El escritor sevillano Gabriel Díaz publica una ‘extravagante historia’ de ciencia ficción clásica

Una extravagante historia de serie B es una novela detallista, tanto en la forma como en el fondo, que respeta con cuidada precisión la normativa que requería su construcción cuando se editaban, publicaban y vendían en los años 70-80

  • Mi estilo narrativo suele ser claro y detallista.
  • Suelo escribir a pluma, porque me gusta el encanto de ese escritor que se bebe a sorbos la vida.
  • Creo que el contacto con los lectores es esencial.
  • Me han apadrinado José de la Rosa y Fernando Iwasaki.
Sigue al autor en su Blog y Twitter

Por: Alberto Berenguer     Twitter: @tukoberenguer

El escritor sevillano Gabriel Díaz

El escritor sevillano Gabriel Díaz

A través de las redes sociales ha manifestado su intención de convertir su primera novela en todo un éxito. Comenzamos la entrevista preguntándole, ¿qué significa ‘éxito’ para usted?
El éxito ya supone tener publicada la novela y venderla, escuchar a lectores, estar de gira de promoción, respondiendo a las preguntas que se me hacen en esta entrevista y sobre todo ver cómo lo que empezó siendo unas notas sobre un cuaderno ha tomado forma y se ha convertido en una novela que está en las librerías, en varios portales en impresión bajo demanda y en descarga digital en Amazon, y por supuesto, venta directa del autor hacia el lector.

Y hasta el momento, ¿se cumplieron sus expectativas respeto a la novela?
Sin lugar a dudas, las expectativas se han superado con creces. Cuando salió la primera edición, sin ISBN, estaba preocupado por la aceptación que iba a tener, y no tenía claro si se iba a vender o no. Es un género minoritario y mucha gente, sobre todo joven, no iba a entender el formato. Pero tras más de cuatrocientas copias vendidas en papel y ciento cincuenta descargas en digital, aún sigo sorprendiéndome de los logros que van llegando. A mí me han apadrinado José de la Rosa y Fernando Iwasaki, con quienes me une una amistad que se prolonga en los años y estoy moviendo la novela por toda España, dándola a conocer, hablando con lectores, libreros, editores, otros escritores… Es cierto que los principios son duros, pero está mereciendo la pena recorrer el camino.

Para aquellos lectores que no conozcan al escritor palaciego Gabriel Díaz, ¿cómo definiría su estilo narrativo?
Mi estilo narrativo suele ser claro y detallista. Me gusta mucho que el lector usar la descripción, y a su vez evito usar lenguaje muy enrevesado. Cuando redacto mis artículos del blog soy hiperrealista, llamando a las cosas por su nombre y evito tomar partido claro hacia un bando u otro, aunque debo reconocer que la opinión es un género más canalla que mi propia literatura, donde la imaginación es indispensable.

Su opera prima autoeditada de ciencia ficción

Su opera prima autoeditada de ciencia ficción

Centrándonos en su primera novela, ¿qué encontrarán los lectores que se acerquen a Una extravagante historia de serie B?
En Una extravagante historia de serie ‘B’, el lector se va a ver transportado a su más tierna infancia, a los recuerdos de aquellas novelitas de a peseta o duro que se cambiaban y devoraban en un par de horas de reloj. Es una historia de ciencia ficción clásica sin más intención que la de entretener y hacer pasar un buen rato. Es una apasionante historia que atrapa desde la primera página y hace que el lector empiece a ver los diferentes guiños que hay en sus páginas. Incluso hay dos o tres errores que se han de descubrir…

Una extravagante historia de serie B es una novela detallista, tanto en la forma como en el fondo, que respeta con cuidada precisión la normativa que requería su construcción cuando se editaban, publicaban y vendían en los años 70-80. ¿Por qué se le ocurrió esta idea?
El germen de esta novela está en el homenaje que yo quiero rendir a los autores que me atraparon con sus historias a lo largo de mi adolescencia y juventud. Como he dicho en infinidad de ocasiones, los escritores de estas novelitas que tanto éxito tuvieron en el pasado, no han tenido el reconocimiento que se merecen. Eran autores desprovistos de su identidad. Me explico: Por censura, estaban obligados a renunciar a su nombre, basar sus historias en Estados Unidos o el espacio sideral y por supuesto evitar cualquier referencia a todo lo que estuviese relacionado con España. Se habla de grandes escritores que están en primera línea, pero los que lograron despertar en mí el interés por la lectura y los libros sin dibujos nunca han tenido ese reconocimiento que tan necesario es, y cuando ha llegado ha sido demasiado tarde.

¿Recuerda cuánto tiempo le llevó sacar adelante su manuscrito de ciencia ficción?
Si no recuerdo mal, fueron dos años de trabajo: Uno estudiando la estructura de este tipo de libros, y otro redactando lo que es el manuscrito propiamente dicho. Suelo escribir a pluma, porque me gusta el encanto de ese escritor que se bebe a sorbos la vida. En mi caso, como no suelo beber alcohol ni fumar, era acompañado por café y el olor de las velas del bar donde suelo sentarme a escribir. Tras eso, el trabajo de los correctores, que fueron dos grandes amigos y a quienes les estoy muy agradecido.

Seymour McClure, inspector jefe de la brigada de delitos extraterrestres de Nueva York y la fugitiva Turanga Carrados son los personajes principales de esta historia. Los secundarios son muy numerosos. Pero, ¿cree que sería ‘poco comercial’ una historia de ficción ambientada en nuestro país?
No creo que usar España para contar una historia de ciencia ficción sea poco comercial. Más bien al contrario. La geografía española nos puede dar mucho juego para poder montar una space opera de dimensiones espectaculares. Yo me vi obligado a no usar nada de nuestro país porque quise respetar las reglas del juego de la novela pulp española. De hecho, en mi nuevo trabajo, hay referencias a dos lugares de España, pese a que vuelvo a situarla en territorio norteamericano.

Y, ¿siente predilección por algún personaje en concreto? ¿Por qué?
El Comandante Ariichi, el mentor de Seymour McClure, inspirado en el abuelo de mi querido amigo Fernando Iwasaki, y cuya creación me tuvo muy asustado hasta que éste leyó la novela y le encantó…

 

Otro punto destacable es la ubicación temporal de su bitácora: 2013. En ella, nos muestra el valor de la fidelidad, la amistad y el amor. ¿Piensa que son valores menospreciados en nuestra sociedad capitalista?
Sin lugar a dudas. Se presta más atención a lo superficial que a lo verdaderamente importante. Hoy por hoy es difícil que esos valores, tan necesarios, maduren y se perpetúen en el tiempo. Estamos en una sociedad de consumo rápido, que quiere íntimos amigos al tercer café, amores de barra y olvido rápido y fidelidad mientras se esté de acuerdo con lo que hacemos y no se nos lleve la contraria, y resulta muy triste. Debemos cocinar nuestras relaciones a fuego lento, asegurarnos que están bien cocinadas, y así, sólo así, lograremos conservar y hacer fuertes nuestras relaciones.

Usted nos envuelve con numerosas emociones desde la primera página. La doctrina religiosa y el terrorismo aparecen también en la trama. ¿Por qué se decantó por una novela corta pero intensa? ¿Son precisamente las que prefiere en su faceta lectora?
Porque era parte del homenaje a las novelitas que yo leía cuando pequeño. Todo obedece al formato de Una extravagante historia de serie ‘B’. A mí me gusta un libro que me cautive. He leído auténticos bodrios de pocas páginas y devorado obras maestras que son ladrillos por su tamaño, no por su contenido.

¿Sufrió la portada, creación de Juan Bautista García, muchas modificaciones antes de su publicación?
Ninguna. Era exactamente lo que estaba buscando. Tenía muy claro lo que quería, y él supo acertar. Sólo le dije que quería una mujer con pechos grandes y supo dar en la tecla. Cuando le enseñé la cubierta en la que estaba pensando, se quedó de piedra y empezamos a reír.

¿Ha tenido la oportunidad de conocer la opinión de los lectores?
Al ser yo mismo quien vende la novela en la mayoría de las ocasiones, suelo tener contacto directo con los lectores, y gracias a las redes sociales, suelo preguntar qué les parece o ha parecido. Creo que el contacto con los lectores es esencial. Aprendes mucho de ellos.

Gabriel Díaz con la escritora Valérie Tasso en la FLSevilla

Gabriel Díaz con la escritora Valérie Tasso en la FLSevilla 2013

En caso de que haya habido alguna crítica negativa, ¿cómo las encaja?
Normalmente bien, porque eso me ayuda a crecer como autor, y te permite aprender de tus errores. Hace unos meses, un amigo me dijo que el argumento era muy extravagante. Entonces yo le pregunté si había leído el título de la novela, y todo se quedó en risas y una anécdota que contar en esta entrevista.

¿Qué libro recomendaría a los seguidores de De lectura Obligada?
Sin lugar a dudas Los Pilares de la Tierra, de Ken Follett o Una extravagante historia de serie ‘B’, de Gabriel Díaz Barragán (risas)

Anuncios

Publicado el mayo 23, 2013 en Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio, Sevilla. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. No me ha molao nada la novela. Es un completo sinsentido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: