta lengua, enseñando el idioma a través del manga. ¿Cómo surgió este proyecto?
Surgió como una sección mensual en una revista de manga y anime llamada Dokan, en diciembre de 1998. Al ser una revista, de manga, y para público adolescente, pensé que debía 1) no asumir que el alumno tiene acceso a profesor, por lo que las explicaciones debían ser autosuficientes para permitir el estudio autodidacto; 2) utilizar el manga de algún modo en el proceso didáctico (ahí surgió la idea de los manga-ejemplos y el título “en viñetas”) y; 3) realizar explicaciones sencillas, desenfadadas y claras, con muchos cuadros de resumen.

Tres años más tarde, cuando tuve suficiente material como para hacer con él un libro, llevé el proyecto a Norma Editorial, que se animó a convertirlo en libro y comercializarlo, ¡con un éxito totalmente inesperado!

Lee el resto de esta entrada

Anuncios