‘Holocausto Manhattan’ es la nueva obra de Bruno Nievas

Es la segunda novela de este médico de profesión que se lanzó al mercado literario con ‘Realidad Aumentada’

13530_10201156522256936_944337701_n

El escritor almeriense con su nueva obra editada por Ediciones B

Antes de profundizar en su obra literaria, ¿podría hablarnos sobre cómo se introdujo en el mundo de la literatura?
Fue totalmente casual. Poco después de comprar un ordenador Mac, navegando por Internet encontré un programa enfocado a la escritura literaria llamado Scrivener y lo compré de forma totalmente impulsiva. Como buen español, en vez de leer las instrucciones decidí aprender a manejarlo escribiendo. Pensé en qué tipo de novela me gustaría leer si en ese momento fuera a una librería y desarrollé una idea de solo dos líneas que en unos meses se había transformado en las cien mil palabras que conformaban el primer borrador de Realidad Aumentada. Y a partir de ahí, todo cambió.

Teniendo en cuenta la situación actual, por suerte usted trabaja como pediatra, eso significa que no puede dedicarle tanto tiempo como los escritores que se dedican a esta en exclusiva. ¿Podría explicarnos como compagina ambas facetas?
De una forma bastante complicada, ya que para escribir tengo que arañar tiempo fuera de mi trabajo. Eso significa que cada vez que te sientas delante del programa de escritura estás dejando de salir a la calle, ver cine, escuchar música o, lo más importante, estar con los tuyos. Eso es un sacrificio que exige mucha ilusión y ánimo por parte de las personas que te rodean. Por eso aprendes a aprovechar cualquier momento disponible: aunque sean solo unos minutos, siempre hay algo que puedes hacer para avanzar en la escritura de un libro. Y a base de sacar esos ratos al final consigues el equivalente de jornadas de trabajo. Exige sacrificio, por tanto, pero también es una labor terriblemente grata y, de corazón, muy satisfactoria.

Suponemos que, desde que comenzó a escribir hasta la publicación de su primera novela –Realidad aumentada-, escribió diferentes relatos o comenzó historias inacabadas. ¿Podemos saber qué ocurrió con todos esos escritos previos? ¿Es de esos escritores que rescatan sus obras antiguas después de un tiempo para reactivarlas?
No, antes no había escrito absolutamente nada, salvo que des por válida una obra de teatro que escribí para el teatro del colegio con tan solo doce años, jajaja. Y no, no creo que eso cuente. Mi primera incursión en esto de escribir fue con Realidad Aumentada, por eso me considero tan afortunado, pues no sabía absolutamente nada sobre cómo escribir. Gracias a la ayuda de autores como Juan Gómez-Jurado y los muchos lectores que se acercaron a la novela aprendí mucho y fui corrigiendo errores, hasta el punto de que la reescribí entera antes de que fuera lanzada en papel. ¡Así que por suerte (porque seguro que sería muy malo) no hay absolutamente nada que rescatar!

Opera prima del autor, 'Realidad aumentada'

Opera prima del autor, ‘Realidad aumentada’. Edita B de Books

Nos sumergimos ya en su primera novela, ¿cómo explicaría a nuestros lectores su argumento?
Realidad Aumentada es un thriller con un componente de ciencia ficción. Soy un admirador de Douglas Preston y Lincoln Child y me encantan las novelas donde hay laboratorios secretos, conspiraciones… y algo más. Decidí escribir sobre un protagonista muy inteligente al que le proponen participar en un proyecto de realidad aumentada en el que han surgido una serie de problemas. Allí se encuentra a la única mujer de la que ha estado enamorado en su vida y unos problemas mucho mayores de lo que le habían comentado, por lo que pronto se ve envuelto en una carrera contrarreloj para salvar algo más que su vida.

¿Cuánto tiempo le llevó desde que tuvo el germen de la historia hasta que puso el punto final definitivo?
Aproximadamente un año, aunque el primer borrador lo tuve en tan solo unos meses. Luego estuve corrigiendo y aprendiendo, pero al final decidí invertir otros seis meses más para reescribirla entera con todo lo que había aprendido, antes de que fuera publicada en papel. Durante todo ese tiempo conocí a gente maravillosa que me ayudó y enseñó mucho.

¿Durante todo ese tiempo se desvió de la idea original?
La idea original era bastante sencilla y solo definía el principio y el final de la novela. Sin embargo, sí es cierto que durante el proceso surgieron muchas ideas y giros inesperados, que a veces se me ocurrían porque los propios personajes los “pedían” de alguna forma. Y sí, es muy bonito dejarse llevar por esas “desviaciones” y ver que la historia gana con ellas.

La novela se pudo descargar gratis en la web www.realidadaumentadalanovela.com ¿Qué le llevó a elegir esta forma de distribución? ¿Tiene datos de cómo han funcionado las descargas?
Cuando Realidad Aumentada fue rechazada por las editoriales se me ocurrió colgarla gratis en Internet para saber si al menos a la gente le gustaba. Lo único que pedí fue que se la descargaran de mi página para así poder llevar un control de las descargas. Y fue una auténtica pasada, ya que en menos de cuatro meses el boca a boca fue espectacular y conseguí superar las 42.000 descargas. Eso fue lo que hizo que Ediciones B se fijara en mi novela.

Los lectores no llegan solos a la web, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de autores que cada día optan por permitir la descarga libre de sus libros. ¿Qué acciones de promoción puso en marcha? ¿Tuvo ayuda?
En ese momento, aunque no fui el primero que hizo algo así, tuve la enorme suerte de que casi nadie apostaba por el modelo digital y mucho menos por el hecho de regalar una novela. Hubo quien me dijo que si la colgaba gratis, ninguna editorial la querría. Pero al final tuve una increíble ayuda de los lectores, que con el boca a boca apoyaron la iniciativa. Muchos lo hacían porque les gustaba la novela, otros porque les parecía una idea simpática u original, otros como forma de animarme a seguir escribiendo… el caso es que la respuesta fue maravillosa.

Al permitir la descarga gratuita de su libro dio a entender que no aspiraba a una recompensa económica. ¿Qué satisfacción consiguió al saber que su novela era leída?
Una satisfacción inmensa. No solo fue leída sino que me llegaban cientos de mensajes a través de email, Facebook, Twitter y todas las formas imaginables. Mucha gente me decía que le gustaba el texto, que se habían enganchado. Otros me destacaban los puntos más débiles pero a su vez me enviaban documentación, libros y webs donde podía aprender a mejorarlos. Por supuesto les hice caso y me puse a aprender. Era maravilloso ver cómo las descargas aumentaban y el eco en cientos de páginas de Internet. Creo que lo mejor que le puede pasar a un autor es ser leído. Y eso es lo que conseguí precisamente al colgarla gratis.

Nueva novela de Bruno Nievas

Nueva novela de Bruno Nievas

Ahora se encuentra promocionando su nueva novela, Holocausto Manhattan. ¿Los lectores encontrarán puntos en común con su obra anterior o son completamente diferentes?
Holocausto Manhattan también es un thriller que intenta atrapar al lector desde la primera página, pero ahí acaban las similitudes ya que esta es mucho más seria, ambiciosa y profunda. Los personajes están mucho más trabajados y hay dos tramas principales y muchas subtramas. Y lo más importante, el proceso de documentación ha sido descomunal, ya que se ambienta en dos épocas tan dispares como el Nueva York del 11 de septiembre de 2010 y el campo de concentración de Auschwitz en 1944. También lleva un inmenso trabajo editorial detrás que la convierte un texto mucho mejor acabado, con un aspecto muy profesional.

Tanto Holocausto Manhattan como Realidad Aumentada han sido publicadas por Ediciones B. ¿Cómo obtuvo el sí de la editorial del Grupo Zeta?
Ese fue uno de los momentos que recuerdo con más cariño y sucedió precisamente a raíz de las descargas. Primero fue una editorial independiente la que me llamó, mostrando interés en Realidad Aumentada, y la publicó en papel y en digital en Amazon con bastante éxito, lo que llamó la atención de todo un gigante de la industria como Ediciones B. Recibí la llamada de Lucía Luego, una gran profesional que me dijo que apostaban por autores que estuvieran dándose a conocer en Internet, y por los precios bajos y sin protección en digital. Una visión que me hizo aceptar enseguida. Poco después me preguntaron si estaba escribiendo algo nuevo. Envié las primeras páginas de Holocausto Manhattan y, para mi sorpresa, en pocos días tenía un contrato sobre mi mesa. De verdad que ese fue un momento muy especial.

 

Teniendo en cuenta los logros de su primera novela, una de las revelaciones entre los autores digitales y con críticas muy positivas de personas destacadas dentro del mundo de la literatura de ficción nacional. ¿Sintió algún tipo de miedo cuando decidió publicar su nueva historia?
¡Claro, mucho! Holocausto Manhattan no solo ha sido publicada por una editorial de primer nivel como Ediciones B sino que lo han hecho en su colección principal, donde aparecen autores como Baldacci, Katzenbach o el mismísimo Mario Puzo. Pero es que además lleva un trabajo de casi tres años y muchos lectores esperando a que saliera. Así que, aunque las primeras opiniones de la novela están siendo muy buenas (cosa que me está llegando al alma), aún tengo miedo… ¡porque la responsabilidad es mucho mayor!

Por otro lado, ¿se planteó alguna meta en cuanto a nivel de ventas o atención mediática?
En absoluto, y si lo hubiera hecho a lo mejor hubiera sido un gran error porque quizás hubiera enfocado mis esfuerzos a eso y no a lo importante, que era dar la oportunidad de leer mi primera novela a quien quisiera acercarse a ella. Pienso que puedes hacer todo el marketing que quieras, proclamar que tu libro es estupendo… pero lo único que hace que alguien lo lea es el boca a boca. Un libro vive a través de sus lectores y el boca a boca es su alimento. Así que mi esfuerzo se centró en ofrecerlo gratis. El lector tiene la última palabra, y a él decidí regalárselo.

No querríamos dejar de hablar de sus lectores. ¿Está al tanto de los comentarios que publican de sus obras? ¿Cómo los encaja, tanto los positivos como los negativos?
Por supuesto que estoy al tanto, todo lo que he conseguido ha sido gracias a Internet y a la redes sociales, sí, pero destrás de ellos está la gente, las personas responsables de cada clic, de cada descarga, de cada opinión. Los lectores fueron los que compartieron mi novela, los que me ayudaron a mejorarla, los que la recomendaron a sus amigos. La mayoría de las críticas han sido positivas, y la inmensa mayoría de los que me han hecho críticas negativas lo han hecho de forma muy instructiva, enseñándome cómo mejorar. Así que he tenido mucha suerte.

Entre los actos de promoción, ¿tiene previsto alguna presentación pública o encuentro con sus lectores?
Esa es una de las cosas que más se notan al estar con una editorial de primer nivel como Ediciones B. Este último año he tenido la fortuna de poder asistir a eventos como Sant Jordi en Barcelona, las ferias del libro de Madrid y de Cáceres, a la Semana Negra de Gijón o al festival Getafe Negro, invitado por el magistral y cariñoso Lorenzo Silva. Este año va a ser más complicado por motivos laborales, pero ya he presentado la novela en mi tierra, Almería, y casi con toda seguridad podré estar de nuevo en la Semana Negra de Gijón y con un poco de suerte en Getafe. También tengo acordadas unas cuantas presentaciones más, aunque la mayoría están por cerrar.

 

Y, a modo de curiosidad, ¿cómo se imagina a sus lectores? ¿Cree que tienen un perfil determinado o que sus historias gustan a un tipo amplio de personas?
Me los imagino como las personas más simpáticas y cariñosas del mundo por todo lo que me han dado. No, no creo que tenga un lector típico. Al principio sí que pensaba que mi potencial lector era sobre todo masculino y muy friki o tecnológico, dada la temática de Realidad Aumentada. Pero era una idea absurda, ya que la leyeron miles de mujeres y muchos hombres y mujeres que no tenían ninguna pasión especial por la tecnología. En el caso de Holocausto Manhattan te puedo afirmar rotundamente que no tiene un lector tipo, salvo quizás los amantes de los thrillers, la novela histórica o la negra. Es para adultos, eso sí, ya que es un texto duro y con revelaciones muy sorprendentes. Lo mejor que te puedo decir, respecto a los potenciales lectores, es que ya he recibido varias opiniones comentando que es un libro que se puede regalar casi a ciegas y con la casi total certeza de que va a gustar. Y eso es terriblemente halagador y habla de su potencial público: cualquiera con ganas de sumergirse en una historia tan apasionante como dura.

Le pedimos ahora que piense un poco en el futuro. ¿Tiene previsto como será el siguiente capítulo de su historia de escritor? ¿Hay más proyectos literarios entre manos?
(Risas) Dadas las circunstancias de mi carrera creo que es mejor no intentar adivinar nada! Todo está sucediendo a una velocidad de vértigo y estoy donde estoy gracias a los lectores. Solo ellos tienen la palabra y solo ellos decidirán mi futuro. Estoy trabajando en mi tercera novela, pero solo los lectores podrán decidir, cuando terminen de leer mi segunda, si quieren leerla. Así que son ellos los que mandan. Yo lo único que puedo hacer es seguir escribiendo… mientras haya gente interesada en leer esas historias. Y por supuesto, aprendiendo. Eso es la base de toda mejoría.

Finalmente le pedimos que recomiende, a quien lea esta entrevista,  un libro que considere imprescindible.
Uf, esta es la pregunta más difícil de todas, y creo que voy a optar por hacer un poquito de trampa, si me lo permites: si hablamos de autores españoles, creo es obligado citar a Juan Gómez-Jurado, Manel Loureiro, Lorenzo Silva y Javier Sierra, y me dejo unos cuantos. Pero si me exiges que me quede con un libro, con solo uno, tendré que escoger todo un clásico, Los pilares de la tierra de Ken Follet. Tuve la suerte de leerlo con tan solo dieciséis años, en una primera edición que compró mi padre sin saber absolutamente nada de ese libro ni de ese autor. Simplemente un día llegó a casa, lo puso en mis manos y me dijo “Léelo, lo he comprado porque tiene buena pinta”. Con ese libro aprendí que las historias, además de leerse podían vivirse. Así que mi padre acertó. Siempre se lo agradeceré.

Anuncios

Publicado el mayo 19, 2013 en Almería, Entrevistas, escritores, España, Europa, Inicio. Añade a favoritos el enlace permanente. 5 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: